Arturo Sandoval critica exclusión de artistas del exilio en festival cubano en Washington

Sandoval realizó un ecléctico álbum de dúos con Ariana Grande, Pharrell Williams, Celia Cruz, y otros artistas de peso internacional
Arturo Sandoval critica exclusión de artistas del exilio en festival cubano en Washington
Arturo Sandoval reúne a once artistas internacionales en nueva producción "Ultimate Duets", que saldrá a la venta el próximo 18 de mayo. Foto: proporcionada

WASHINGTON— En gira internacional para promover su nuevo disco, el legendario trompetista cubanoamericano, Arturo Sandoval agradece que sigue en demanda, e hizo una pausa para criticar la exclusión “garrafal” de artistas del exilio cubano en el festival de arte cubano en el Kennedy Center.

Ganador de diez Grammys y seis premios Billboard, Sandoval sacará al mercado el próximo 18 de mayo su más reciente álbum “Máximos dúos” (“Ultimate Duets”), de Universal Music Latino, con artistas como Ariana Grande y Pharrell Williams.

Horas antes de presentarse en el afamado “Blues Alley”, un íntimo club para amantes del jazz, Sandoval ofreció anoche una entrevista exclusiva con este diario para hablar de la gira, el disco, la política, y su eterna pasión por la música.

“Nunca imaginé, sobre todo después de los 65 años, que iba a tener tanto trabajo. Pensé que la cosa iba a mermar mucho, que a mi edad iba a tener muchísimo menos demanda y trabajo… gracias a Dios tengo una salud de hierro y me queda mucha energía, y seguiré soplando hasta que Dios quiera”, afirmó Sandoval, de 69 años.

“Todos los días se aprende algo nuevo, no se sabe de quién ni cómo ni cuándo, y cuando uno tiene ese deseo de seguir mejorando y puliendo su trabajo, siempre es posible”, observó.

Su gira lo llevará por cerca de una decena de estados del país, incluyendo California, además de un festival en Seúl, capital de Corea del Sur, y México.

Una exclusión “garrafal”

Su presentación de tres días en Washington coincide con la puesta en marcha de un festival de arte cubano en el prestigioso Kennedy Center , que desde el martes pasado y hasta el 3 de junio contará con 400 artistas de la isla y de la diáspora cubana en EEUU para exhibir ante el mundo el orgullo por la “cubanía”.

Preguntado al respecto, Sandoval dijo, “sin pelos en la lengua”, que la exclusión de prominentes artistas del exilio cubano ha sido un “error garrafal”.

“Me siento dolido porque en ningún momento ni siquiera me mencionaron eso ni me invitaron, me dejaron fuera completamente… ¿Están Gloria Estefan, Willy Chirinos, Paquito de Rivera, toda esa gente? ¿No? ¿Entonces quién está organizando eso, el Partido Comunista o qué?”, observó.

“Si no están Gloria, ni Willy Chirinos, ni Amaury Gutiérrez, que yo diría que son los tres artistas cubanos más representativos del exilio y sumamente exitosos, si no citaron a ninguno de los tres, y me sumo yo, ninguno de los cuatro, no entiendo qué criterios siguieron los organizadores”, anotó.

La exclusión de exitosos artistas como Stefan es “un error garrafal”, insistió.

Inspirado en la música de Dizzy Gillespie, quien posteriormente se convirtió en amigo y mentor, Sandoval se popularizó en los escenarios en las décadas de 1970 y 1980.

Aprovechando una gira europea en 1990 con la Orquesta de Naciones Unidas que armó Gillespie, pidió asilo político en la embajada de EEUU en Roma, y obtuvo la ciudadanía estadounidense en 1999.

Un trabajo intercontinental

 Sandoval nunca había hecho un álbum de dúos, y muchos menos con cantantes, pero se pronunció contento por tener la “bendición, honor y privilegio” de juntar a artistas de semejante calibre.

“Verdaderamente es un privilegio y un honor muy grande. Lo más bonito fue la buena disposición que tuvieron todos desde el primer momento, pese a ser gente muy ocupada”, afirmó.

El álbum ofrece al público once estilos distintos pero unidos por la calidad de los artistas y sus arreglos, que fue la “única condición” para lograr después de dos años y medio un trabajo, literalmente, intercontinental, dijo Sandoval.

Así, las grabaciones se realizaron, en algunos casos con repeticiones. Con Plácido Domingo se grabó tres veces en Inglaterra, España y Nueva York, mientras que el de Juan Luis Guerra se hizo en Santo Domingo y el de David Bisbal en España.

En el caso de la grabación con Celia Cruz, los productores recurrieron a una versión “máster” de los discos de la fallecida artista en manos de la compañía disquera Universal. Fue una grabación en vivo multi-track que realizó Cruz, por lo que se pudo extraer su voz, y añadir nuevo material.

“Fue algo muy lindo porque a Celia yo la quería muchísimo, por supuesto, y tuve el gran honor de tocar con ella varias veces, y de tenerla en uno de mis discos, así es que es la segunda vez que estamos juntos en una producción”, señaló.

La nueva producción incluye a otros prominentes artistas como Prince Royce, Stevie Wonder, Alejandro Sanz, Al Jarreau. Juan Luis Guerra, Josh Groban, Ariana Grande, Pharrell Williams, y Anni-Frid Lyngstadt, del grupo “ABBA”.

De todos los logros de su exitosa carrera, Sandoval cuenta en una mano los que más orgullo le traen: la aceptación y lealtad del público, y el galardón en 2013 del entonces presidente Barack Obama con la “Medalla de la Libertad”, el máximo reconocimiento que otorga el gobierno de EEUU a un civil.

Arturo Sandoval recibe la Medalla de la Libertad de manos del presidente Barack Obama, en la Casa Blanca. EFE

Obama “dijo cosas muy bonitas, que yo había sacrificado mucho en mi vida, que había hecho aportes importantes y que era merecedor de ese reconocimiento. Fue algo muy bonito”, recordó.

Un consejo para los jóvenes

La vida de un músico exige sacrificios, y Sandoval ha hecho muchos, como la separación constante de su familia, pero tuvo un solo consejo para jóvenes latinos que quieren iniciar una carrera musical.

“Doy el mismo consejo de siempre: hay que estar enamorado de lo que uno hace. Los viejos siempre decían estate seguro de estudiar lo que amas para que nunca tengas que trabajar, y si uno está enamorado de lo que hace, no importan los obstáculos que se puedan presentar”,  dijo.

“La carrera artística no es fácil, el éxito no está garantizado, ni tampoco que vas a vivir de esto a plenitud sin sacrificios grandes. He hecho muchísimos sacrificios, pero no me pesa ninguno… hay que tener seriedad, pasión y, sobre todo, mucha disciplina y siempre dar el 100%”, aconsejó.

Es una lección que, a juzgar por su éxito artístico y las entradas agotadas en el “Blues Alley”, ha aprendido bien Sandoval.

Alrededor de la web