Más de 900 alumnos africanos piden ayuda para aprender español

Quieren estudiarlo porque es uno de los idiomas más populares en el mundo, pero no se enseña en su país
Más de 900 alumnos africanos piden ayuda para aprender español
El acceso a la escuela es difícil en África, más para idiomas no oficiales

Más de 900 estudiantes africanos están solicitando ayuda para continuar sus estudios voluntarios de español, según la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), representante de la Real Academia Española (RAE).

Luego de ser contactado por una escuela de alumnos pobres en un pequeño pueblo de Camerún, el Secretario de ANLE, Jorge Ignacio Covarrubias, está promoviendo un programa de ayuda a estudiantes del Tercer Mundo en países no hispanos, donde saben que el español es una lengua popular en el mundo, pero no tienen acceso educativo a ella.

El programa de enseñanza en Camerún se desarrolla en Touboro, un pueblo cerca de la frontera con Chad, a unos 900 kilómetros de la capital. “Se debe al tesón de Wassom Lambert, quien se desempeña como docente voluntario en tres escuelas secundarias“, apunta ANLE.

También otra escuela en Katmandú, Nepal, conduce una iniciativa de enseñanza de español por iniciativa de un matrimonio.

El plan de apoyo de ANLE consiste en enviar libros donados de español, tanto textos de enseñanza como literarios, para ayudar a los estudiantes, en su mayoría muy pobres y con escaso acceso a publicaciones en ese idioma y también limitados recursos para Internet.

En Nepal se estudia nepalés e inglés, y en Camerún francés e inglés, además de lenguas nativas, pero el analfabetismo es alto. El español está muy poco extendido en ambos países y eso les hace más difícil conseguir apoyo local. 

ANLE donará $250 dólares para lanzar el proyecto, cuyo costo inicial se calcula en $750 para los gastos de envío de libros a las dos comunidades. Para ello están solicitando las donaciones de fondos.

También la Academia de Guinea Ecuatorial de la Lengua Española, la única en su tipo en África, ha prometido apoyo.

En su carta, el profesor Lambert dice que aprendió español gracias a un docente voluntario, labor que ahora él repite. Quiso además viajar a México para perfeccionar sus conocimientos del idioma, pero no pudo hacerlo por falta de recursos.

“Trabajando como voluntario con todo mi pasión, hoy en mi escuela tengo una inscripción total de novecientos treinta (930) alumnos de español con un rango de edad de 10 a 18 años. Menos de 5% de estos alumnos” tienen libros en ese idioma, pero quieren aprenderlo porque “es uno de los idiomas más populares en el mundo, y es la raíz del latín que está cerca de su francés”, escribió Lambert desde Camerún.

Los interesados en ayudar pueden escribir al correo jicovarrubias@yahoo.com

Alrededor de la web