Con la cabeza en las nubes

En ciertas ocasiones, soñar despierto puede ser un signo de inteligencia y creatividad
Con la cabeza en las nubes
Soñar despierto no siempre es síntoma de un problema.

¿Quién no tuvo alguna vez una maestra que a cada rato interrumpía la clase para llamarle la atención al alumno “soñador” con la “cabeza en las nubes”?
Probablemente la maestra no sabía lo que hoy saben los científicos, el soñar despierto puede ser un signo de creatividad e inteligencia y ocurre cuando la mente tiene demasiada capacidad para concentrarse en una sola cosa a la vez.

Un estudio realizado en 2017 por el Instituto de tecnología de Georgia encontró que cuanto más inteligente y creativo es un individuo, más probabilidades tiene de soñar despierto.

Según el doctor Eric Schumacher, co-autor del estudio y profesor de Georgia Tech, las personas con mentes errantes que no pueden evitar soñar despiertos, no necesariamente tienen un problema de concentración, sino que su cerebro tiene la capacidad de albergar numerosas ideas y se distrae cuando no encuentra desafío suficiente.

Junto a la co-autora Christine Godwin, Schumacher midió los patrones cerebrales de más de cien personas en una máquina de MRI (Magnetic resonance imaging) y los comparó a exámenes intelectuales y creativos de los participantes. Aquellos que admitieron soñar despiertos fueron los que obtuvieron mejores calificaciones en sus habilidades intelectuales y creativas.

“La gente cree que la mente errante es algo malo. Tratas de prestar atención y no puedes. Nuestra información es consistente con la idea de que esto no siempre es verdad. Algunas personas tienen cerebros más eficientes”, indicó Schumacher.

Al ser más eficientes, los cerebros tienen mayor capacidad para pensar y tienden a deambular cuando se enfrentan a tareas sencillas. Esto se ve en individuos que pueden distraerse en medio de una tarea o una conversación, pero que regresan inmediatamente a ella, sin perder el hilo de lo que estaba ocurriendo.

Schumacher comparó a estos soñadores con el típico profesor brillante pero distraído, que siempre parece estar en un su propio mundo, o con los estudiantes que son demasiado avanzados para su clase y mientras sus compañeros todavía tratan de aprender lo que a ellos les llevó sólo un minuto, se distraen y empiezan a soñar.

Según los investigadores, los hallazgos del estudio ayudarán a diferenciar entre las distracciones por este motivo de las distracciones negativas, que por otro lado, sí perjudican al individuo.

Pros y contras

Soñar despierto no siempre beneficia al individuo y en ciertas situaciones puede ser el síntoma de Deficiencia de Atención (ADD), o de problemas de adaptación a la realidad, entre otros problemas.

Compartimos algunos de las señales de que “soñar despierto” es síntoma de un problema mayor:

  • Ensueños anormalmente largos de los que es difícil de escapar
  • Incapacidad de llevar a cabo tareas diarias, dificultad para concentrarse, olvidos frecuentes.
  • Insomnio e interrupciones durante el sueño
  • Movimientos repetitivos e inconscientes durante el ensueño, como mecerse para adelante y para atrás o experimentar espasmos.