Opinión: Villaraigosa será el mejor gobernador para la educación pública

Necesitamos un gobernador dispuesto a servir a nuestros hijos y familias con amor, liderazgo y valentía
Opinión: Villaraigosa será el mejor gobernador para la educación pública
Antonio Villaraigosa ha basado su candidatura a gobernador precisamente en sus humildes orígenes

Mas de seis millones de niños menores de 18 asisten las escuelas públicas de California. Ellos merecen un gobernador que esté presente y que luche cada uno de los días para darles la mejor educación, para que logren todas sus metas y su potencial en la vida. Más que nada, necesitan un gobernador que tiene fe en su potencial y que modela el impacto de la educación; un gobernador que cree en los sueños y que escucha las demandas de todos los estudiantes, sus familias y sus comunidades.

Necesitamos un gobernador que priorice la educación pública. Un gobernador que dedique tiempo y energía para garantizar que nuestro sistema escolar represente las necesidades de los niños y las familias de todas las comunidades del estado. Un gobernador que busque la manera de colaborar con las diversas partes involucradas en la educación pública, desde educadores y organizaciones comunitarias, hasta líderes de sindicatos laborales y de fe, funcionarios electos y defensores de las escuelas chárter.

El próximo gobernador heredará la red más grande de escuelas públicas del país que atiende a los estudiantes de mayor necesidad y las peores escuelas del país. A partir de 2017, se informó que solo el 29.2% de los estudiantes de cuarto grado en el estado eran competentes en matemáticas, y solo el 27.8% eran competentes en lectura y literatura. En estas categorías California es el tercer peor estado de toda la nación.

Tenemos mucho trabajo que hacer. Hemos visto un progreso significativo en las últimas décadas en muchos distritos escolares de todo el estado, incluido el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, del cual tengo el privilegio de servir como miembra electa en la junta escolar. Estamos orgullosos del trabajo realizado, pero no estamos satisfechos con el tiempo que lleva el progreso. Necesitamos un gobernador que luche por mejores resultados educativos y que se comprometa a la colaboración plena, para garantizar que todos los estudiantes reciban la mejor educación posible para alcanzar su máximo potencial. Nuestros niños, familias y educadores necesitan y merecen un gobernador que se comprometa a invertir y a apoyarlos con recursos.

De los candidatos que compiten por ser el próximo gobernador de nuestro estado, Antonio Villaraigosa es el candidato más fuerte para la educación pública. Como alcalde de Los Ángeles, se comprometió a transformar la desigualdad en la educación y disminuir la brecha existente en las calificaciones. En 2004, antes de ser alcalde, solo el 48% de los estudiantes afroamericanos y latinos de Los Ángeles que comenzaron el noveno grado completaron el grado 12 en los siguientes cuatro años. En 2014, un año después de que Villaraigosa finalizó su término como alcalde, la tasa de graduación de la escuela secundaria subió al 76% para estudiantes latinos y al 71% para los estudiantes afroamericanos. Cuando Villaraigosa inició su labor como alcalde, el 44% de los estudiantes obtuvo un diploma de escuela secundaria, pero para el año 2012, al final de su mandato, las tasas de graduación se dispararon al 72%. El trabajo que comenzó es sin duda en parte responsable del continuo aumento en las tasas de graduación desde entonces, y que fue del 80% en 2017.

Hay muchos factores ​​involucrados en la educación pública y muchos intereses que compiten por sus propias prioridades. Pero necesitamos un gobernador que entienda que priorizar la educación pública requiere de la colaboración: nuestros niños, especialmente los que viven en comunidades desatendidas, merecen un gobernador que los priorice. Confío en que Villaraigosa, si es elegido gobernador, trabajará para asegurar que se escuchen las voces, que los grupos y los defensores estén comprometidos, que los padres sean empoderados.

Me preocupa que el vicegobernador Gavin Newsom, el favorito actual en las encuestas, no haya asistido al foro de gobernadores sobre educación, equidad y justicia juvenil en Los Ángeles. Esta conversación se centró en los asuntos de nuestros hijos en Los Ángeles, el estado de California y el país. California ocupa el lugar 46 en el gasto nacional por alumno y, sin embargo, el estado es la quinta economía más grande del mundo.

Necesitamos un gobernador dispuesto a servir a nuestros hijos y familias con amor, liderazgo y valentía. Antonio ha vivido en carne propia las oportunidades creadas por una educación y un sistema de credos en lo que es posible.

Antonio Villaraigosa luchó por el acceso y la educación de calidad durante más de cinco décadas. Necesitamos que Antonio pelee por nuestros hijos como gobernador ahora. En nombre de los niños a los que represento, la clase de 2018 y la clase de 2030, yo votaré por Antonio Villaraigosa como Gobernador.

?>