Más de un millón vive sin agua limpia

Las comunidades más pobres de California son las que tienen el agua más contaminada
Más de un millón vive sin agua limpia
Dolores Huerta.
Foto: Getty Images

Todos dependemos del agua potable para bañarnos, alimentarnos, cocinar y para trabajar en la cosecha. El agua es fundamental y es por esta razón que el estado de California declaró el acceso al agua potable un derecho humano. Desafortunadamente, cada año, más de un millón de californianos están expuestos a tener agua contaminada en la llave de sus casas. De acuerdo con los datos de la Mesa Estatal del Agua, más de 400 mil personas en California viven en hogares que no cumplen con los estándares estatales de agua potable.

En distintas comunidades como las de Baldwin Park, Chino, Inglewood, Lancaster, La Verne, Lomita, Riverside, y Watts, el agua de la llave está contaminada con plomo, arsénico y nitratos. Estas contaminaciones dañan la salud de quienes las consumen y pone los afectados en riesgo de contraer cáncer, tener defectos de nacimiento y hasta ser fatal para los bebés. Y es aún más preocupante que en la realidad los más afectados sean en su mayoría familias latinas, afroamericanas y familias de bajos recursos—quienes cada día deben decidir entre comprar agua embotellada o consumir agua contaminada.

Para combatir este problema tóxico, existe una coalición estatal que cuenta con el apoyo de más de cien organizaciones incluyendo negocios agrícolas, gobiernos municipales, proveedores de agua y grupos que abogan por los derechos humanos. Hemos hecho llamadas a nuestros legisladores estatales para crear el Fondo Económico Para Tener Agua Potable, Limpia Y Económica que creará un financiamiento sostenible para poder proveer de agua potable económica a nuestras comunidades.

La falta de agua potable limpia para miles de familias es una crisis de salud pública, lo cual requiere la atención adecuada por parte de nuestros líderes. Por eso la gran mayoría de los votantes latinos (el 77%) apoyamos a que cada californiano tenga acceso al agua potable limpia, incluso si tenemos que pagar 95 centavos mensuales para crear un fondo económico que permita terminar con la crisis del agua. Esta pequeña tarifa para tener agua potable limpia no incluye a las familias que se encuentran debajo del nivel de pobreza federal. El financiamiento adicional vendrá de la industria agrícola y de los productos lácteos que pagarán la parte proporcional relacionada con la contaminación del agua por nitratos.

La falta de un financiamiento confiable y sostenible es el obstáculo principal para poder enfrentar adecuadamente esta crisis. Nuestros legisladores deben de apoyar el Fondo Económico Para Tener Agua Potable, Limpia y Económica, para poder proteger a las comunidades más vulnerables que tienen agua contaminada.

Dolores Huerta, activista de derechos civiles por toda su vida, es lider sindical y organizadora de la comunidad como Presidenta y Fundadora de la Fundación Dolores Huerta. Dolores, a lado de Cesar Chávez, es notablemente reconocida por su trabajo en la creación de la unión de campesinos.