Arrestan a pandillero fugitivo sospechoso de intentar matar a detective encubierto en Whittier

El operativo de tres años contra la pandilla Canta Ranas terminó con el decomiso de drogas y 51 armas de fuego
Arrestan a pandillero fugitivo sospechoso de intentar matar a detective encubierto en Whittier
Agentes de la Policía de Whittier durante el arresto de miembros de la pandilla Canta Ranas. (Archhivo)

La Fiscalía Federal en Los Ángeles anunció el arresto de un pandillero que había estado fugitivo por casi dos años y que es acusado de intentar matar a un detective encubierto de Whittier.

Frankie Vásquez, de 39 años y residente de Carson, fue detenido como parte de una acusación de conspiración criminal que data de 2016 contra él y 50 otros miembros de la pandilla Canta Ranas, una organización callejera que opera primordialmente en Santa Fe Springs y Whittier y está conectada con la Mafia Mexicana.

En su arresto intervinieron agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la Policía de Whittier y el Sheriff del condado de Los Ángeles, entre otros.

Según la acusación federal, Vásquez, miembro de la clica Varrio Keystone que suministra drogas a la pandilla Canta Ranas, junto con otros miembros de este grupo, intentaron matar a un detective de la Policía de Whittier a quien le dispararon en un auto sin insignias mientras realizaba una investigación sobre venta de narcóticos.

Vásquez enfrenta numerosos cargos, incluyendo por venta y distribución de drogas y lavado de dinero, poseer un arma de fuego para y conspirar para cometer un crimen violento.

El jueves pasado cuando las autoridades arrestaron a Vásquez, le encontraron una copia de la acusación federal, donde había marcado algunas secciones, indicaron las autoridades federales.

Vásquez está detenido sin derecho a fianza.

Los fiscales han dividido a los 51 acusados en cinco grupos para cuando empiecen los juicios en agosto próximo.

De ser encontrado culpable de los cargos en su contra, Vásquez enfrenta una sentencia mínima de 10 años tras las rejas y hasta cadena perpetua en prisión federal.

El operativo de tres años contra la pandilla Canta Ranas terminó con el decomiso de drogas y 51 armas de fuego.

“No descansaremos en la búsqueda de fugitivos peligrosos para llevarlos a la justicia”, dijo Nicola Hanna, fiscal federal. “La organización criminal nombrada en esta acusación es responsable de un sinfin de crímenes violentos y tráfico de drogas. Aprehender a fugitivos relacionados con organizaciones peligrosas es parte de nuestro compromiso para hacer las comunidades más seguras”.