Doctores mal portados van a la cárcel

Uno de ellos fue acusado de ataque sexual; el otro de enviar mensajes inapropiados a una policía encubierta
Doctores mal portados van a la cárcel
Jonathon Ellis, un médico de Long Beach, fue acusado de enviar mensajes inapropiados a una policía encubierta. (Cortesía del LAPD)

El Dr. Michael Popkin, quien tenía una oficina en Encino, en el Valle de San Fernando, fue sentenciado a pasar un año en la cárcel del condado de Los Ángeles y tres años de libertad condicional por atacar sexualmente a cinco de sus pacientes femeninas durante visitas al médico.

A Popkin, de 69 años, también se le ordenó completar 52 horas de consejería para adicción sexual, registrarse como ofensor sexual, entregar su licencia médica y no practica medicina.

Además, se le prohibió tener contacto con las víctimas por 10 años.

De acuerdo con la Fiscalía de Los Ángeles, el galeno besaba a la fuerza o manoseaba a sus pacientes. Los incidentes ocurrieron entre junio de 2014 y octubre de 2016.

No es el único que ha enfrentado la ley en meses recientes.

En abril, la Policía de Los Ángeles arrestó a Jonathon Ellis, un doctor de Long Beach, por contactar y enviar imágenes sexualmente explícitas por Internet a una agente de la corporación que se hacía pasar por una menor d eedad.

Ellis, de 35 años, pensaba que la agente encubierta era una adolescente de 16 años.

Aparte de esta acusación, Ellis – quien obtuvo su licencia médica en Nevada, pero trabaja en Long Beach, aparentemente nunca se registró con la Junta Médica de California.

Ellis enfrenta cinco cargos, incluyendo cuatro de enviar material dañino a un menor y una de reunirse con una menor para enfrascarse en comportamiento lascivo, indicó el LAPD.

Reclamos contra médicos

Los doctores salvan vidas, nos ayudan a sentirnos mejor y en su gran mayoría, son de gran beneficio para la salud y el bienestar de sus pacientes.

Pero – como en todo – no todos son buenos y las personas tienen derecho a quejarse si ven o perciben algo malo.

Aparte de la policía, la Junta Médica de California es la responsable de revisar e investigar quejas sobre galenos y disciplinarnos.

Cualquier reclamo que merezca acción disciplinaria, si se comprueba (tal como abuso sexual, negligencia extrema, y, o incompetencia) es referido a una investigación. Otros reclamos, como deterioro del médico, conducta poco profesional y la práctica sin licencia también puede dar pie a una investigación.

Las quejas de adicción y alegatos de contacto sexual son considerados “casos urgentes” y se les trata con prioridad, según la Junta Médica.

Y no te preocupes. La Junta Médica de California recalca que la “fuente” de la queja es confidencial. Aunque si el reclamo tiene que ver con cuidado y tratamiento, la Junta puede pedir una copia de tus registros médicos. Pero el doctor acusado solo sabrá que hay una queja en contra suya, más no quién la presentó.
Estas quejas se pueden presentar hasta siete años desde el momento en que ocurrió el problema.

Los reclamos se pueden hacer por Internet (http://www.mbc.ca.gov/Consumers/Complaints/) o llamando al (800) 633-2322.