La súplica de Melania a Donald Trump

La primera dama le ha pedido a su marido que deje su obsesión por las redes sociales
La súplica de Melania a Donald Trump
El presidente pasaría horas enteras en Twitter leyendo las interacciones de sus publicaciones
Foto: SAUL LOEB / Getty Images

Nuevamente el presidente Donald Trump tuvo una mala pasada en Twitter cuando tratro de dar la bienvenida a Melania a la Casa Blanca luego de su cirugía de riñón.

Cuando Melania regresó a su hogar este 18 de mayo después de su inesperada cirugía renal, el presidente Donald Trump le mandó un mensaje por Twitter, su canal de comunicación por excelencia.

Sin embargo a la hora de hacerlo el presidente escribió mal su nombre y en lugar de llamarla “Melania”, la llamó “Melanie”.

Según fuentes cercanas a la primera dama que hablaron en exclusiva con Hollywoodlife Melania pensó que era gracioso que todo el mundo en las redes y en la prensa hiciera todo un espectáculo sobre lo que según ella, fue un problema del auto corrector del celular de su marido.

Sin embargo las fuentes cercanas a la pareja dijeron que “Donald estaba furioso, y cree que este episodio es solo una evidencia más de la ‘cacería de brujas’ en su contra, y de cómo la gente lo ataca constantemente por nada”.

La fuente agregó que luego de este incidente que causó gran rabia al presidente, Melania le reiteró su preocupaicón por la obsesión de Trump por Twitter y por toda la negatividad que resulta de su interacción con la red.

 “Donald está enojado constantemente en estos días, y Melania sigue tratando de alentarlo a pasar menos tiempo en las redes sociales, pero él está obsesionado con eso. Donald pasa literalmente horas en Twitter, leyendo las respuestas de las personas a sus tweets, y el nivel de falta de respeto lo vuelve loco y simplemente lo enoja más y más”, aseguró la fuente.

“A Melania le preocupa que esta obsesión vaya a tener un efecto negativo en la salud de Donald, pero él simplemente no puede alejarse de Twitter”, dijeron los allegados a la primera dama. “Es como una adicción total, y no puede comprender cómo la gente puede ser tan irrespetuosa e ingrata con el presidente de los Estados Unidos”.