Hombre de Fontana pasará dos años en la cárcel por hacerse pasar por agente de ICE

Las autoridades también le encontraron armas y artefactos explosivos

Un hombre de Fontana que causó un accidente vehicular mientras se hacía pasar por un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y tenía un considerable alijo de armas y municiones fue sentenciado a pasar dos años en la prisión federal.

Matthew Ryan Johnston, de 26 años, usó insignias y uniformes falsificados para disfrazarse como agente de la Agencia Federal de inmigración durante el año pasado, haciendo contacto con miembros desprevenidos del público, reportó la oficina del fiscal de Estados Unidos para el Distrito Central de California.

La colisión de la cual se le acusa ocurrió después de que él activara las luces policiales color rojo y azul que ilegalmente poseía en su auto, mientras intentaba hacer que otro auto se detuviera.

Las autoridades se enteraron de la actividad ilegal después de que la exnovia de Johnston encendió las luces por accidente. Después de que un detective del Sheriff la detuvo en el condado de San Bernardino, Johnston habló con el detective por teléfono y se presentó como un agente de ICE, dijeron los investigadores.

Él también recibió un informe de alguien sobre un supuesto inmigrante indocumentado y a menudo decía a empleados y a clientes en el bar Déjà Vu Showgirls en la ciudad de Industry que era un agente de ICE, informó la Fiscalía.

Cuando las autoridades catearon su casa de Fontana en octubre pasado, descubrieron un cofre repleto de armas de fuego, artefactos destructivos ilegales y equipo de ICE falso.

Una tarjeta de identificación falsa del ICE y chalecos antibalas con la insignia de “ICE” y “agente federal” también fueron encontrados en la casa, junto con las luces de emergencia rojo y azules, dijeron las autoridades.

Los investigadores dicen que también encontraron alrededor de 10,000 rondas de municiones, un rifle AR-15 calibre 223 con un lanzador de bengala de 37 mm adjunto, una concha de escopeta improvisada con munición anti-personal y una escopeta modificada.

Las autoridades entonces siguieron las geo-coordenadas encontradas en el teléfono móvil de Johnston a una ubicación del desierto, donde encontraron cinco artefactos explosivos improvisados sin explotar o parcialmente estallados, una granada de humo, un envase estallado de un explosivo y los restos de una bomba explotada.