‘Los paramédicos tardaron mucho en llegar’

Ashley murió a los 11 años debido a un ataque de asma; hoy su familia exige justicia y entabla demanda contra el LASD
‘Los paramédicos tardaron mucho en llegar’
Ashley Flores, quien padecía de asma, falleció en diciembre del 2017. (Suministrada)

Han pasado cinco meses desde la muerte de la pequeña Ashley Flores y su familia exige respuestas de parte del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD), a quien acusan de contratación, supervisión y entrenamiento negligente de los agentes que responden llamadas de emergencia.

“Hay mucho dolor, es como una pesadilla. Para mí, todas mis hijas son mi todo”, dijo Alfonso Flores, padre de la pequeña que falleció a los 11 años de edad.

Junto a él, sus dos hijas y sus abogados llegaron este martes a la sede del LASD para presentar una queja, que es el primer paso para una demanda.

El 24 de diciembre de 2017 Ashley —quien padecía de asma desde los 3 años— comenzó a tener problemas con la respiración y necesitaba atención médica de emergencia, indicó la familia. Su hermana mayor, Dulce Flores, llamó al 911 al menos cuatro veces sin poder obtener la ayuda necesaria. Todas las veces fue puesta en espera, indicó la joven.

La llamada fue recibida por el departamento del Sheriff de la estación Century, en Lynwood, la cual también esta encargada de responder llamadas del 911.

“Yo estaba enojada y frustrada. Mi hermana se estaba muriendo en el piso”, expresó Dulce, de 16 años. “[Los paramédicos] duraron mucho en llegar. Eso pienso todos los días. Me duele mucho”.

La familia aseguró que todas las llamadas fueron contestadas por el mismo agente, quien en la quinta llamada —hecha ya por una tía de las niñas— en lugar de transferir la llamada al fire dispatcher (servicio de emergencia) transfirió la llamada al fire station (estación de bomberos). El lugar, señalaron, estaba solo en ese momento porque los apagafuegos estaban atendiendo otro caso.

Alfonso Flores, padre de Ashley, junto a sus hermanas Sarai, de 14 años y Dulce de 16 años. (Jacqueline García)

Los paramédicos tardaron poco más de 15 minutos en llegar, explica la demanda.

“Debido a esta demora, Ashley falleció. El doctor dijo que si hubiera tenido una [ayuda] a tiempo ella todavía estaría viva”, dijo Dale K. Galipo abogado representante de la familia.

“El agente del sheriff [que contestó la llamada] es responsable por haber sido entrenado de forma totalmente inadecuada para hacer ese trabajo… Esta responsabilidad va hasta el mismo sheriff”, dijo Galipo.

“Se inició un reclamo hoy, el que se tiene que hacer antes de una demanda 45 días después [del incidente]. La demanda será presentada en corte federal porque creemos que hubo violaciones de derechos humanos”, dijo Vicki I. Sarmiento, otra abogada representante de la familia.

Sarmiento dijo que la familia, que reside en Lynwood, vive en una comunidad primordialmente latina y se cuestionan si esto tuvo que ver con la respuesta inmediata.

“La familia quiere saber si los servicios en Lynwood son iguales a los de Beverly Hills o West Hollywood donde las personas son más adineradas y hay más anglosajones”, dijo Sarmiento.

Galipo cuestionó cuanto tiempo más deben esperar para la investigación del LASD. “Ellos dicen que de seis meses a un año. Nos dijeron que por que necesitan hablar con la familia. Nosotros creemos que ellos deben entrevistar al agente que respondió la llamada”, dijo el abogado. “Eso es falta de transparencia”.

Ashley Flores, quien padecía de asma, falleció en diciembre del 2017. (Suministrada)

La queja explica que el Sheriff Jim McDonnell y el sheriff de guardia de la estación Century, Kerry Carter, son culpables por ser “deliberadamente indiferentes y negligentes en la supervisión” de la estación.

La queja también recalcó que la estación Century ha fallado inspecciones anuales del LASD por los pasados tres años y dicha información ha sido entregada al sheriff McDonnell y al sheriff Carter.

Alfonso dijo que no puede sacar de su mente esa imagen de su hija cuando la sacaron de la casa inconsciente.

“Cuando me avisó mi esposa salí corriendo del trabajo en Rancho Dominguez, y cuando llegué apenas estaban llegando lo paramédicos”, dijo Alfonso, quien acompañó a su hija en la ambulancia donde yacía inconsciente.

“Ella tenía el derecho de vivir y por una negligencia se nos fue”, dijo Alfonso.

Dulce dijo que nunca olvidara a su hermana cuyas características eran únicas.

“Estaba bien bonita, era bien chistosa y quería mucho a su perro. Le gustaba mucho bailar y jugar con su perrito”, dijo Dulce.

¿Qué dice el LASD?

Por medio de un comunicado el LASD que reservarse los comentarios sobre litigios pendientes. Sin embargo, el 26 de abril la entidad hizo público un comentario al cual todavía se adhieren.

“El Sheriff se ha acercado a la familia para expresarle personalmente nuestra pena por su pérdida y para saber todo lo posible sobre lo que sucedió. Claramente, la muerte de esta pequeña niña es desgarradora. Hemos abierto una investigación sobre el incidente y hasta que todos los hechos estén claramente establecidos a través de una revisión exhaustiva, no podremos hacer más comentarios”, se lee el comunicado.

El departamento recalcó que más de 10 millones de personas del condado de Los Ángeles dependen del número de emergencia 911 y por ende están comprometidos con una revisión completa de lo que ocurrió, desde el momento en que se realizó la primera llamada.

“Es esencial que hagamos todo lo posible para garantizar la confianza del público en que nuestro sistema de respuesta a emergencias funcione”, dice el comunicado del LASD.