Betty Yee, siempre vigilando que el dinero no sea malgastado

La candidata a contralora del Estado es hija de inmigrantes chinos que llegaron a Estados Unidos sin saber inglés
Betty Yee, siempre vigilando que el dinero no sea malgastado
Betty Yee busca reelegirse como contralora estatal. (FAcebook)

Nacida el 19 de octubre de 1957 en el seno de una familia de inmigrantes chinos en la bahía de San Francisco, la actual contralora del estado, Betty T. Yee, dice que nada se hay nada seguro en torno a su posición como la principal funcionaria fiscal de California, aunque confía en que los electores de California le volverán a mostrar su confianza en las urnas, el 5 de junio.

“Yo nunca doy nada por sentado”, dice Yee, quien tiene como rivales en las primarias de junio a Konstantinos Roditis y a Mary Lou Finley. “Le decimos a la gente que no se olvide de esta posición”.

Yee se ha desempeñado como contralora estatal desde 2015, después de fungir en la Junta de Igualación, cargo que ocupó de 2004 a 2015.

Hija de Ging Yee y Soo Yee, la contralora es la segunda hija entre seis hermanos: Nancy, ella, Sharon, Doris, Ginnie y Ryan -el único varón. Yee emigró a Estados Unidos a los 14 años, procedente de la provincia de Guandong, China para ayudar con la contabilidad y los libros de registro a sus padres, quienes eran
propietarios de una lavandería en el distrito Parkside de San Francisco. Su padre había llegado en 1933 y su madre en 1956.

“Mis padres vinieron buscando un futuro brillante y como millones de inmigrantes también se sacrificaron por sus hijos”, dice la contralora. “Nosotros estábamos en una comunidad donde habitaban gentes provenientes de Europa, China y caucásicos y había mucho respeto”.

Ese respeto se lo ganó a pulso la familia entera trabajaba en la lavandería y tintorería y aparte, su padre -sin saber inglés- se había enrolado en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y combatió en la Segunda Guerra Mundial.

Cuando Yee aprendió el nuevo idioma, se dedicó a ser la traductora oficial de la familia y a llevar los registros contables del negocio familiar y la relación con clientes y proveedores, mientras pasaba sus años de escuela en la secundaria Lowell del Distrito Escolar Unificado de San Francisco.

“Ahí fue cuando me empezaron a gustar los números”, indica. “Debía ayudar a mis padres con las cuentas de banco en su negocio”.

 

Betty Yee es candidata para reelegirse como contralora de California. (Facebook)

Posteriormente acudió a la Universidad de California en Berkeley, donde obtuvo una licenciatura en sociología, y, enseguida, asistió a la Golden Gate University donde recibió una maestría en Administración Pública.

Yee trabajó para la Legislatura del estado y luego fue el directora adjunta en jefe del Presupuesto del Gobernador Gray Davis. Fue criticada porque el estado estaba gastando de más y se dirigía hacia un enorme déficit. Pero la culpa no era de ella, porque su función era solamente presentar las opciones posibles.

El resultado del déficit presupuestal en la administración de Davis le costó el puesto y el gobernador fue reemplazado por el actor republicano Arnold Schwarzenegger. La crisis de electricidad y la caída súbita de los impuestos estatales sobre la renta causaron estragos y los compromisos de gastos en curso crearon un caos.

Tanta fue la crisis que el déficit inicial para el presupuesto estatal 2002-2003 fue de 23,600 millones de dólares. Luego, Davis anuncio que el déficit 2003-2004 sería de 34,600 millones, mientras que el analista legislativo lo proyectaba en 21,100 millones.

“La política entró en juego. El gobernador y los líderes legislativos tomaron decisiones que a veces no coincidían con nuestras recomendaciones”, dijo Yee en ese entonces.

La carrera ascendente de Yee continuó como jefa adjunta de la Junta de Ecualización fiscal.

Yee se postuló para Contralor del Estado de California en las elecciones de 2014 para suceder al demócrata John Chiang, – quien cumplía el límite de mandato – y quien actualmente es tesorero del Estado y candidato a gobernador.

En la primaria general de ese año, la republicana Ashley Swearengin, exalcalde de Fresno y Yee terminaron primera y segunda, respectivamente. El tercer lugar lo ocupó el entonces presidente demócrata de la Asamblea Estatal de California, John Pérez, quien inicialmente pidió un recuento en 15 condados luego de
que los resultados oficiales lo mostraran detrás de Yee por solamente 481 votos de más de 4 millones.

Finalmente, Pérez concedió la victoria a Yee, más de un mes después de la elección primaria. Swearengin y Yee compitieron en las elecciones generales, que Yee ganó por 3,810,304 votos (53.97%) frente a 3,249,668 (46.03%) de su rival.

“En mi vida, mi intención nunca fue postularme para una oficina de gobierno; solamente me enfocaba en que debía hacer el trabajo, hasta que alguien me alentó para hacerlo”, recuerda Betty Yee. “Me sentía capaz para representar la oficina [de la contraloría] donde lo más difícil ha sido educar al público de la importancia de
esta oficina. Aquí, lo que más importa es que yo haga las cosas con transparencia”.