Piden una investigación transparente sobre la muerte de joven migrante a manos de la Patrulla Fronteriza

La joven de 20 años, de origen maya, fue ultimada de un tiro en la cabeza por el agente, que alegó haber sido atacado por los migrantes tirando objetos.
Piden una investigación transparente sobre la muerte de joven migrante a manos de la Patrulla Fronteriza
Una foto de la joven ultimada, en ropa maya. (Foto: distribuida por organizaciones pro inmigrantes)

Familiares de Claudia Patricia Gómez González, la joven guatemalteca de 20 años muerta de un tiro en la cabeza por un agente de protección fronteriza pidieron el retorno de su cuerpo a ese país y “que se haga justicia”, mientras grupos de derechos humanos en Estados Unidos exigen transparencia en la investigación.

La joven de origen maya, originaria de San Juan Ostuncalco en Quetzaltenango, Guatemala, falleció el miércoles poco después del mediodía en la zona de Rio Bravo, Texas por un impacto de bala en la cabeza.

Al parecer, la muchacha viajaba con un grupo que había cruzado la frontera y el agente, cuyo nombre no se ha divulgado, se acercó donde estaba el grupo “respondiendo a un reporte de actividad ilegal”, según reza el comunicado.

El oficial de la Patrulla Fronteriza trató de detener al grupo pero, según el comunicado, “fue atacado por varios sujetos usando objetos sin filo (blunt objects)” -presuntamente piedras- y este disparó su arma de servicio, hiriendo de muerte a “uno de los asaltantes”.

Una vecina del lugar donde ocurrieron los hechos grabó varios videos en vivo que publicó en su Facebook y aseguró que el oficial disparó porque los indocumentados habían corrido y que no estaban armados.

“La mataron solo porque corrieron”, dijo Marta Martinez en su video. En otro momento del mismo se escucha a la mujer preguntando al agente por qué mató a la joven. “Le disparaste a la cabeza”, les grita.

Aquí está el video :

Entretanto la mamá de la muchacha, identificada como Lidia González Vásquez, apareció en un video grabado por periodistas en Guatemala, llorando desesperadamente y preguntando por qué habían matado a su hija.

“Ella se fue por necesidad, mi hija no robó nada…hace 15 días salió de la casa, “mamita, vamos a salir adelante, voy a ganar mi dinero…aquí no hay trabajo, pero lastimosamente la mataron, migración la mató, mi hija no fue a robar nada”, dice la mujer maya, hablando en español y sin parar de llorar.

Otras dos mujeres mayas se acercan y la consuelan, luego que la mujer dijo que su hija se había graduado de perito contador pero que no había podido conseguir trabajo y fue a Estados Unidos a intentar suerte.

La madre pidió que le regresen el cuerpo de su hija lo más pronto posible.

Esta es la madre de la muchacha

Organizaciones de derechos civiles pidieron que la investigación, que supuestamente está a cargo del FBI en Texas y de los Texas Rangers, se lleve a cabo con transparencia, pero señalaron que las agencias migratorias no tienen buen historial al respecto.

“Aunque dicen que el incidente será investigado, no está claro si el resultado de la investigación será hecho público o alguien será responsabilizado”, dijo un comunicado de DHS Watch, un proyecto de la organización America´s Voice. “La agencia tiene un patrón de mantener en secreto los casos de uso excesivo de fuerza, abuso y corrupción”.

Astrid Domínguez, directora de la Unión de Libertades Civiles de Texas (ACLU) dijo que la investigación “debe ser completa y transparente” y que la Patrulla Fronteriza debe ampliar el uso de cámaras de video corporales para cada uno de sus agentes.

Ben Monterroso, director ejecutivo de la organización Mi Familia Vota, condenó el incidente y apuntó que las mujeres migrantes están entre las más vulnerables.

“Esta mujer, tan llena de potencial, no debió morir por tener los sueños y la determinación de hacer un futuro en nuestro país”, dijo Monterroso. “Nuestros agentes tienen la responsabilidad de proteger a todas las personas y nuestro gobierno, la de investigar las acciones de este oficial en forma independiente”.