Clama por atención médica para su esposa detenida en Adelanto

Las quejas por el mal servicio son una constante entre los inmigrantes de dicho centro
Clama por atención médica para su esposa detenida en Adelanto
Adriana Santiago Mendel lleva desde febrero en el Centro de Detención de Adelanto. (Foto suministrada)

Adriana Santiago Mendel lleva desde abril suplicando por atención médica en el Centro de Detención Adelanto pero todo ha sido en vano.

“Se llenó de granos como sarpullido y tiene los pies hinchados. Ya no puede caminar, pero no la quieren atender”, dice desesperado su esposo Agustín Sánchez.

“Desde el 18 de abril ha metido papeleo para recibir atención médica. Solo le dieron una pomada para la piel y una pastilla para el dolor de cabeza. Me siento impotente. No sé qué más puedo hacer”, afirma.

“Lo peor es que le dijeron que la doctora no quiere tratar con gente que no hable su idioma”, dice el esposo presa de la angustia.

Miles de inmigrantes están detenidos lejos de sus familias

Adriana Santiago Mendel de 35 años edad es madre de tres hijos, dos nacidos en Estados Unidos. Su hijo Luis de 15 años nació en México. Los menores Carlos tiene 11 y Stephanie, 6. Ella vino por primera vez al país en 2005.

Entre ella y su esposo Agustín trabajaban en la construcción y la limpieza de casas en Sacramento.

Adriana Santiago Medel junto a su esposo Agustín Chávez y sus tres hijos Luis, Carlos y Stephanie. (foto suministrada).

Fue el 25 de febrero como a las cinco de la mañana, camino a su trabajo, cuando en uno de los bulevares de Sacramento, la pareja fue interceptada por agentes  del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) quienes le ordenaron que detuvieran el auto.

“Se hicieron pasar por policías de la ciudad. La bajaron de la ‘troca’. La arrestaron y a mi me dijeron que me fuera, que tenía suerte”, comenta.

Sánchez relata que su esposa fue detenida porque ICE tuvo acceso a su información a través de las huellas que le tomó la policía de Sacramento dos años atrás. “Lo que pasó es que los dos tuvimos problemas legales. Yo compré un “traila” en el sitio Craiglist, pero resultó que era robada y nos acusaron de robo. Mi esposa se vio involucrada porque la “traila” fue puesta a su nombre  en el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV)”, cuenta.

Como resultado fueron acusados de un delito menor, tuvieron que pagar una fianza y sentenciados a trabajo comunitario. “Lo que sucedió fue que ICE tiene acceso a las huellas que toma la policía. Así es como dieron con mi esposa y la detuvieron después de andarnos siguiendo por un tiempo”, dice.

Sánchez observa que la vida sin su esposa ha afectado mucho a los niños. “Se ponen muy tristes. No quieren ir a la escuela. Ya los voy a empezar a llevar con un psicólogo”.

Adriana Santiago Medel con su hija Stephanie de quien se encuentra separada desde febrero que fue arrestada por el Servicio de Migración y Aduanas (ICE). (Foto Suministrada)

Un patrón de abusos

Organizaciones como Human Rights Watch, Immigrant Legal Resource Center y Freedom for Immigrants han venido documentado los abusos contra los inmigrantes en los centros de detención de ICE, entre ellos la falta de cuidado médico.

En un comunicado reciente, estas organizaciones citaron como ejemplo el caso de Raúl Ernesto Morales-Ramos de 44 años quien murió en abril de 2015 en el Centro de Detención de Adelanto debido a un cáncer extendido. Previo a su muerte, el inmigrante estuvo avisando  de los dolores que sufría y de una protuberancia en el estómago. Sin embargo, no tuvo acceso a un médico hasta antes de morir. Los médicos dictaminaron que el cáncer pudo haber sido tratado si se hubiera diagnosticado a tiempo.

“La negligencia médica es una violación de los derechos humanos porque los inmigrantes detenidos no tienen opción de buscar un doctor. Esperan mucho tiempo para que les den atención mientras tanto puede morir”, dijo Liz Martinez, portavoz de la organización Freedom for Immigrants.

Dijo que el año pasado se aprobó en California, la ley presupuestal AB103 que da el poder al procurador del estado para monitorear los centros de detención por un periodo de diez años.  “Autoriza 10 millones de dólares del presupuesto estatal para ese propósito. El problema es que la administración de Trump está demandando para echar abajo esa ley”, señaló.

En 2017, Freedom for Immigrants sacó a la luz pública el reporte, “Adelanto: La Ciudad de Posibilidades Ilimitadas de Prisión” que documenta los abusos que se viven al interior de Adelanto, muchos de ellos relacionados con el cuidado de salud.

Algunos ejemplos citados dan cuenta de un hombre con una enfermedad respiratoria a quien se le negó atención médica hasta que murió; a otro con epilepsia se le negó un casco de hule espuma para prevenir que se lastimara cuando le dieran los ataques; y a uno con parálisis, le negaron bolsas de catéteres esterilizados, lo que lo condujo a una infección que puso en riesgo su vida.

Rómulo Avelica Gonzalez quien el año pasado fue detenido cuando dejaba a sus hijas en la escuela, dijo que el cuidado de salud en el Centro de Detención en Adelanto es muy malo. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)

Solo para casos extremos

Rómulo Avelica quien el año pasado estuvo detenido seis meses en el Centro de Detención de Adelanto, después de ser arrestado cuando dejaba a sus hijas en la escuela, dijo que definitivamente la atención médica está muy mal.

“Cuando uno se enferma tiene que llenar un papel, solicitando una cita. A los dos semanas lo llaman. En la espera, la gente bien se puede morir ahí”, dice Avelica.

Pero cómo le hizo él para sobrevivir dentro, estando enfermo de diabetes.

“Uno de los guardias me dijo que la única manera de que a uno lo atiendan de inmediato, es que lo vean tirado en el piso”.

Comentó que no llegó a ese grado, pero un día que se le bajó el azúcar a 65 fue a decirle al guardia que se sentía muy mal. “Estaba sudé y sudé. Sentía el cuerpo frío. No me querían atender. Pero insistí hasta que les dije que si no me atendían iban a llamar a los medios de comunicación”, contó Avelica.

Eso fue suficiente para que se lo llevaran rápido a ver al médico. “A partir de ahí, me comenzaron a dar medicación y todos los días me iban a checar. La verdad que toda esa atención médica que tuve se debió a que los medios estaban al pendiente de mi caso. Si no hubiera sido por ellos, quien sabe qué hubiera pasado conmigo”, dijo.

Avelica hizo ver que en la clínica médica de Adelanto solo tienen un doctor por la mañana y el resto son enfermeras. “La verdad nos dan un trato de criminales. Cuando finalmente te dan una cita médica, te levantan a las cuatro de la mañana, te hacen perder todo el día en la clínica, solo para darte un advil o tylenol”, comenta.

“Hay mucha gente que de plano se suicida. En el tiempo que yo estuve ahí. Me tocó ver que dos personas se colgaron”, dice.

Avelica recomendó al esposo de Santiago Mendel que hable con el abogado de su esposa para que esté a su vez le exponga la condición de salud al agente del ICE encargado de su caso. “El abogado es el único que puede presionar. A él le pueden hacer más caso”, dijo.

Solo cuando ven a un inmigrante tirado en el piso muy grave es cuando te atienden de inmediato en Adelanto, dice Rómulo Avelica, un inmigrante que estuvo detenido seis meses. (Foto: archivo)

Respuesta oficial

Lauren Mack, portavoz de ICE dijo que el Centro de Detención de Adelanto opera en conformidad con los estándares nacionales de detención basados en un desempeño riguroso de ICE.

Dijo que proveen servicios de salud a través de profesionales que son parte de los cuerpos de servicios médicos de ICE.

El personal incluye psicólogos, enfermeras, asistentes médicos, psiquiatras, trabajadores sociales, psicólogos, dentistas, higienistas dentales, trabajadores sociales, boticarios, entre otros.

En cada sitio hay un médico supervisor y todas las instalaciones tienen acceso a otro médico si están disponibles.

Dijo que todo depende de las necesidades. Por ejemplo, si un centro experimenta un flujo de detenidos con necesidades psiquiátricas, el proveedor del cuidado médico aumentará el personal con experiencia para atender esos problemas.

Añadió que cada detenido es examinado durante las primeras 12 horas de su custodia para determinar su estatus médico, dental y mental. “Dependiendo de sus evaluaciones, son referidos a doctores de cuidado primario o especialistas de fuera”, dijo.

Además, las mujeres mayores hasta los 56 años son examinadas para ver si están embarazadas. Si ese es el caso, se les da cuidado y educación prenatal así como acceso a distancia a las mujeres embarazadas que permanecen en custodia.


Miles de inmigrantes están detenidos lejos de sus familias