No sabotees tu propia belleza

Conoce los errores que a diario puedes estar cometiendo en la rutina del cuidado de tu piel y cabello

No sabotees tu propia belleza
Foto: Shutterstock

Por más que los escuchan y hasta leen, muchas mujeres aún siguen cometiendo los acostumbrados errores en su rutina general del cuidado de la piel y el cabello.

Para descubrir si eres una de ellas, a continuación te damos a conocer los que con mayor frecuencia se cometen.

1. Dormir con maquillaje

Si te da pereza desmaquillarte cada noche antes de ir a la cama, entonces es mejor que no te maquilles, ya que cada vez que no lo haces estás atentando contra tu belleza. Pues, por si no lo sabías, el dormir con maquillaje es uno de los peores daños que se comenten contra la piel.

De acuerdo con los dermatólogos, es importante remover todo maquillaje y suciedad ambiental del rostro antes de ir a la cama debido a que mientras se duerme los tejidos de la piel se renuevan y nutren. Así que de no adoptar la rutina diaria de remover el maquillaje con un gel, jabón o líquido especial para desmaquillar, y no usar luego una crema humectante de uso nocturno, vas a tener una piel seca, sin brillo y, probablemente, llena de puntos negros o hasta con acné.

Para una piel bella y saludable siempre hay que desmaquillarse antes de irse a dormir. /Shutterstock

2. Mucha exfoliación

Si bien es cierto que para retirar las células muertas de la piel se requiere el exfoliarla de cuando en cuando, para que luzca saludable, con brillo y lozana, el uso del exfoliador con exceso no es bueno.

Los dermatólogos dicen que la exfoliación excesiva de la piel hace que ésta pierda la grasa que genera de forma natural que la hidrata y protege de los agentes dañinos de los rayos del sol y el ambiente. Lo recomendado es exfoliarla no más de una vez a la semana, para darle así la posibilidad de que crezcan las nuevas células y la piel se nutra e hidrate.

Además, los estudios dermatológicos han encontrado que la sobre exfoliación seca la piel y hasta puede favorecer la aparición de las temidas arrugas.

la exfoliación excesiva reseca la piel. /Shutterstock

3. No limpiar brochas y pinceles 

Cada vez que te estés maquillando para resaltar los atributos de tu rostro, sería bueno que pensaras si has tomado el buen hábito de  limpiar y desinfectar con frecuencia las brochas y pinceles que usas.

¿Por qué? De acuerdo con los dermatólogos, las brochas y pinceles que se usan a diario y no se limpian provocan que los aceites naturales del rostro, la suciedad y acumulación de los restos de maquillaje que quedan atapados en sus cerdas conlleven a tapar los poros, provocar brotes de acné y hasta infecciones bacterianas.

No limpiar estas herramientas de belleza con frecuencia también puede provocar la oxidación de los maquillajes, haciendo que estos  cambien de color, debido a que las brochas y pinceles sucios depositan directamente en la superficie del maquillaje la suciedad que han recogido del ambiente y de la misma piel.

Para evitar esto, se recomienda lavarlas con delicadeza una vez por semana, usando agua tibia y un poco de champú para bebés y dejando que se sequen sobre una hoja de papel.

Las brochas y pinceles que no se limpian con frecuencia pueden dañar la piel y los maquillajes. /Shutterstock

4. Atar el cabello mojado

El recoger el cabello cuando está mojado, ya sea con una cola de caballo o unas trenzas, es fatal para la salud de la cabellera.

El cabello que se recoge con bandas elásticas se hace quebradizo, pierde el brillo, sus puntas se llenan de horquillas y el cuero cabelludo se reseca”, asegura el estilista de las estrellas Miguel Fernández, más conocido como “Migue”, quien tiene su salón de belleza en Miami, Florida.

De acuerdo con el estilista, lo anterior se debe a que cuando el cabello está mojado la cutícula de las hebras está mucho más sensible a quebrarse y romperse. Es por ello que el pelo mojado no se debe cepillar sino peinar con delicadeza, con un peine de dientes grandes, bien separados.

La pérdida del brillo del cabello es otro problema que se crea, debido a que las hebras del pelo no se oxigenan.

“También se crea la famosa caspa que no es más que el hongo de la humedad que hasta puede provocar la caída del cabello”, resalta Migue.

El cabello mojado no se ata ni se cepilla. Estas dos acciones hace que se quiebre, salga horquilla y debilite. /Shutterstock

5. Dormir con el cabello mojado

El tomar la costumbre de dormir a diario con  el cabello mojado provoca los mismos problemas que se dan cuando este se ata mojado.

Para evitar esto, la recomendación es secar el cabello con el secador de mano a una temperatura mediana y usando el difusor, que ayuda a difundir el aire por todo el cabello para que  se seque más rápido.

Si el cabello está todavía húmedo antes de ir a la cama, es bueno aplicarle un poco de aceite para que este no se quiebre con el roce de la almohada”, resalta el estilista Miguel Fernández.

De bañar tu cabello en la noche, siempre sécalo con el secador de manos antes de irte a la cama. /Shutterstock

6. No dormir lo suficiente

Los estudios han mostrado que la carencia de sueño puede ser tan estresante que podría causar en el organismo – incluyendo la piel, que es el órgano más grande del cuerpo– radicales libres que atacan al colágeno y la elastina, haciendo que la piel pierda su elasticidad y firmeza, algo que incrementa las líneas de expresión y las arrugas. Como quien dice, el envejecimiento prematuro.

Así que para tener una piel fresca y lozana, ayuda mucho el dormir —con continuidad— las ocho horas diarias recomendadas.

El dormir las ocho horas diarias recomendadas ayuda a tener una piel con un look descansado y saludable. /Shutterstock