Al fin se desvela uno de los grandes misterios de la boda de Enrique y Meghan Markle, los duques de Sussex

Una invitada a la boda ha revelado la razón de las carcajadas durante el enlace real
Al fin se desvela uno de los grandes misterios de la boda de Enrique y Meghan Markle, los duques de Sussex
Meghan y Harry se casaron en mayo.
Foto: Jane Barlow / Getty Images

Uno de los momentos más comentados de la boda real, junto a la romántica frase que le dedicó Enrique a la novia cuando por fin estuvieron cara a cara -“Estás preciosa, soy muy afortunado“-, fue la divertida reacción de los invitados cuando el nieto de Isabel II pronunció el ‘sí quiero‘, al que siguió una misteriosa carcajada generalizada.

Algunos pensaron que se trataba de una reacción natural ante la expectación que se respiraba en el ambiente y la antigua reputación de rebelde del príncipe de Inglaterra, pero esos no eran los únicos motivos. Ahora una de las asistentes por parte de la ya duquesa de Sussex, la actriz Janina Gavankar, se ha encargado el por qué de ese ataque de risas en una entrevista a Town & Country.

“Una de las cosas que nos hizo reír fue el hecho de que pudiéramos oír a la gente afuera. En el momento de intercambiar los votos empezaron a vitorear y se escuchaba perfectamente porque la capilla estaba en silencio. Todos seguíamos el ejemplo de la reina, pero cuando comenzaron los aplausos nos emocionamos. De verdad, resultó muy conmovedor“, ha revelado la intérprete.

En esa misma conversación, Janina ha reconocido que, al tratarse de uno de los eventos más esperados del año en Inglaterra, ella se esperaba que el enlace fuera más frío y presuntuoso, pero para su sorpresa se trató de una de las ceremonias más enternecedoras y cálidas que ha presenciado.

Si estabas en el interior de la iglesia, daba la impresión de que se trataba de una celebración íntima porque no pudimos ver el largo camino que recorrió Meghan hasta llegar al coro“, ha explicado Janina acerca de la entrada en solitario de la antigua actriz a la capilla de San Jorge, antes de que el príncipe Carlos saliera a su encuentro para escoltarla del brazo hasta el altar. “Teníamos la sensación de estar justo a su lado, acompañándoles a los dos“.