De empacadora a co-propietaria de un supermercado

La salvadoreña Patricia Carolina Orellana-White es un modelo de lucha, trabajo y superación
De empacadora a co-propietaria de un supermercado
Como co-propietaria de uno de los supermercados Grocery Outlet Bargain Market, la salvadoreña Patricia Carolina Orellana-White busca ayudar a mejorar la nutrición de los integrantes de su comunidad al poner a su alcance productos frescos orgánicos a precios asequibles.
Foto: Cortesía

Ser su propia jefa. Ese fue el sueño que siempre tuvo Patricia Carolina Orellana-White desde la infancia y que se fue acrecentando en los últimos años, tras casi tres décadas de experiencia en el manejo operativo de los supermercados.

Y fue finalmente el pasado 17 de mayo cuando la natural de El Salvador lo materializó con la apertura de su propio Grocery Outlet Bargain Market en el área de Inglewood, California, del cual es co-propietaria con su actual compañero de vida, Neason Gill, nacido y criado en Los Ángeles, quien tiene más de cinco años de experiencia en los negocios al por menor, de los cuales tres de ellos se desarrollaron en el área de las tiendas de comestibles.

Han pasado pocas semanas de la inauguración de su supermercado y Orellana-White todavía anda pellizcándose para saber si está bien despierta, viviendo la materialización de su sueño.

“Me parece mentira. A veces me despierto en las mañanas toda asustada, pensando si es una realidad el hecho de haber podido abrir mi propio negocio. Esto es un logro que me da orgullo como una mujer inmigrante que no alcanzó a concluir la educación secundaria”, dice con humildad quien a los 5 años de edad llegó con su madre y hermana a vivir en Inglewood, en la década de los 80, huyendo del conflicto armado interno que se liberaba en su país natal (1980- 1992).

Sacrificios, motivación y muchos años de trabajo

El logro que está viviendo Orellana-White “no ha sido nada fácil”. Tras él hay muchos sacrificios, entre ellos el haberse visto obligada a privarse de muchas actividades en la crianza de sus dos hijos (una hembra y un varón, hoy de 24 y 18 años, respectivamente) ante la necesidad de tener que trabajar el mayor número de horas posibles para mantener a su familia como madre soltera.

También le recuerda que detrás de ese logro existe un alto costo emocional: de niña le tocó ver como su padrastro, que era alcohólico, abusaba físicamente a su progenitora. Esto la llevó a ser en una niña callada y solitaria, que se juró a sí misma el ser una mujer económicamente independiente para ayudar a su madre y hermana a salir adelante.

Con esta motivación, a los 18 años dejó la escuela secundaria para empezar a trabajar como empacadora de comestibles en un supermercado. Este oficio lo ejecutó por unos seis meses porque rápidamente fue promovida a cajera. De ahí, pronto llegó a ser gerente, una posición que por sus grandes responsabilidades le consumía gran parte del tiempo, perdiéndose así muchos momentos importantes en el crecimiento de sus hijos, algo que difícilmente podía evitar ya que la unión matrimonial que tuvo en la década de sus 20 poco duró y, al igual que su mamá, se convirtió en una madre soltera.

“Mi mamá ha sido la mujer que más me ha inspirado e influenciado en la vida.”, resalta Orellana-White. “Ella es mi heroína. Me inculcó valores que considero muy valiosos, como la fortaleza, la aspiración y la persistencia, que me han ayudado a salir adelante”.

Estos valores, y en especial la fortaleza que aprendió de su madre, fueron los que más la motivaron para arriesgarse a ser propietaria de su propio negocio, al igual que los 30 años de experiencia que adquirió trabajando y ocupando el cargo de gerente en numerosas tiendas de varias cadenas de supermercados.

Hoy, como co-propietaria y operadora independiente de la tienda Grocery Outlet Bargain Market (ubicada sobre la Imperial Highway en Inglewood), Orellana-White proporciona empleo a 36 personas.

“Mis metas como propietaria de un supermercado que no pertenece a ninguna corporación ni grandes cadenas son las de tener un negocio éxito y proporcionar alimentos saludables a precios bajos [los Grocery Outlet se especializan en ofrecer productos orgánicos a bajo costo] a los integrantes de la comunidad donde crecí y resido”, resalta la entrevistada.

Fuera de esto, la visión de ambos co-propietarios es la de unirse a las organizaciones no lucrativas de esta comunidad para “enseñarle a los niños sobre la importancia de vivir saludable”. También se asociaron con la organización comunitaria ‘One For All’ de Inglewood, que se enfoca en ayudar a jóvenes necesitados.

Tras su experiencia, Orellana-White aconseja a otras mujeres que aspiran a tener su propio negocio a no dejarse llevar por el miedo y seguir con perseverancia sus sueños sin dejar que nadie o nada las desvíe ni limite en su gran capacidad de lograr lo que desean.

“El mundo está lleno de posibilidades interminables y mientras uno crea en sí mismo, se puede lograr cualquier cosa. Una de mis grandes dichas hoy es poder tener mi propia tienda, en mi propia comunidad y para el beneficio de mi comunidad. En realidad, todo esto ha sido la materialización de un sueño que fue bendecido por Dios”, concluye Orellana-White.