Los desaparecidos de Zacatecas

Familiares aseguran que van más de 1,000 desaparecidos, pero las autoridades reconocen menos de la mitad
Los desaparecidos de Zacatecas
Recuento de desaparecidos de Familias en Busca de una Esperanza Zacatecas

MEXICO.- Tienen rostro, historias. Merary Alvarado, Octavio Ortiz, Jazheel Castor, Cristian Caldera y otros cientos. De 19, 64, 43 años y más. Los labios delgados, gruesos, los ojos verdes, cafés, negros, 1.63, 1.70, 1.50, 1.72 metros de estatura. El cabello rubio, castaño, canoso; llevan tatuajes con líneas entrelazadas y nombres de seres queridos que hoy los buscan. O no.

En la región sur del estado de Zacatecas y sus alrededores, en Fresnillo, Villanueva, Río Grande, Guadalupe, Jerez… son pocas las personas ilesas, que no han sido tocadas por el crimen organizado, de caer entre balaceras, secuestros, extorsiones o desapariciones que hoy reconocen familiares que buscan a sus suyos a los padres, madres, abuelos, hijos que uno a uno suman  más de 1,000 de acuerdo a unos. Las autoridades reconocen 494.

Fue hasta hace poco que las víctimas  comentaron a organizarse para hablar de las desapariciones en el estado y aún con timidez: en la región que se disputan las células derivadas del cartel del Golfo y de los Zetas no se anda con juegos. Hay miedo. Pero el asunto ha llegado a tal punto que no puede ocultarse más.

Mujeres, uno de los principales blancos.
Mujeres, uno de los principales blancos.

El pasado 10 de mayo 70 madres en busca de 91 hijos que se concentran en el colectivo Familias en Busca de una Esperanza Zacatecas salieron a las calles por primera vez y aunque muy pocas de ellas hablaron con los medios de comunicación sentó un precedente.

Muchas de ellas ni siquiera dieron el rostro: portaban cubre bocas con mensajes tales como “¿dónde están?’’; otras,  sólo caminaban con la cabeza al frente, los ojos vidriosos, sin una palabra.

En el recuento de los ausentes hay de todo. Desde empresarios como Everardo Cabral  presidente de la Unión Ganadera Regional en Jerez, desapareció el 7 de junio de hace cuatro años cuando iba a pasear al centro de la ciudad; amas de casa, vendedores de discos piratas, estudiantes, taxistas, comerciantes, muchachas hermosas, padres de familia…

El caso más reciente fue de un panadero de nombre Francisco Javier quien iba a dejar un encargo en su coche por las calles de Fresnillo.

Al hijo de Guillermina Camacho, una de las madres que participó en la marcha del Día de las Madres, se lo llevaron cuando aún era un niño de 17 años, hoy es mayor de edad y ella lo espera. Día a día deja la puerta abierta para que Jorge Alberto Salinas entre sin problemas si vuelve inesperadamente y no hay nadie en casa. Ya no cree en la fiscalía del estado.

“Cuando recién se lo llevaron, hace año, iba diario en busca de noticias y luego cada mes, pero siempre dicen lo mismo: no se sabe nada’’.

 Fresnillo y sus alredededores, la zona más afectada

Fresnillo y sus alrededores, la zona más afectada

Después de las protestas en la capital del estado, el gobierno local reconoció el problema abiertamente y recibió el pliego petitorio de Familias en Busca de una Esperanza en Zacatecas que quiere el reconocimiento de las víctimas como titulares de derechos; un mecanismo de trabajo conjunto, la implementación de la Ley General en Materia de Desaparición y la creación de una Fiscalía Especializada.

“También necesitamos  un apoyo psicológico, no es fácil vivir esto, no es nada fácil, nada agradable. No vives desde el momento en que no encuentras a tu ser querido”, dijo una madre que omitió su nombre a la radio local.

Por ahora la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ) inició un programa para registrar a las personas desaparecidas en el estado mientras la Policía Federal recolecta ADN. 

La violencia en Zacatecas  se fue en escala desde hace al menos una década atrás. A finales de su sexenio, el presidente Felipe Calderón acusó al ex gobernador Ricardo Monreal de nexos con la delincuencia y hasta citó el número de averiguación que se integró en la PGR integró en 2009, pero no hay información sobre el desarrollo de la investigación.