Conversaciones en el lugar del trabajo

Temas que debes evitar de 9:00 a 5:00
Conversaciones en el lugar del trabajo
Evita los temas de política y religión, mientras trabajas.

Las horas de trabajo ocupan gran parte de nuestras vidas. Por lo menos ocho horas al día, 40 horas semanales y casi siete días al mes transcurren en la fábrica, la tienda o la oficina. Es de esperar que nuestros compañeros de trabajo se conviertan en nuestros amigos y confidentes. Pero, a diferencia de otras relaciones sociales, en este tipo de amistades pueden enredarse conflictos de interés que no sólo pueden perjudicar la relación, sino también poner en riesgo el empleo.

Expertos en temas laborales coinciden en la importancia de cuidar los temas que se tocan en el lugar de trabajo, especialmente si se trata de conversaciones casuales con compañeros a quienes no conocemos bien.

Compartimos algunos de los temas que es mejor evitar para conservar el empleo.

  • Chismes y secretos de otros compañeros. En ningún ámbito es recomendable involucrarse y diseminar rumores sobre otros. No sólo podrías estar perjudicando a uno de tus compañeros, sino que al hacerlo también estás perjudicando tu propia imagen. Evita también revelar información personal de clientes o de empleados de otros departamentos. Divulgar información confidencial es ilegal y puede poner en riesgo tu trabajo.
  • Críticas no-constructivas. Este tipo de comentarios no beneficia a nadie. Si notas que un amigo cometió un error, o que su desempeño no es lo esperado, piensa en soluciones que puedas compartir con ella o con él y háblalo de modo personal y confidencial. Criticar a los cuatro vientos el desempeño de otros, eventualmente puede volverse en tu contra.
  • Odio a mi supervisora. Más allá de la frustración que sientas en ese momento, nunca es una buena idea criticar a un gerente o supervisor. Si tu comentario llega a los oídos de Recursos Humanos, o de tu misma supervisora o gerente (y siempre llega), puede poner en riesgo tu empleo. Si sientes que tienes una queja válida, espera a retomar la calma y busca los canales legales para hacer oir tu voz.
  • Cometí un tremendo error. Nadie es perfecto y todos nos equivocamos aquí y allá. Y si bien es importante admitir nuestras fallas, para poder corregirlas y aprender de la situación, no es necesario anunciarlo a los cuatro vientos. En todo tipo de trabajo existe la competencia y nunca sabes si un compañero tratará de usar dicha información en tu contra.
  • Política y religión. En los momentos en que vivimos, la sociedad pareciera estar más polarizada que nunca en cuestiones políticas. Un comentario que en otro momento podría parecer inocente , puede llegar a causar reacciones extremas y causar discordia en el lugar del trabajo. El resultado puede ser peor aún si tu supervisora o gerente no comparte tu ideología política.  La religión es otro tema delicado que es mejor evitar de 9 a 5. Trata de ser sensible en relación a las creencias espirituales de tus compañeros y evita discutir temas religiosos.