Preguntas que debes hacer antes de aceptar un empleo

Preguntas que debes hacer antes de aceptar un empleo
Antes de aceptar una oferta de trabajo, considera los siguientes aspectos.

Pocas noticias son tan gratificantes como la de recibir una oferta de empleo.

Luego de meses de enviar curriculums y cartas de presentación y de asistir a incontables entrevistas de trabajo, finalmente recibes una oferta laboral. Y si bien la primera reacción es aceptarla de inmediato, existen consideraciones importantes que debes evaluar, antes de confirmar tu aceptación.

  • Sueldo. Si bien la paga no es el único aspecto que debes considerar, es un elemento determinante a la hora de aceptar una posición. Para informarte sobre cuál es el pago promedio para cada tipo de trabajo puedes consultar en la internet en sitios como www.glassdoor.com, que ofrecen información sobre los salarios promedio de cada industria.
  • Distancia. ¿Tienes planeado manejar cada día? ¿Existen medios de transporte públicos accesibles? ¿Cuánto tiempo te llevará manejar en horas de tráfico pesado? Una manera práctica de determinar cuánto tiempo te tomará llegar al trabajo es manejar a la hora que coincida con tu horario de empleo, antes de aceptar la posición. Si el tráfico implica más de una hora de ida o de vuelta, y termina sumando más de 10 horas semanales, o dos días de manejo al mes, quizás no valga la pena aceptarlo. La cercanía, por otro lado, es una ventaja de peso a la hora de decidir.
  • Beneficios. Quizás el sueldo no sea muy alto, o la distancia no sea la ideal, pero si la empresa te ofrece buenos beneficios, que incluyan seguro médico, tiempo libre, o 401(k), entre muchos otros, estos pueden compensar por otras carencias y ayudar en la decisión.
  • Crecimiento profesional. Muchos empleos pueden parecer atractivos, pero no ofrecen oportunidades de crecimiento. Antes de aceptar una oferta laboral, considera si se trata de una empresa próspera y en crecimiento, o una compañía en crisis, cuyo personal disminuye regularmente. ¿Existen oportunidades de promociones? ¿Será beneficial para tu carrera? ¿Puedes aprender nuevas habilidades o es un callejón sin salida que terminará perjudicando tu crecimiento profesional?
  • Cultura empresarial. El ambiente laboral es un aspecto que no siempre es considerado y sin embargo es determinante en la satisfacción laboral. Un ejemplo de cultura empresarial puede ser el código de vestimenta. Si te sientes incómodo vistiendo traje y corbata todos los días, al cabo de unos meses podrías terminar odiando tu trabajo. ¿Prefieres un ambiente más informal? ¿Necesitas trabajar al aire libre, o puedes pasar ocho horas sentado en un cubículo bajo luz artificial? Si bien pueden parecer aspectos simples, con el paso del tiempo, determinarán tu satisfacción y desempeño laboral.
  • Un paso al frente, al costado o hacia atrás. Si al momento de recibir la oferta laboral aún estás empleado, debes considerar los pros y los contras de cambiar de empresa. ¿Cuáles son los motivos que te llevaron en primer lugar a buscar un nuevo empleo? Haz una lista con las ventajas y desventajas de quedarte dónde estás y empezar un nuevo trabajo.