Secretos para lograr un cuerpo irresistible de manera sana

La coach Ingrid Macher ofrece algunos tips que funcionan para bajar de peso de forma saludable
Secretos para lograr un cuerpo irresistible de manera sana
Ingrid Marcher sostiene que par un cuerpo irresistible hay que seguir un plan nutricional que ayude a bajar de peso de manera saluldable.
Foto: Cortesía

Tras encarar recientemente un cáncer de mama, la experta en nutrición holística y entrenamiento corporal Ingrid Macher está convencida que más que hacer dietas para tener un cuerpo irresistible, bien marcado con curvas, hay que optar por una nutrición que conduzca a la pérdida de peso, pero de forma saludable.

Y este mensaje lo proclama en cada una de las páginas de su nuevo libro, “Irresistible y sana” (abril 2018, Penguin Random House), en el que motiva a los pasaditos de peso a dejar a un lado toda excusa para empezar a cuidar no solo el cuerpo sino también el alma, porque “cuando tenemos un alma sana, tendremos un cuerpo sano”.

De acuerdo con Marcher, para empezar a adelgazar hay que estar muy atentos a la voz del cuerpo para identificar los síntomas de ciertos malestares comunes que aquejan a las mujeres y alteran su peso. Dentro de esos malestares —ella dice— se encuentran: los problemas de la tiroides, la hinchazón, la retención de líquidos, la cándida y el estreñimiento.

En el caso de los problemas hormonales o de tiroides, la experta asegura que la primera señal está en empezar a experimentar cambios en el cuerpo.

“Cuando a pesar de seguir la misma alimentación y rutina de ejercicios empezamos a engordar, incluso cuando siempre hemos sido mujeres delgadas. Otras indicaciones son que las manos se te comienzan a poner frías, el cabello se te empieza a caer o incluso te sientes constantemente con cansancio. Al experimentar estos síntomas es necesario ir inmediatamente al doctor para poder diagnosticar que es lo que está pasando y poder conseguir una solución”, detalla la nacida en Colombia y residente en el sur de la Florida.

Un NO a las dietas

Marcher sostiene (en el primer capítulo de su nuevo libro) que las dietas no funcionan para bajar de peso por el famoso “efecto rebote” que, por lo regular, provoca que a pocos días o semanas de haberlas terminado se vuelva a ganar con rapidez las libras que se perdieron y a veces hasta muchas más de las que se tenían.

“El mayor problema de las dietas es que tu cuerpo se adapta a los cambios con rapidez, de modo que si llevas una en la que no varías los alimentos, tu cuerpo se estanca y deja de adelgazar. Si suprimes completamente algunos nutrientes o consumes muy pocas calorías, produces una reacción en el cuerpo, que se prepara para la supervivencia y comienza a trabajar al mínimo de revoluciones”, resalta la autora del bestseller “De gordita a mamacita”.

“Cuando dejas la dieta y comienzas a comer nuevamente como antes, tu cuerpo deja de gastar las reservas como cuando estabas ‘en modo dieta’ y comienza a almacenar nuevas reservas [de grasa] para cuando haya nuevamente escasez. Además, cada vez que haces una dieta más estricta, también sientes más hambre, lo que te impulsa a comer porciones más grandes y a tener más antojos cuando te permites comer libremente de nuevo”, especifica la experta.

Un sí al jugo verde

Para una buena rutina nutricional en el objetivo de bajar de peso de forma saludable, Marcher apuesta por la ingesta diaria de un jugo o licuado verde en horas de la mañana.

“La propuesta del jugo verde la hago porque la mayoría de las personas tienen una deficiencia de frutas y vegetales en su alimentación. El plato del latino esta mayoritariamente, y me atrevería a decir que quizás hasta un 90%, basado en carbohidratos. Así que con #IMRetoVerde estoy invitando a las mujeres a que incluyan un jugo verde en las mañanas para llenarse de energía y obtener todos los beneficios que ofrecen las frutas y vegetales”.

Y para aprovechar al máximo los beneficios de los jugos verdes sin ninguna molestia estomacal, la experta en nutrición holística dice que lo más importante es salir del concepto de que puedes ponerles cualquier vegetal, fruta o especia.

“Por ejemplo, [al jugo verde] no puedes ponerle brócoli porque te va a causar gases, o repollo porque inflama la barriga o arúgula, que es muy amarga… Una buena base para los jugos verdes son las espinacas, las coles rizadas [kale] y la acelga. Unas buenas opciones para darle un rico sabor son el jengibre, el limón, la piña y la toronja”, resalta Marcher.

La ingesta del jugo verde en horas de la mañana proporciona energía y nutrición. /Shutterstock

Agua con sabor

Como parte de la rutina alimenticia para bajar de peso, la entrenadora corporal también apuesta por tomar a diario los ocho vasos (de ocho onzas) requeridos, pero de una manera divertida.

“Algo tan sencillo como añadirle diferentes ingredientes como la menta, el jengibre, las frutas rojas, las frutas cítricas —como la naranja, toronja y limón—, puede darle un rico sabor y color a un vaso de agua. O incluso un truco tan sencillo como usar la cáscara de la piña para hacer agua. También, un toque de pimienta cayena ayuda a que esta bebida tenga un efecto diurético y adicionalmente acelere el metabolismo. Se trata de ser creativa y de sacar el mayor provecho de los ingredientes que ya se tienen en la cocina”, resalta Marcher.

Los frutos rojos y verdes sirven para ponerle al agua un sabor divertido. /Shutterstock