Tips para enseñarles a los hijos el valor del autocuidado

Psicoterapeuta explica por qué es importante que los niños aprendan a cuidar de su salud física y emocional desde temprana edad
Tips para enseñarles a los hijos el valor del autocuidado
Los menores que aprenden desde temprano a autocuidarse tienen una alta capacidad de automotivación, algo que les ayuda a cumplir con sus obligaciones familiares y académicas sin tener que pedírselo.
Foto: Shutterstock

El autocuidado implica el realizar acciones concretas para el buen desarrollo físico y emocional, tales como hacer ejercicio, comer y dormir bien, tener una buena higiene personal y el rodearse de personas que los valoren. Los niños que aplican el autocuidado tienden a tener buena salud física, mental y emocional.

“Los padres son los primeros maestros de los hijos y el enseñarles el valor del autocuidado es fundamental para su buena salud física y emocional, pues este nos permite tener vidas íntegras y más felices. El autocuidado es una parte importante en el desarrollo de un niño, ya que es uno de los  ‘escalones’ hacia su independencia y autonomía”, dice Anabel Castrezana, psicoterapeuta vinculada a  Kaiser Permanente, Santa Ana, California.

Un niño que aprenden cómo cuidarse a sí mismo desarrolla también una buena autoestima, algo que le ayudará a tomar buenas decisiones y enfrentar los retos de la vida sin tener que depender de los demás, según ahonda la experta.

Cómo trasmitirles los buenos hábitos

Y para inculcar estos buenos hábitos, la psicoterapeuta ofrece las siguientes pautas:

1. Ser un modelo a seguir

Los hijos aprenden más con el ejemplo que con las palabras, así que fuera de hablarles a cerca de la importancia del autocuidado, los padres deben demostrárselo con la práctica diaria de buenos hábitos que ayudan a tener una buen salud física y mental.

Los padres deben trasmitir los buenos hábitos, como los alimenticios, con el ejemplo. /Shutterstock

2. Enseñarles a cuidar de su salud física

“Este es uno de los aspectos más importantes del autocuidado”, dice Castrezana. “Y para lograrlo es importante fomentar la práctica de los buenos hábitos, explicándoles la importancia de ir al doctor, comer y dormir bien y establecer una rutina de ejercicios que ayude al mantenimiento de la buena salud y el equilibrio”.

La enseñanza de las actividades del cuidado personal —como lavarse los dientes, asearse, cuidarse el cabello y la imagen personal— trae a largo plazo impactos positivos en el menor cuando estas se convierten en hábitos.

Dentro de estas enseñanzas también está el explicarles porqué se deben usar los equipos de seguridad cuando van de pasajeros dentro de un auto; montan bicicleta, patines o patinetas; así como porqué deben alejarse de situaciones o personas que pueden hacerles daño.

Enseñarles cómo lavarse los dientes es una de las tareas obligatorias en el desarrollo del autocuidado. /Shutterstock

3. Divertirse juntos

El jugar, divertirse y reír juntos es una excelente manera de crear los lazos de conexión entre padres e hijos y descubrir qué tipo de actividades realmente les gustan. Igualmente permite orientar o modificar un mal comportamiento cuando el menor no siempre gana, desea ser el primero en todo, se siente cansado o mal humorado.

“En este punto, es importante que los padres estén completamente presentes en los momentos de diversión que tienen con sus hijos, centrándose en la actividad y la experiencia de estar compartiendo su tiempo con ellos”, resalta Castrezana.

Jugar con los menores permite disfrutar de un momento de esparcimiento, conocer sus gustos y edificar conexión. /Shutterstock

4. Enseñarles a ser resilientes para cuidar de su salud emocional

Modelar una perspectiva positiva sobre sí mismos, fomentar la confianza propia y enseñarles cómo controlar sus emociones son otros de los puntos clave en el desarrollo del valor del autocuidado mental y emocional en los menores.

“Enseñarles a fijarse metas y trabajar arduamente para cumplirlas es un hábito que le servirá para el resto de la  vida, los ayudará a ser exitosos en todas las cosas que se propongan”, asegura la psicoterapeuta. “Mientras que el enseñarles a ver los desafíos de la vida como una oportunidad para el aprendizaje, los ayudará a incrementar su resiliencia y controlar sus emociones”.

Los menores que aprenden a desarrollar la resiliencia son optimistas y se sienten seguros de sí mismos. /Shutterstock

5. Disfrutar con ellos al aire libre

Uno de los buenos hábitos del autocuidado de la salud mental y emocional es salir de casa para disfrutar del aire libre cuando se está estresado.

“El salir al aire libre con los hijos no solo proporciona los beneficios de la luz natural y el aire fresco, sino que también ofrece la oportunidad de enseñarles que cuándo se está estresado es necesario cambiar del ambiente para calmase y encontrar el sentido del equilibrio, algo que es bueno para la salud mental y emocional”, explica Castrezana.

Acciones tan simples como ir al parque, dar una caminata o acostarse sobre el césped para contemplar las nubes y preguntarles qué forma de las cosas que conocen descubren en ellas, sirven para transmitirles el buen hábito de encontrar formas saludables para la relajación mental y emocional.

Con acciones tan sencillas como el acostarse sobre el césped para contemplar las nubes se les enseña buenos hábitos para la relajación y el cuidado de la salud mental y emocional. /Shutterstock

Beneficios del valor del autocuidado

De acuerdo con la psicoterapeuta Anabel Castrezana, estos son los beneficios de un niño que aprende a cuidar de sí mismo:

  • Goza de mejor salud
  • Tiende a ser un mejor estudiante
  • Tiende a desarrollar una autoestima saludable
  • Sabe pedir ayuda cuando la necesita
  • Aprende a ser resiliente
  • Tiene una alta capacidad de automotivación, algo que le ayuda a cumplir con sus obligaciones familiares y académicas sin tener que pedírselo
  • Es sociable y sabe convivir con los demás
  • Domina la buena comunicación
  • Sabe controlar sus impulsos y emociones
  • Es generoso y le gusta hacer cosas por los demás
  •  Es independiente
  • Cuenta con las habilidades para manejar el estrés de manera saludable y efectiva