Designan a Michael Moore como jefe del LAPD

Alcalde Garcetti deja escapar la oportunidad de nombrar al primer latino como jefe de la policía de Los Ángeles

Michael Moore, un veterano del Departamento de la Policía de Los Ángeles (LAPD), a cargo de la oficina de operaciones, fue designado jefe de la agencia por el alcalde Eric Garcetti.

Garcetti dijo que los tres finalistas: Michael Moore, el subjefe Robert Arcos y el jefe de la policía de San Francisco, Bill Scott, quien sirvió 20 años al LAPD, son excepcionales en la aplicación de la justicia. Pero recalcó que después de una cuidadosa consideración, se siente orgulloso de escoger a Moore por “su experiencia, su liderazgo en Rampart y otras posiciones y su conocimiento de la comunidad inmigrante”.

Michel Moore y el alcalde Eric Garcetti se abrazan durante el anuncio. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“El LAPD no es una dirección de inmigración, sino un departamento de la comunidad y de los vecindarios”, dijo en español el alcalde Garcetti.

Agregó que Moore es el líder correcto para acelerar el progreso alcanzado para disminuir el crimen, profundizar la confianza entre policías y las comunidades y mejorar las condiciones de los agentes. “Su liderazgo fortalecerá al departamento considerado la estrella norte de las policías a nivel mundial”, enfatizó.

Moore se comprometió a defender la dignidad de cada angelino independientemente de su estatus migratorio. “Eso no es un asunto que nos importa. Queremos que tengan confianza y fe en nosotros, en especial en las comunidades de color. Nuestro trabajo es la seguridad pública”, señaló.

El recién designado jefe de la policía reveló que se sintió muy honrado, más allá de cualquier descripción, cuando el alcalde lo llamó para decirle que él sería el nuevo jefe de la policía angelina. “El alcalde tiene expectativas tremendas y yo quiero cumplirlas. Quiero revisar qué podemos hacer mejor”, indicó.

Larga trayectoria en el LAPD

Moore con más de 35 años de experiencia, reemplazará al saliente jefe del LAPD Charlie Beck que se retirará del cargo el 27 de junio. Prácticamente era el brazo derecho del jefe Beck.

 

Michel Moore se dirige a los medios durante la presentación en la Alcaldía. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Moore se unió al LAPD en 1981 cuando tenía 21 años. Comenzó como patrullero de policía. Ha sido agente, detective, sargento y teniente. Fue promovido a capitán en 1998. Uno de sus principales tareas fue asumir la comandancia de la División Rampart después del arresto del agente Rafael Pérez quien se involucró en un escándalo de corrupción por robar cocaína reservada como evidencia, así como por hurtar otras drogas de sospechosos.

En 2002 lo ascendieron a comandante y lo comisionaron al Buró de Operaciones del Valle. En 2004, fue ascendido al cargo de subjefe del Buró de Operaciones del Oeste. En 2010 se convirtió en director de la Oficina de Operativos Especiales. Se encargaba de revisar el Departamento de Contraterrorismo.

En 2015, lo nombraron director de la Oficina de Servicios Administrativos. En 2016 se convirtió en director de la Oficina de Operativos que vigila los cuatro burós que comprende la ciudad.

A lo largo de su carrera, Moore se fue identificando como un jefe enfocado en las estadísticas y muy cuidadoso.

El subjefe Moore estudió en la Universidad de Redlands, donde se graduó en negocios y administración en 1993. En 1999, obtuvo una maestría en administración de negocios.

Se ha distinguido por promover un estilo policiaco orientado en estrategias inteligentes de alianza con la comunidad así como con varios miembros del sistema criminal de justicia.

Origen hispano

Moore se identifica como hispano, ya que su padre nació en España. Dijo que sus orígenes eran humildes.

El padre de Moore fue un inmigrante vasco que en busca de trabajo, mudó muchas veces a su familia en Estados Unidos. Nació en Porterville, California, pero se graduó de la secundaria en Conway, Arkansas. Su padre dejó a su madre y cuando ésta se casó, su padrastro le recomendó quitarse el apellido Sanchotena de su padre. Cuando su madre terminó la relación con su padrastro, regresaron a California.

Quiso entrar al LAPD porque quería hacer una diferencia. “Ninguna otra profesión me hubiera dado tantas recompensas como ésta”, reconoció.

 

Moore debe ser confirmado por el Concilio Municipal. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Si embargo, el alcalde Garcetti dejó pasar la oportunidad de hacer historia al no nombrar al subjefe policiaco Robert Arcos, quien habría sido el primer jefe latino de la Policía de Los Ángeles. Arcos estuvo en la lista de los tres candidatos finales para dirigir el LAPD.

“No tengo duda de que el subjefe Arcos llegará a ser jefe de policía de ésta o cualquier otra ciudad. Es cuestión de tiempo”, dijo el edil y aclaró que no tomó en cuenta el factor demográfico para escoger al nuevo jefe.

El siguiente paso

El concejal Gil Cedillo dijo que el anuncio del alcalde es el primer paso en el proceso de selección del jefe del LAPD. “Ahora avanzaremos a la consideración del Concejo Angelino. Tendremos un proceso de selección riguroso con mis compañeros para asegurar que el liderazgo de la ciudad y la policía, refleje lo mejor de lo que es nuestra ciudad y lo puede ser”, dijo.

Añadió que el nuevo jefe de la policía debe atender los desafíos en alianza con la comunidad y los líderes cívicos. “Estamos viviendo tiempos de prueba, momentos en que la administración Trump ha declarado la guerra a nuestras comunidades inmigrantes”, dijo.

Pero también expresó que debe haber mayor revisión de los agentes en “tiempos en los que los clientes afroamericanos son arrestados en Starbucks, cuando a los consumidores gays se les niega el servicio en una pastelería, cuando los ciudadanos son amenazados con ser reportados al ICE por hablar español, cuando 31,516 residentes duermen en las calles de Los Ángeles en cualquier noche y cuando los acosamos con la policía en lugar de darle una casa”.