Reforma de impuestos beneficia solo al 1% de los ricos: Betty Yee

La contralora se encamina a un segundo mandato consecutivo como fiscal de la economía de California
Reforma de impuestos beneficia solo al 1% de los ricos: Betty Yee
Betty Yee busca reelegirse como contralora estatal. (FAcebook)

Más de tres décadas de experiencia en el servicio público, una mujer sin miedo a hablar de los temas difíciles y hacer las preguntas difíciles a los políticos para encontrar soluciones son las características que describen la personalidad de Betty Yee, la actual contralora estatal, quien busca la reelección al cargo.

La historia de transparencia fiscal de Yee se resume en su liderazgo como defensora de los consumidores de California, donde su disciplina la hacen guardián independiente de los asuntos fiscales del estado desde 2014, cuando obtuvo el 54% de los votos.

Uno de sus mayores éxitos, sin embargo, ha sido su diligencia, al lado de su equipo de trabajo, en la creación de organismos y programas estatales y locales para identificar malgasto del dinero, fraude o abuso de los fondos públicos y poner de relieve los controles internos débiles que deben abordarse, incluyendo las
auditorías de las ciudades y organizaciones regionales que enfrentan acusaciones de malversación de fondos y corrupción.

“Durante mi gestión como contralora, mi equipo de auditoría ha descubierto más de $4,000 millones en fondos públicos que se han dirigido a usos no permitidos”, dijo Yee a La Opinion. “Desde que asumí el cargo he construido una base sólida para la gestión financiera experimentada y que la supervisión fiscal sea eficiente,
transparente y consistente con las expectativas del público”.

De hecho, ella ha liberado en forma oportuna las cuentas anuales de California, ganando premios por su precisión, lo que indica que la finalización anual de cada año fiscal presenta una posición positiva y una contabilidad adecuada de los recursos fiscales del estado.

“Betty representa liderazgo, visión y ética para la gente de California”, opinó Angie Wei, directora legislative de la Federación Laboral de California, AFL-CIO. “Es una guardiana integra del dinero público”.

Plan de impuestos de Trump beneficia a los más ricos

Por su forma directa de decir las cosas, Betty Yee definió el plan de impuestos del presidente Donald Trump como el resultado de un trato injusto para los contribuyentes de California, “debido a nuestros altos valores de la propiedad, beneficiando a los californianos ricos, proporcionando una gran reducción de
impuestos para las grandes corporaciones y exacerbando así la desigualdad” en la nación.

Miles cuestionan al presidente de EEUU y exigen que publique sus impuestos. Stephanie Keith/Getty Images

La experta fiscal mostró sus mayores preocupaciones sobre el plan de impuestos del presidente Trump y dijo: “El plan no dio consideración a programas como el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo que fomenta el trabajo y proporciona apoyo financiero significativo para las familias trabajadoras de bajos ingresos. En su lugar, el plan de Trump beneficia desproporcionadamente a los ricos y las corporaciones”.

Otra de sus preocupaciones es cómo estaban destinados los recortes de impuestos a las corporaciones para invertir en sus empresas, y el aumento de los salarios a los empleados. En cambio, las empresas están pagando bonos de una sola vez a los trabajadores y las compañías se dedican a la recompra corporativa en beneficio de sus accionistas.

“Para evitar las consecuencias negativas del plan de impuestos, el Congreso debería aprobar cambios en el plan que acumula beneficios directamente a las familias trabajadoras de medianos y bajos ingresos”, dijo Yee. “Esto significa que las personas pueden ejercer presión para tales cambios, pero lo más importante, trabajar
para elegir a los miembros del Congreso que pueden abarcar la equidad fiscal para las familias trabajadoras”.

Considera que los cambios fiscales del presidente Trump son “más generalizados” que los del expresidente George W. Bush. Sin embargo, aunque ambos ayudan más al 1% de los ricos, los efectos distributivos de los recortes fiscales de Bush se extendieron de manera más amplia, en beneficio de la clase media mucho más que el plan de Trump.

“Además, es probable que la administración Trump pague por el plan de impuestos, mediante recortes a los programas en el orden de $1,500 millones de dólares, incluidos posibles recortes a Medicaid, Medicare, asistencia para la vivienda y otros programas que exacerben los impactos negativos en las personas de bajos
ingresos y los pobres californianos”, dijo Yee a La Opinión. “Los recortes de impuestos de Bush fueron financiados con préstamos que resultaron en el aumento del déficit federal en más de $5 trillones de dólares.

La candidata a contralora del estado añadió que con estos cambios fiscales, aunque la administración Trump promovió el plan de impuestos como una reforma fiscal, “no hace nada para reducir las brechas de desigualdad”.

“Los californianos tienen buenas razones para temer las consecuencias de los cambios impuestos”, expresó Yee. “En gran parte pueden ser las poblaciones marginadas y pobres que dependen de la ayuda pública como Medi-Cal o asistencia para la vivienda, y otros”.

Por ello, dijo que desde su posición lucharía contra la desigualdad que agravaría la brecha entre ricos y pobres.

Los otros aspirantes al puesto de contralor son Konstantinos Roditis y Mary Lou Finley.