6 razones por las que no se invitan a niños a una boda

No te lo tomes personal. Los novios también están pensando en hacerte un bien
6 razones por las que no se invitan a niños a una boda
Hay razones poderosas por las que es mejor no llevar niños a una boda.
Foto: Shutterstock

Seguramente te ha pasado que, de tu grupo de amigas, tú fuiste la primera en dar los siguientes pasos para casarte o irte a vivir con tu pareja y ahora, disfrutas como nadie de la maternidad y no entiendes por qué ellas no logran comprender lo importante que son los hijos.

Puedes ser muy unida con tus amigas o con algunas mujeres de tu familia, una relación que se pone en “peligro” cuando alguna de ellas se va a casar, pues es muy probable que en la invitación que le harán llegar a sus allegados vendrá la pequeña leyenda que dice “no niños”.

¿Por qué no quiere que ella lleve a mi hijo a su boda? Es la pregunta que todas las mujeres se hacen, cometiendo el error de tomarlo, primero, como algo personal.

Si has vivido algo similar, lo primero que debes saber que no es por ti o por tus hijos, simplemente es que una boda no es el mejor sitio para tener a un grupo de niños corriendo de un lado para otro, y también, es muy probable que para ellos, no sea el sitio más divertido del mundo.

En seguida, te decimos algunos de los principales motivos por el que una novia prefiere no tener niños en su boda (y no es porque no los quiera).

1. Son un gasto extra

Organizar una boda requiere algo de dinero y la mayoría de los sitios o salones en donde se celebran cobran una cuota especial para niños, la cual incluye su plato, comida que muchas veces ni siquiera se comen.

2. Los novios suelen tener mucha familia

Esto se traduce a un mayor gasto para celebrar la boda, por ello, los novios tienen que elegir muy bien a quienes quieran que estén ese día, que tengan un significado especial en sus vidas y que para ellos, también es un día sumamente especial.

3. Quieren que todos los invitados disfruten realmente de la boda

Si tienes niños, te es familiar en que en algún momento del día se le ocurra hacer un berrinche monumental, lo cual provoca que pongas toda tu atención en él. Aunque no lo creas, la novia desee que al igual que ella, todos sus invitados se la pasen fenomenal, lo que implica bailar y beber, cosa que no podrías hacer si llevas a tu bebé.

4. Una boda es una fiesta de adultos

En una boda suele haber alcohol (y mucho), por lo que es muy probable que puedas llegar a tomar unas copas de más que te impidan cuidar a tu hijo como se debe. Incluso, podrían presentarse escenas “no aptas para menores”.

5. Los novios no quieren que sus invitados gasten mucho para asistir a su boda

En ocasiones, los novios eligen celebrar su boda en un sitio que no es la ciudad en la que radican, lo cual ya implica un gasto extra para sus invitados. Además de tener que pagar hospedaje, a lo mejor estás pensando en contratar a una niñera para que cuide de tu hijo, lo cual se traduce a gastar más, cantidad que quizá podrías emplear para hacer un buen regalo a los novios.

6. Entienden si no puedes ir a su boda por cuidar a tus hijos

Si crees que tu amistad acabará con la novia por elegir quedarte en casa a cuidar a tus pequeños, ni lo pienses. Seguro encontrarán un mejor momento para celebrar.