Los Ángeles no tiene un plan para reducir las brechas en el rendimiento de estudiantes de bajos recursos

El sistema escolar de Los Ángeles recibe aproximadamente mil millones de dólares en nuevos fondos cada año para ayudar a los estudiantes desfavorecidos bajo la reforma del gobernador Brown firmada en 2013
Los Ángeles no tiene un plan para reducir las brechas en el rendimiento de estudiantes de bajos recursos

A cinco años de que el gobernador Jerry Brown transfiriera miles de millones de dólares a los distritos que sirven grandes cantidades de estudiantes de bajos recursos, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) ha hecho muy poco para financiar progresivamente a las escuelas más necesitadas, según un estudio de la Universidad de California, Berkeley difundido esta semana.

El reporte “Progreso en las escuelas de Los Ángeles: rigor, imparcialidad y participación de las familias” reveló que el gasto por alumno en Los Ángeles ha aumentado en dos quintas partes desde la Gran Recesión. Pero los dólares a menudo se distribuyen de manera uniforme entre las escuelas de bajos ingresos y de clase media, contrarrestando la prioridad de Sacramento de reducir las disparidades raciales y económicas en el rendimiento de los alumnos.

“La intención de la Fórmula de Financiamiento de Control Local fue asegurar que las escuelas que prestan servicios a nuestros estudiantes más vulnerables reciban fondos adicionales para apoyar el aprendizaje académico y de enriquecimiento”, dijo Elise Buik, Presidente y CEO de United Way of Greater Los Angeles. “Este informe destaca que esto no está sucediendo, y los estudiantes están batallando como resultado. Es hora de que nuestros líderes educativos en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) inviertan estratégica y equitativamente para cerrar las brechas de oportunidad para todos los estudiantes”.

Muchos dólares, poca efectividad

El sistema escolar de Los Ángeles recibe aproximadamente mil millones de dólares en nuevos fondos cada año para ayudar a los estudiantes desfavorecidos bajo la reforma del gobernador Brown firmada en 2013.

El nuevo informe sugiere que los funcionarios de educación pueden no estar cumpliendo con su obligación legal de enfocar estos nuevos dólares en los alumnos que generan esta nueva financiación.

LAUSD llegó a un acuerdo de 151 millones de dólares con la Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) el pasado otoño para dirigir fondos adicionales a las escuelas con mayores necesidades. La junta escolar de LAUSD acordó utilizar una nueva “fórmula de equidad” en abril, dirigiendo otros 25 millones de dólares a las escuelas que sirven a altas concentraciones de estudiantes de bajos recursos.

El superintendente Austin Beutner, le dijo al New York Times en abril que “todos los recursos que necesitan ir a las comunidades más necesitadas no están llegando allí”. El nuevo informe señala reformas fiscales que Beutner podría seguir.

Los hallazgos del reporte de Berkeley muestran que “L.A. tiene un largo camino por recorrer antes de distribuir los dólares en forma justa a las escuelas”, dijo Nadia Funn, directora ejecutiva de Alliance for a Better Community y miembro de CLASS Coalition. “Nos esforzamos por arrojar una luz brillante sobre los pasos dados, y las acciones adicionales necesarias, a lo largo de este camino esencial”.

Por su parte, la presidenta de la junta directiva de LAUSD, Mónica Garcia, reconoció que en áreas como el este y el centro de Los Ángeles hay muchas zonas de concentración de alta necesidad que todavía no sienten el apoyo económico.

“No hay suficientes dólares para la educación en California y esperamos que nuestro próximo gobernador haga algo diferente. El modo en que los distritos dan los dólares no esta basado en equidad”, dijo García.

Ella recalcó que para un progreso se necesita trabajar unidos. “Es el dinero, son personas, los recursos humanos y las políticas del distrito, todo junto”, dijo García. “No es solamente decir, ‘LA Unified tu no lo hiciste bien’ pero más bien, ‘LA Unified seguimos cambiando la situación y organización para que haya más rendimiento académico y más equidad de oportunidad en el sistema’”.