“¡No soy un criminal!”, clama restaurantero y líder comunitario en manos de ICE

Responsabiliza al gobierno mexicano de que ICE lo haya detenido

El líder comunitario y restaurantero Miguel Araujo culpó al gobierno mexicano de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) lo haya arrestado y le hayan dado orden de deportación a México.

“Me acusan de haber conspirado con mi hermano para matar a una persona en México en 2003 sin aportar evidencias serias”, dice el inmigrante indocumentado.

“Me siento desprotegido. Estoy tirado. Pero yo no soy ningún criminal. Fui drogadicto en mi juventud. Me regeneré. Yo nunca he tenido conocimiento de un crimen en México”, sostuvo en una entrevista telefónica desde la prisión de migración Cosumnes River en Sacramento donde se encuentra detenido desde diciembre.

No tiene empacho en decir que su detención obedece a una venganza de algunos cónsules de México en San Francisco por haber sido muy crítico e irreverente contra ellos.

“Hasta mi familia me ha abandonado porque me advirtieron muchas veces que no criticara al gobierno mexicano ni anduviera en la grilla”, dice.

Miguel Araujo detenido por ICE desde diciembre, es captado en esta imagen cuando cabildeaba en Sacramento por las licencias de manejo para los indocumentados.
Miguel Araujo detenido por ICE desde diciembre, es captado en esta imagen cuando cabildeaba en Sacramento por las licencias de manejo para los indocumentados. Lo escucha el asambleísta demócrata Manuel Pérez.

Según dijo su abogada, Alisson Dixon, las autoridades migratorias le cerraron a Araujo su caso administrativamente en 2016.

Pero de repente en 2017, el gobierno mexicano revivió una orden de arresto para la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) de hace 12 o 13 años. El ICE fue y detuvo a Araujo.

“No sabemos por qué revivieron esa orden de arresto tantos años después”, señaló Dixon.

Araujo por muchos años ha sido un líder comunitario muy controversial y puntiagudo. No se ha medido en sus críticas contra el gobierno de México y específicamente contra el Consulado de México en San Francisco.

Cabildeó durante años por las licencias de manejo para los indocumentados en Sacramento y participó en marchas y mítines a favor de este documento y otros temas relacionados con los inmigrantes.

Miguel Araujo se encuentra en Sacramento al salir de un día de cabildeo con Sergio García el primer indocumentado en recibir una licencia para ejercer como abogado.
Miguel Araujo se encuentra en Sacramento al salir de un día de cabildeo con Sergio García el primer indocumentado en recibir una licencia para ejercer como abogado.

Durante varios años tuvo un programa de radio donde siempre atacó y cuestionó severamente al gobierno mexicano.

En Michoacán, México también fue un crítico acérrimo de los gobiernos del PRI, el partido que por más tiempo ha gobernado México.

La abogada Dixon dijo que el juez de migración no quiso tomar en cuenta los argumentos de Araujo de que la orden de arresto emitida por el gobierno de México para la Interpol, tendría que ver con los duros y continuos señalamientos.

Reveló que durante la audiencia con el juez de migración en mayo, éste ordenó la deportación de Araujo. Sin embargo, la abogada Dixon solicitó una revisión a la Junta de Apelaciones de Migración para que suspendan la orden de deportación del juez.

“Es difícil pero no imposible. En el pasado, la Junta de Apelaciones de Migración ha simpatizado con Araujo”, dijo la abogada quien espera, en no más de seis meses, recibir respuesta favorable para que su cliente sea liberado.

Araujo se encuentra detenido en las instalaciones carcelarias Cosumnes River que ICE tiene en Sacramento.

Miguel Araujo junto a un grupo de residentes de la península de San Francisco en una visita a Sacramento.
Miguel Araujo junto a un grupo de residentes de la península de San Francisco en una visita a Sacramento.

“Nos tienen en el hoyo desde hace dos semanas que porque están arreglando la cárcel”, dijo Araujo desde la cárcel migratoria.

Como consecuencia de tantos meses de encierro, dice que las presiones económicas han obligado a sus hijos a poner en venta su negocio. “No les ha quedado otra. Lo peor es que a mi esposa le ha pegado mucho mi detención al grado que está perdiendo la razón. Cuando hablo con ella por teléfono, platica conmigo como si yo estuviera ahí. Es muy triste todo lo que esta pasando”, dice.

Deportación anterior

Por ser indocumentado, Araujo fue detenido por la Migra en 2009. Cerca de 10 agentes entraron a su restaurante y se lo llevaron. Después de ocho meses fue liberado. Pero le pusieron una pulsera de monitoreo electrónico que usó por más de seis años.

Richard Rocha, portavoz de ICE en San Francisco, dijo que Araujo fue previamente deportado en 1994 pero reingresó ilegalmente al país en 2009 cuando de nuevo lo encontró ICE.

“Su historia criminal incluye una condena por posesión y venta de sustancias controladas. Él también es buscado por participar en un asesinato agravado en México. Permanece en custodia de ICE pendiente de los resultados de su proceso de deportación”.

La oficina de comunicación social del Consulado de México en San Francisco no contestó el pedido de comentario a La Opinión, pese a repetidos mensajes dejados.

En 2010, Miguel Araujo, dueño del restaurante Araujo’s en la ciudad de San Bruno, California muestra la pulsera electrónica que ICE le puso para monitorearlo. (Araceli Martínez/La Opinión).

De 67 años de edad y padre de tres hijos adultos – dos de ellos nacidos en Estados Unidos – Araujo vino de Michoacán, México a este país en 1962. Su negocio de comida mexicana Araujo’s Restaurant, ubicado a dos millas del aeropuerto de San Francisco, es uno de los más concurridos en el área. Daba empleo a una docena de trabajadores.

En 2009, cuando fue detenido la primera ocasión, Lori Haley, portavoz de ICE, dijo que había sido arrestado por encontrarse indocumentado en el país, no cumplir con una orden de deportación y porque en el pasado enfrentó cargos criminales.

Su hijo Miguel Araujo Jr. – respondió entonces que si bien su padre fue acusado de tráfico de drogas, fue exonerado de cargos al no poderse probar el alegato.

Araujo confesó a La Opinión que en los años 90s se hizo adicto a las drogas y fue detenido junto a otras personas cuando estaban drogándose en un cuarto de hotel en Santa Rosa.

“La Policía nos cayó y hallaron varios gramos de heroína en uno de los cuartos que rentábamos. Como yo llevaba el dinero de la venta del día del restaurante a mi me echaron la culpa. Me mandaron 18 meses a la cárcel sin ser narcotraficante, sólo adicto”, aclaró.