Congresista relata su reunión con 174 migrantes detenidas en prisión federal: “Fue horrible”

La representante Pramilla Japayal escuchó las historias de las mujeres, muchas de las cuales fueron separadas de sus hijos tras venir a la frontera sur en busca de refugio. Les prometió ayuda directa y abogar por ellas porque "el pueblo estadounidense no está de acuerdo con esto".
Congresista relata su reunión con 174 migrantes detenidas en prisión federal: “Fue horrible”
La congresista Pramila Jayapal ha estado abogando contra la separación de familias en la frontera y el sábado visitó a 174 detenidas en Seattle.

Una mujer le habló de la muerte de su hijo adolescente a balazos y su viaje hacia el norte para salvar a su otro hijo, herido en el mismo ataque. Otra le dijo que escapaba de un marido pandillero, acusado de violar a una niña de 12 años.

Todas las mujeres habían sido arrestadas en la frontera de Texas y convictas del delito de “entrada ilegal” en audiencias masivas de 75 o 100 personas ante un solo juez, con el que no les permitieron hablar, solo escuchar por audífonos con traducción.

Durante las tres horas que pasó reunida este sábado con 174 mujeres migrantes en la prisión federal en Seattle, Washington, la congresista Pramilla Jayapal escuchó sus experiencias y les prometió ayuda concreta, abogados y asistencia, pero también contar sus historias al público estadounidense.

“Les dije que así lo haría, porque yo no creo que la ciudadanía de este país esté de acuerdo con lo que está ocurriendo”, dijo la legisladora federal en entrevista con La Opinion. “Les dije que fueran fuertes, como a veces nos toca a las mujeres y que trataríamos de sacarlas lo antes posible, que nuestro gobierno no puede continuar haciendo esto”.

Por el momento, sin embargo, lo están haciendo, y a gran escala.

Las que hablaron con Jayapal, eran 174 mujeres de 16 países. La mayoría de Guatemala, Cuba, El Salvador y Honduras, pero algunas de lugares como China y Eritrea. Más de una tercera parte de ellas venía con sus hijos menores de edad y no los han visto ni han sabido de ellos durante semanas, algunas más de un mes.

Este grupo es solo una fracción del total de 1600 migrantes que en las últimas semanas  sido detenidos y enviados a prisiones federales tras ser convictos de un delito penal por cruzar la frontera. Esta es la consecuencia de la nueva política de “cero tolerancia” impartida por orden del gobierno de Donald Trump y en el caso de los que viajan con menores de edad, causa la separación familiar.

Jayapal, quien ella misma es madre e inmigró a Estados Unidos de la India a los 16 años, está movilizándose para ayudar a las detenidas en su distrito, pero también para promover que otros colegas suyos del Congreso visiten los centros de detención y las prisiones repletas de migrantes que buscan seguridad en este país.

La Opinión habló con Jayapal sobre su visita. Este es un fragmento de la entrevista:

¿Qué le dijeron estas mujeres, congresista? ¿Qué pasó con las que fueron separadas de sus hijos?

“Fue horrible, realmente. Hablaron de la humillación sufrida en la frontera a manos de ICE y la Patrulla Fronteriza. Las insultaron llamándolas sucias y les dijeron que nunca volverían a ver a sus hijos. Cuando alegaban que venían en familia les contestaban “aquí no hay familias”. No sabían que las iban a separar de sus hijos  y les dijeron que tenían que contar esta historia a otras personas en sus países, lo cual me hace pensar que la intención es desalentar a otros solicitantes de asilo”.

¿Qué es lo que más les preocupaba a las detenidas?

“Salir y reunirse con sus familias. Hubo mucho llanto cada vez que una mujer hablaba de sus hijos. Yo también soy madre y ese sentimiento es abrumador. Muchas no saben de sus hijos desde hace más de un mes.  Les dije que fueran fuertes, que a las mujeres a menudo nos toca ser fuertes y que trataría de sacarlas en libertad lo antes posible”.

¿Qué puede hacer por ellas exactamente?

“La mayoría no tiene abogado y en el sistema federal un abogado no puede entrar a verte a menos que tenga tu nombre. En los centros de detención de migrantes podemos tener abogados dando información pero aquí no. Por eso les pedimos sus datos y su identificación para mandar abogados que las representen.

Muchas de ellas habían recibido un papelito con el nombre de sus hijos y donde están en el país, así que también anotamos esa información.  Le pedimos al Buró de Prisiones que les den los derechos básicos para llamar por teléfono gratis a un abogado y comunicarse con sus familias.

También vamos a procesar sus quejas de maltrato hacia la Patrulla Fronteriza, un tipo de trato que antes vimos esporádicamente pero ahora parece sistemático”.

¿A las que separaron de sus hijos les han dicho cuando podrán verlos de nuevo?

“Un par de ellas dijeron que los hijos fueron enviados a familiares, pero solo un par. Pero el gobierno ha dicho que ahora perseguirá a los familiares que se presenten a recoger a los niños así que probablemente haya más renuencia de los patrocinadores.

No confío mucho en este sistema, una mujer me dijo que había recibido un papelito con los nombres y ubicación de dos hijos, pero dijo que no eran sus hijos.

Voy a escribir una carta al gobierno, pidiendo un conteo de los niños e información de su paradero, aparte de empujar cambios como cortar fondos para esta política y mi proyecto de ley para reformar el sistema de detención de inmigrantes.

Pero en principio vamos a hacer todo lo posible por ayudar a estas mujeres”.

 

El sábado, la Congresista habló brevemente en su página de Facebook sobre lo que vió dentro de la prisión federal donde reportaron que les dan mejor trato que el que reciben en los centros de detención privados que usa ICE.