NASA capta datos secretos de la Amazonía con nueva tecnología

Una vista en 3D de la Amazonía ayuda a estudiar los efectos de la sequía de El Niño

Sobrevolando el Amazonas con un instrumento que dispara 300,000 pulsos de láser por segundo, nuestros científicos han realizado las primeras mediciones tridimensionales de las copas de los bosques tropicales en la región. Con esto, esperan entender los efectos de una sequía reciente impulsada por El Niño.

Las mediciones tridimensionales de la selva central amazónica brasileña han dado a los investigadores de la NASA una ventana detallada sobre el alto número de caídas de ramas y la mortalidad de los árboles en respuesta a las condiciones de sequía.

Encontraron que 65 % más de árboles y ramas grandes murieron debido a una sequía impulsada por El Niño en 2015-2016 en comparación con un año promedio. Comprender los efectos de una sequía prolongada les da a los científicos una mejor idea de lo que puede sucederle al carbono almacenado en los bosques tropicales del planeta, si estos eventos se vuelven más comunes en el futuro.

Cuando no llueve en la selva, los árboles corren más riesgo de morir porque no pueden obtener suficiente agua desde el suelo hasta sus doseles, que pueden alcanzar de 15 a 20 pisos de altura.

“Las proyecciones climáticas para la cuenca del Amazonas sugieren condiciones más cálidas y secas en las próximas décadas”, dice el científico del sistema terrestre Doug Morton en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, y coautor de la investigación recientemente publicada en New Phytologist. “Los eventos de sequía nos dan un anticipo de cómo los bosques tropicales pueden reaccionar a un mundo más cálido”.

Tradicionalmente, los investigadores hacen una caminata y examinan algunos acres de árboles para medir árboles vivos y escombros muertos en el suelo. Morton y sus colegas adoptaron la perspectiva de vista a vuelo pájaro con tecnología de detección de luz y rango (LiDAR) montada en un avión para crear una reconstrucción 3D del mismo dosel en tres vuelos diferentes en 2013, 2014 y 2016. Con 300,000 pulsos de láser por segundo, los datos LiDAR proporcionan una representación increíblemente detallada del bosque en un área mucho mayor de la que podrían cubrir a pie.

En una selva tropical tan vasta como la Amazonía, estimar la cantidad de árboles moribundos o dañados, es extremadamente difícil y ha sido un gran desafío hasta que esta nueva tecnología se aplicara. Sin embargo, con la nueva tecnología resulta mucho más accesible obtener estos datos que ayudan a entender procesos climáticos que afectan a todo el planeta.