Apple cerrará brecha de seguridad de iPhone que usan agencias del orden

La actualización de iOS es para proteger de un fallo que usa la policía
Apple cerrará brecha de seguridad de iPhone que usan agencias del orden
Apple destaca que los cambios se hacen teniendo en cuenta a sus clientes.
Foto: JOSH EDELSON/AFP/Getty Images

Apple dijo el miércoles que está cerrando una brecha de seguridad que muchas agencias de aplicación de la ley utilizan para entrar en teléfonos y otros dispositivos y acceder a datos privados, aunque no tengan la contraseña de acceso al equipo.

El New York Times informó el miércoles que una próxima actualización de software inhabilitaría parcialmente el puerto Lightning del iPhone, utilizado para cargar, transferir datos y enchufar accesorios como auriculares, una hora después de que el teléfono esté bloqueado.

Un usuario autorizado tendrá que desbloquear el teléfono para reactivar la capacidad de transferencia de datos, aunque la carga de la batería seguiría funcionando normalmente.

Si bien los teléfonos aún seguirán cargando su batería, el propietario debe iniciar sesión con su contraseña, huella digital o imagen facial para transferir datos desde el teléfono.

Las fuerzas del orden público habían podido penetrar y obtener datos de los teléfonos de Apple al conectarlos a dispositivos con software especial, sin pasar por las funciones de seguridad del teléfono. Ahora, después de una hora de bloqueado el teléfono, la policía no podrá usar más dichos dispositivos que violan la privacidad de los usuarios.

Apple dijo que sus cambios se hicieron teniendo en cuenta que los delincuentes que pueden explotar las mismas vulnerabilidades que las fuerzas del orden para entrar en los teléfonos y robar datos privados de sus propietarios.

“Tenemos el mayor respeto por la aplicación de la ley, y no diseñamos nuestras mejoras de seguridad para frustrar sus esfuerzos por hacer su trabajo”, dijo un portavoz de Apple por correo electrónico.

La compañía destacó que primero tuvo en cuenta los cambios para proteger a los consumidores.

Los nuevos cambios podrían avivar otra ronda de debate entre Apple y la policía. Los dos han batallado por la encriptación de Apple en sus dispositivos, lo que dificulta que las agencias policiales entren y obtengan datos de los teléfonos que obtienen.

El conflicto alcanzó su ápice público en 2014 después de que el FBI llevó a Apple a la corte en un esfuerzo por obligarlo a romper el teléfono de un hombre armado que mató a 14 personas en San Bernardino, California.

El CEO de Apple, Tim Cook, defendió entonces la decisión de la compañía diciendo, entre otros argumentos, que debilitar la encriptación les da a los delincuentes y otros actores maliciosos una forma más fácil de entrar en los teléfonos y controlar sus datos.