Angelinos se preparan para viajar a Rusia y alentar a su equipo en el Mundial

Fanáticos hablan de su emoción y afirman que 'cada centavo vale la pena para asistir a este torneo'
Angelinos se preparan para viajar a Rusia y alentar a su equipo en el Mundial
Óscar Bobadilla (i) junto a su hija Andrea (c) y Fermín Vásquez, novio de la joven, se muestran emocionados de viajar a Rusia a la Copa Mundial FIFA 2018. / Suministrada

Corría el año 1970 cuando Óscar Bobadilla, quien aún se encontraba en su natal Guatemala, presenciaba por televisión la final de la Copa Mundial de Futbol en México donde Brasil terminó por ganarle a Italia 4-1 en el Estadio Azteca.

“Ver a Pelé, a Rivelino, Jairzinho y Tostao me cautivaron… Fue ver a Brasil ganarle a Italia cuando empecé a conocer el concepto de ganador y perdedor”, recordó este hombre, quien en ese entonces solo tenía 6 años de edad.

Las imágenes de las estrellas del balompié, la emoción de los fanáticos y más quedaron grabadas en su mente y su pasión por el futbol hizo que con el paso de los años, su sueño de asistir en persona a ver el magno evento, que se da cada cuatro años, pudiera hacerse realidad.

La vigésimo primera Copa Mundial FIFA 2018, esta vez en Rusia, será la cuarta vez que el guatemalteco emprenda el viaje —de más de 15 horas en avión— para unirse a las voces de millones de hinchas de diferentes países y así poder gritar el famoso ¡Gooooooool! en múltiples ocasiones.

“Desde joven me ha gustado el deporte y con esfuerzo y lucha se va logrando poco a poco”, dijo emocionado Bobadilla quien ya cuenta los días para viajar a Rusia el próximo 4 de julio.

Hasta el momento ha tenido la oportunidad de asistir a las copas mundiales FIFA Estados Unidos en 1994, Alemania en 2006 y Sudáfrica 2010.

Esta ocasión fue muy emocionante, cuenta Bobadilla puesto que se anotó en la primera fase para el sorteo donde se inscribieron más de cuatro millones de fanáticos.

“Y de ahí salí sorteado. Me sentí tan contento, como ganar la lotería”, dijo el residente de Harbor City, el vecinadrio ubicado al sur de Los Ángeles, y quien obtuvo entradas para cuatro partidos.

“Voy a [un juego] de cuartos de final, las dos semifinales y la final”, dijo lleno de alegría el guatemalteco, que irá acompañado de su hija Andrea Bobadilla, de 31 años y quien también es una fanática del fútbol desde pequeña.

Cada centavo de los cerca de 4,000 dólares de presupuesto por persona sumado a los casi 20 días libres de trabajo “valen la pena”, dice este súper fanático del balompié quien lleva planeando este viaje desde hace aproximadamente un año

Oscar Bobadilla muestra sus camisetas, boletos y gafetes listos para su viaje a Rusia. (Suministrada)

Un sueño hecho realidad

Otro fanático que se alista para la Copa Mundial FIFA 2018 en Rusia es Fermín Vásquez, de 31 años quien es novio de Andrea. No obstante, debido a la dificultad para obtener boletos solo lograron coincidir únicamente en un partido.

Vásquez, de origen salvadoreño, dijo recordar claramente que desde niño disfrutaba jugar futbol con pelotas de plástico junto a sus amiguitos de la cuadra.

Tendría escasos 7 años cuando vio por televisión el magno evento deportivo que le cautivó y se quedó por años en su memoria.

“Me acuerdo de la final del Mundial de 1994 [en Estados Unidos] cuando Brasil le ganaba a Italia en los penaltis”, señaló Vásquez, quien desde entonces decidió que él asistiría a una Copa Mundial.

Y su sueño estuvo extremadamente cerca de convertirse en realidad hace cuatro años cuando viajó a Brasil para el Mundial de 2014. Y pese a no tener boletos para ningún partido Vásquez llegó y disfrutó la emoción del futbol junto a miles de personas que tampoco lograron obtener entrada alguna.

“Pero pudimos ver de afuera los juegos en las FIFA Fans TV’s donde hacían las fiestas para ver los partidos”, recordó.

Fermín Vásquez pudo vivir de muy cerca la pasión de la Copa Mundial FIFA 2014 en Brasil desde áreas con televisiones para fans que no pudieron conseguir boletos para entrar a los estadios. (Suministrada)

A pesar de todo dice que este es su año, ya que esta vez no se quedó fuera y ya alista maletas para viajar a Rusia del 24 de junio al 8 de julio.

Confesó que por más de seis meses ha estado planeando su viaje después de que salió ganador en el sorteo para presenciar tres partidos. Hasta ahora estima que ha gastado alrededor de 2,500 dólares de los cuales no se arrepiente en lo mínimo.

Sus equipos favoritos son Brasil, España y Argentina.

Por ahora Vásquez se ha convertido en la envidia de amigos y compañeros con quienes juega futbol en Los Ángeles por diversión. Sin embargo, para él esta oportunidad es única.

“La final del 94’ me motivó, y ya ahora con los recursos y los días para poder viajar es muy bueno”, dijo el residente de Los Ángeles. En la ciudad de Sochi se reunirá con su novia para ver juntos un partido de los cuartos de final.

José Yobe (d) junto a su hija Kandice en el juego Argentina vs. Bélgica en la Copa Munidal 2014 en Brasil. / foto: suministrada.

Hincha desde pequeña

Otra fanática de nacimiento es Kandice Yobe, de 36 años, quien desde ya prepara sus maletas para viajar a Rusia junto a su padre José Yobe el próximo 28 de junio.

“Yo crecí viendo el futbol con mi papá y esa es una conexión que tenemos. Con él hemos ido a dos copas mundiales: Sudáfrica y Brasil”, señaló la hincha de raíces argentinas y sirias.

“Es un deporte fascinante en general y se está volviendo cada vez más común”, aseguró la residente del Valle de San Fernando.
Cuando asistió a su primera Copa Mundial en Sudáfrica, Yobe dice que fue inolvidable.

“No te das cuenta de cuánto la gente ama este deporte hasta que estas ahí. Y [aunque] ves que cada persona va representando a su país con su camiseta, todos son muy amables’, dijo Yobe quien desde ya se ha puesto la camiseta albiceleste.

Ella y su padre estarán en Rusia por 21 días donde se reunirán con otros familiares de Argentina y asistirán a dos juegos. Los Yobe también estarán echando porras por México y España.

Todos los fanáticos concordaron que ver la Copa Mundial en persona es una de las mejores experiencias en la vida que todo el mundo debería vivir alguna vez.

“Yo tuve un trabajo por 22 años donde más ganaba y más gastaba. Ahora trabajo por mi cuenta y voy a cerrar el ‘changarro’ por unos días para disfrutar el futbol”, dijo Andrea Bobadilla. “Hoy creo que todo en la vida, cualquier sueño, se puede lograr”