Semana electoral en México: los contratos de AMLO a Rioboó y otro video contra Anaya

Faltan 15 días para la elección, ya no habrá debates, pero sí muchos ataques

En el tercer debate, Anaya habló de contratos que AMLO otorgó a Grupo Rioboó.
En el tercer debate, Anaya habló de contratos que AMLO otorgó a Grupo Rioboó.
Foto: Ine.mx

El tercer y último debate presidencial en México tuvo “más pena que gloria”, pero el candidato puntero, Andrés Manuel López Obrador, de “Juntos haremos historia”, fue sorprendido por Ricardo Anaya, de “Por México al Frente”, sobre contratos directos que el primero otorgó a la constructora de uno de sus amigos.

El tema no es nuevo y, hay que reconocerlo, fue bien utilizado por Anaya y su equipo para menoscabar al dirigente de Morena, quien en dos momentos tuvo que seguirle el juego al panista: fueron los únicos instantes en que el debate realizado en Mérida, Yucatán, tuvo tintes de eso, “un debate”; el resto fue una retahíla de preguntas y respuestas, donde el protagonismo de Carlos Puig, uno de los moderadores, terminó por sepultar el primer bloque, aunque Gabriela Warketin alcanzó a enfilar un poco el “show”, algo que no pudo lograr Leonardo Curzio.

¿AMLO entregó contratos a Rioboó?

Cuando fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, López Obrador impulsó dos grandes obras que cambiaron el rostro de la capital: el Segundo Piso y el Metrobús. Ambos fueron proyectos polémicos, principalmente por el proceso en que se desarrollaron y, sobre todo, porque se ocultó gran parte de la información pública. ¿Qué se escondía si no había nada que ocultar?

Debido a que mucha de esos datos todavía están reservados es imposible saberlo -a menos que se filtren los documentos-, pero lo que dijo Anaya es cierto, el morenista otorgó contratos por $170 millones de pesos (unos $8.2 millones de dólares actuales) a Grupo Rioboó, propiedad de José María Rioboó Martín, amigo y colaborador de AMLO.

Hasta el momento no se ha demostrado que haya habido irregularidades al otorgar esos contratos, pero las suspicacias se desatan, porque se beneficia directamente a alguien que tiene una relación cercana con -en ese momento- quien tomaba todas las decidiciones. Es decir, podría haber habido conflicto de intereses.

Los contratos fueron multianuales, de 2000 a 2005 y no sólo para el Segundo Piso, como lo reconoce el propio empresario, aunque negó cualquier “favor”.

“Cualquier afirmación en contrario es falsa, malintencionada que, de reiterarse, tendrá que acreditarse y probarse en juicio”, aseguró y afirmó que antes de obtener esos contratos había participado en varias licitaciones, según publicó verificado.mx.

Es importante señalar que, como lo marca la ley en la Ciudad de México, las licitaciones públicas pueden declararse desiertas y luego el gobierno tiene la facultad de otorgar contratos directos, aunque eso no garantiza que todo sea transparente.

La empresa incluso no dejó de colaborar con la administración capitalina, ya que el gobierno de Miguel Ángel Mancera otorgó contratos por $36 millones de pesos a esa empresa, aunque él afirma que “le fueron heredados” por su antecesor Marcelo Ebrard, actual colaborador de AMLO.

Un dato a destacar es que el grupo de Mancera tiene acceso a esos contratos que mostró Anaya y el exjefe de Gobierno forma parte de la coalición que impulsa al panista como candidato.

Anaya dio a conocer los contratos a través de la página web debate2018.mx, pero al menos durante los primeros 10 minutos fue imposible ingresar a ella, como este periodista lo confirmó. El equipo del panista acusó intento de “hackeo” desde Rusia, pero pudo haber muchos otros motivos, como que el servidor no soportara tantas visitas y un largo etcétera… sólo una investigación de expertos puede confirmar las razones de las fallas.

Otro video contra Anaya

Previo al debate presidencial, la cuenta “Caso Anaya” publicó en YouTube un video de casi una hora donde se ve a Juan Barreiro, hermano de Manuel Barreiro, explicando la supuesta triangulación de recursos en la que estaría vinculado el candidato del “Frente”. Ese dinero, alrededor de $80 millones de pesos, serviría para ayudar a financiar su campaña.

En la grabación, la misma mujer del primer video intercambia con Barreiro información sobre cómo harán inversiones para instalar una bodega para productos tecnológicos, además de dejar claro que el grupo al que ella pertenece “manejará los tiempos”, es decir, el cómo y cuándo.

Luego Barreiro firma un recibo por $10,000 dólares que serán un pago por lo servicios que prestará la inversionista, al tiempo que ofrece privilegios legales y administrativos para instalar sus negocios en México si Anaya gana la Presidencia. “Si gana este candidato se nos abren las puertas para lo que queramos”, afirma.

“¿Vos querés un porcentaje, según el negociado que se cierre, un pago fijo por tus servicios, un puesto en la compañía…?“, cuestiona la mujer. Él pide esperar a ver qué sucede en seis meses. “El tema es que hay muchos intereses involucrados… la otra parte también está haciendo lo mismo, pero el dinero es dinero -aquí y en China- y si gana este candidato se nos abren las puertas para lo que queramos”.

…Y para acabarla

Todavía desde una lejana tercera posición en las preferencias electorales, el priista José Antonio Meade, de “Todos por México”, lanzó la que se consideró una amenaza a Anaya, al indicar que el único “indiciado” -quiso decir “imputado”- en la mesa de debate era el panista. ¿Cómo lo sabe? Aunque hay una demanda ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra el candidato del “Frente”, no hay avances al respecto que lo señalen como “imputado”, es decir, es acusado solamente. ¿Se dará conocer algún resultado que solamente Meade conoce?