‘Si México le gana a Alemania aquí va a ser como Navidad’

Negocios de artículos deportivos de Santa Ana y L.A. dicen que las camisetas populares son las de México, Brasil y Perú; ahora 'rezan' para que al Tri le vaya bien en el Mundial
‘Si México le gana a Alemania aquí va a ser como Navidad’
José Meza, propietario de Meza Sports, muestra los modelos de las camisetas de México que tiene. / fotos: Jorge Luis Macías

La fiebre del Mundial de futbol en Rusia 2018 ha despertado la pasión de los aficionados en el sur de California y las tiendas de artículos deportivos y sus proveedores están registrando ganancias importantes con las ventas de camisetas, especialmente las de México, Brasil y Perú.

José Meza, propietario de Meza Sports en la ciudad de Santa Ana, dijo a La Opinión que invirtió un promedio de 20,000 dólares en la compra de 300 camisetas originales de México marca Adidas, entre ellas el modelo verde, blanco y guinda —la playera de gala— las cuales se están vendiendo como “pan caliente”. Agregó que su inversión podría triplicarse en menos de un mes.

“Nosotros nos surtimos con tiempo de anticipación”, dijo Meza. “Esperamos que todo se haya vendido antes del primer partido de México contra Alemania [a jugarse mañana domingo]”.

Meza muestras las bandeloras para el partido de este domingo. / Foto: Jorge Luis Macías.

Cada camiseta tiene un costo promedio de 90 dólares al cliente, aunque los propietarios de esta y otras tiendas deportivas intentan adquirirlas a precio de mayoreo; es decir un aproximado de 54 dólares. De este modo su ganancia neta se aproxima al 50%.

“Si México empata o gana, la gente se viene de inmediato a comprar su camiseta, se arma la locura”, dijo el dueño del establecimiento.

“La reacción [de la hinchada] se basa en la euforia del momento para mostrar su orgullo como mexicano… Ya nos ha tocado vivir esa locura, al grado que todos batallamos para poder satisfacer la demanda”.

Meza indicó que gran parte de las camisetas 100% poliéster de las selecciones que tiene a la venta en su negocio, las adquiere de proveedores de Los Ángeles, quienes podrían aumentarle los costos, dependiendo de los resultados del equipo mexicano en el certamen.
“Básicamente, a mí me interesa sacar la inversión lo más pronto posible”, dijo Meza. “Últimamente el negocio no marcha muy bien”.

En el mismo tenor se expresó el iraní Masoud Saedifar, propietario de Soccer Stores, una tienda deportiva ubicada en la calle 17th de Santa Ana y cuyo negocio lucía vacío el día de la inauguración del Mundial, donde Rusia debutó goleando 5-0 a Arabia Saudita.

“A diferencia de hace cuatro años, cuando el Mundial se jugó en Brasil, mis ventas eran mayores”, dijo Saedifar a La Opinión. “Una de las razones por las que bajaron las ventas en un 50 por ciento es que Estados Unidos no está en Rusia 2018”.

No obstante, desde que México jugó contra Gales —el 28 de mayo pasado en el Rose Bowl de Pasadena— y empató sin goles, la venta de camisetas han sido “buena”, a juicio de Erick Bernal, empleado de Soccer Stores.

“Para una tienda chiquita como esta vamos bien”, dijo. “Acuérdese que también ya hay muchas ventas por Internet”.

Además de las camisetas, los fanáticos también invierten en llevarse las banderas de los países que apoyan. / Foto: Jorge Luis Macías.

Tri te llevo en la piel

Quienes decidieron adquirir sus playeras como buenos fanáticos del Tri fueron los zacatecanos Patricia Barba, su hijo Ricardo y su nuera Brenda.

Frente al espejo, se probaron las distintas versiones de la camiseta de México, hasta que se decidieron a comprar la verde oscura, la blanca y la verde limón, por las que pagaron un total de 220.00 dólares.

“Nosotros vivimos intensamente la pasión del futbol”, dijo Patricia Barba. “Nos vamos a reunir en casa de mi hijo que vive en La Habra; hicimos una quiniela y a mí me tocó el grupo de Rusia, Uruguay, Egipto y Arabia Saudita; ojalá que uno de ellos gane el Mundial”.

Patricia Barba (i), su hijo Ricardo Barba (d) y su nuera Brenda (c) listos para el partido de este domingo. / Foto: Jorge Luis Macías.

Pero, consciente de las pocas probabilidades que una de esas selecciones sea campeona del mundo, dijo que depositaba su confianza en Alemania.

¿Y no creen en que México haga un buen papel?, se les preguntó.

“México no tiene mucho”, respondió Ricardo. “Y aunque para la afición mexicana el futbol es como si fuera una religión, la verdad es que nadie sabe por qué en el equipo no hay una alineación base como todas las demás selecciones… Pero bueno, para seguirlos apoyando venimos a comprar nuestras playeras”.

En los estantes multicolores de la tienda de artículos deportivos, Dev Mehta, un hindú que creció en la República del Congo, pagó 90 dólares por una camiseta de la Federación Francesa de Futbol (FFF).

“No es cara”, dijo el hombre creador de páginas web. “Se la voy a enviar a mi novia que vive en Montreal [Canadá]”.

En Los Ángeles, tres semanas antes del Mundial, el establecimiento Arza Sports, ubicado sobre la calle Boyd vendió unas 5,000 playeras de Perú, equipo que regresa al Mundial luego de 36 años de ausencia.

Martin Arza cuenta que ha vendido miles de camisetas de Perú, quien debuta este sábado. / Foto: Jorge Luis Macías.

“El negocio está regular; había buenas ventas con la gente de México, pero ahora no están viniendo a comprar, quizás por miedo”, dijo el dueño Martin Arza. “Si México empata o le gana a Alemania el domingo, aquí es como Navidad, pero si pierde ni un alma se aparece”.

Indira González, empleada de South Bay Soccer, dijo que las ventas mundialistas han sido buenas, aunque en su caso la camiseta más codiciada por los amantes del futbol es la de Brasil, no la de México.

“La gente no ha venido a preguntar por la playera de México… Eso es extraño”.

Naif Naeem, dueño de la tienda Solo Sports, dijo tener confianza en que sus ventas mejorarán, según cómo le vaya a México en el Mundial.

“A México le tocan partidos muy difíciles y mi negocio depende de cómo le vaya en la competencia”, aseveró.

Birria y barbacoa para la mañana futbolera

Si bien las ofertas no están a la orden del día en todos lados, Alicia Lucatero —propietaria del restaurante “El Cabrito” de Santa Ana — cuenta que abrirá todos los días del Mundial de Futbol desde las 7:00 a.m., y que planear cerrar a las 9:00 p.m., para atender a todos los aficionados que quieran ver los partidos en su establecimiento.

Tacos, burritos, quesadillas, birria, carne asada, barbacoa de res, tacos de cabeza, de buche, al pastor y chorizo forman parte de la variedad de comida mexicana que estará a disposición de quienes madruguen para ver este domingo al seleccionado del Tri en pantalla gigante.

Alicia Lucatero (i), propietaria del El Cabrito, dice que tiene el menú y la pantalla gigante lista en su negocio. / Foto: Jorge Luis Macías.

“Tendremos lista la birria bien calientita y la barbacoa de chivo para que se vengan todos”, dijo Lucatero, una inmigrante de Atotonilco, Jalisco, quien abrió su negocio en 1990.

“No somos los únicos, pero sí los mejores de Santa Ana”, aseguró.
Para atraer a la clientela que goza de las incidencias del futbol, dice que atenderá a los mexicanos “aunque lleguen todos crudos”.