Stephen Miller y su “gran” idea de separar a niños inmigrantes de sus padres

La Casa Blanca enfrenta oleada de críticas sobre encierro de menores
Stephen Miller y su “gran” idea de separar a niños inmigrantes de sus padres
Miller tiene una línea dura contra inmigrantes.
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

Alrededor de 2,000 niños inmigrantes han sido, hasta ahora, separados de sus padres, como parte de la política del presidente Donald Trump para detener a quienes buscan cruzar la frontera.

El fiscal general Jeff Sessions y la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, han afirmado que es una “decisión bíblica”, cuando es evidente que no tienen forma de justificar las acciones de la Patrulla Fronteriza.

Esta “gran idea”, según un reporte del New York Times, fue del asesor más extremista de la Casa Blanca, Stephen Miller.

El presidente Trump, aún con sus posturas contra inmigrantes, no estaba muy convencido de separar a niños de sus padres, hasta que sucumbió a la presión de su asesor Miller.

Ahora el mandatario enfrenta las consecuencias ante miles de niños enviados a centros de detención, que el gobierno llama “guarderías”, pero los niños no pueden salir de ahí.

La Administración Trump niega estar actuando como los “nazis”, ya que incluso los partidarios evangélicos como Franklin Graham dijeron que su política era “vergonzosa”.

Miller no ha expresado remordimiento alguno: “Ninguna nación puede tener la política de qué clases enteras de personas son inmunes a la ley de inmigración o su cumplimiento”, dijo durante una entrevista en su oficina del Ala Oeste la semana pasada. “Fue una decisión simple de la administración tener una política de tolerancia cero para la entrada ilegal, punto. El mensaje es que nadie está exento de la ley de inmigración”.

Los activistas no se han quedado de brazos cruzados y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó una demanda que un juez ya permitió viable: los inmigrantes pueden acusar ante cortes al gobierno por quitarles a sus hijos.

Alrededor de la web