Paisano: haz patria y vota

Paisano: haz patria y vota
Elecciones en México.
Foto: EFE

El Proceso Electoral 2017-2018 en México registró un número histórico de ciudadanos inscritos para votar desde el extranjero. De este modo, más de 181,000 mexicanos que radican de manera temporal o permanente fuera de las fronteras nacionales conforman la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero (LNERE). Pero, ¿qué hay detrás de esa cifra?

Los mexicanos en el extranjero son la población migrante más grande del mundo. Por ello, resulta relevante que el país por fin haya logrado un salto importante en las cifras de personas habilitadas para ejercer su derecho al sufragio. Hoy tenemos cuatro veces más inscritos que hace apenas doce años.
Tres factores podrían explicar esta importante transformación.

Primero, se ha vuelto más nítido el vínculo que une al país con las comunidades de mexicanos en el exterior. La difícil situación que están viviendo los mexicanos residentes en Estados Unidos y la coyuntura política que se está viviendo en el plano nacional demuestran la importancia de mantener estrecho ese nexo.
En segundo lugar, habría que mencionar la trascendencia de la reforma electoral de 2014 que trastocó el modelo de voto foráneo. Se amplió el número de cargos que pueden votar desde el extranjero (incluyendo a Senadores y a varios gobernadores) y se ampliaron los plazos para la inscripción y emisión del voto.
Pero el cambio más importante de esa reforma estuvo dado por la posibilidad de obtener una Credencial para Votar en cualquiera de las sedes consulares de México en el exterior. Es decir, ya no se necesita venir al país para tramitarla. Ello incrementó el universo potencial de votantes, de manera que en el actual proceso uno de cada cinco electores foráneos obtuvo su Credencial fuera del país.
El operativo de expedición de Credenciales inició en febrero de 2016 y se mantendrá abierto en el tiempo. Es decir, serán cada vez menos los que dejen de votar por no tener una Credencial válida para hacerlo.

El tercer factor que explica el crecimiento en el listado nominal de electores obedece al doble impulso que dieron las autoridades nacional y locales, para promover el registro. Casos como el de la Ciudad de México, Jalisco y Guanajuato se explican por esas sinergias. La capital del país genera el 15% del listado nominal de electores residentes en el extranjero (28,616), equivalente al que consiguieron – sumadas – las dieciséis entidades con menor cantidad de inscritos.

Pero para convertirse en un éxito, este momento histórico de los mexicanos en el extranjero todavía debe avanzar. Es necesario que quienes se inscribieron para votar, alcancen a enviar su voto a tiempo para que sea contado. Es preferible hacerlo cuanto antes para asegurar que llegue a tiempo. Es aconsejable enviar el voto, dentro de la tercera semana de junio.

La democracia mexicana saldrá muy fortalecida con el voto de los mexicanos que residen en el extranjero. Seremos más quienes contribuyamos a la toma de decisiones y, con ello, será más claro el mandato que reciban quienes nos van a gobernar por los próximos años. No olvidemos que mexicanos somos los de aquí y allá, y las decisiones hay que tomarlas escuchando el mayor número de voces posible.

Gracias por hacer de esta una democracia en la que todas las voces son escuchadas.

Yuri Beltrán es Consejero Electoral del Instituto Electoral de la Ciudad de México.