Gobierno de Trump pide a tribunales que permita detención familiar indefinida en centros sin licencia

Se basan en argumentos que hizo el Departamento de Justicia de Barack Obama en 2015 para pedir que se eximiera a los menores acompañados de las protecciones del Acuerdo Flores.

El departamento de justicia de la nación solicitó hoy a un tribunal federal de Los Ángeles en el que descansa la aplicación del caso Flores sobre menores migrantes que modifique el acuerdo para permitir la detención indefinida de menores con sus padres y el establecimiento de centros de detención familiares sin el requisito de licencias en todo el país.

La moción fue presentada en la mañana del jueves y se basa, casi en su totalidad, en los razonamientos legales que ya fueron rechazados en 2015 por el juzgado federal y por la corte de apelaciones, cuando el gobierno de Barack Obama lidiaba con un aumento en la llegada de familias migrantes.

La procuraduría pidió que se modifique el Acuerdo Flores, un decreto de consentimiento producto de años de litigación que regula el trato a migrantes menores de edad en Estados Unidos, debido a “cambios en las circunstancias desde entonces”.

Flores, por ejemplo, da prioridad a que se busque la liberación de los menores de edad lo antes posible y se acordó un límite de 20 días.

Pero los abogados del gobierno, bajo órdenes de Trump en su orden ejecutiva del miércoles, dicen que la única manera de mantener unidas a las familias y de contrarrestar la llegada de futuras familias es la detención indefinida de estas.

“La construcción del acuerdo elimina la posibilidad de hacer detención familiar en el país (indefinidamente) creando un incentivo poderoso para que los extranjeros entren a este país con niños, en violación a nuestras leyes penales y migratorias y sin un reclamo válido de ser admitidos en Estados Unidos”, reza el documento legal.

Para el gobierno, el aumento en la llegada de familias centroamericanas se dio supuestamente como producto del fallo en 2015, que se negó a permitir que el gobierno de Obama detuviera indefinidamente a los menores acompañados con sus padres.

No obstante, cuando el gobierno de Obama pidió esas modificaciones en 2015, ya había comenzado el aumento en el flujo de refugiados y esta fue precisamente la razón de la solicitud.

Entretanto, el abogado del caso Flores Peter Schey, dijo que actualmente Flores no impide que se siga deteniendo a familias bajo ciertas condiciones, como por ejemplo el riesgo de fuga, o que los padres pidan que no se libere a sus hijos sin ellos.

“No hay absolutamente nada en el acuerdo Flores que impida que el Secretario de Seguridad Nacional siga deteniendo a los menores con sus padres mientras las condiciones sean humanitarias”, dijo Schey.

Agregó Schey que, acuerdo a las órdenes vigentes en el caso Flores, “los menores deben ser liberados a menos que sean un riesgo de fuga, de daño para sí o para otras personas o si el padre del niño no quiere que este sea liberado”.

“El acuerdo Flores de 1997 ha sido respetado en términos generales por cada gobierno de Estados Unidos desde entonces y de ninguna manera requiere la separación de los hijos y los padres”, dijo Schey. “Lo que sí requiere es el trato humanitario de los niños detenidos y su pronta liberación, con ciertas excepciones”.

Asímismo, Schey dijo que, como abogado principal de Flores, está considerando contraatacar al gobierno de Trump solicitando al tribunal  que intervenga en “deshacer el daño” que ha hecho la política de cero tolerancia del presidente, incluyendo los miles de niños ya separados de sus padres, y deportados. 

Aquí puede leerse la solicitud legal