‘La decisión de Trump no ayuda’

Legisladores no creen que la orden ejecutiva firmada por el Presidente, mejore la situación de familias inmigrantes
‘La decisión de Trump no ayuda’
Foto: Getty Images

Funcionarios y activistas proinmigrantes que condenan la separación de miles de niños de sus padres al ser detenidos en la frontera México-Estados Unidos, tildaron la reciente orden ejecutiva del presidente Donald Trump como algo que no ayuda a cambiar la crítica situación.

“Durante días, el presidente Trump mintió al público estadounidense indicando que no tenía el poder de evitar la separación de familias… Ahora, esta orden ejecutiva es una bofetada a la razón, la moralidad y la decencia humana”, dijo Angélica Salas, presidenta de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA).

“En una crisis que él y el Partido Republicano ha creado, la directiva de hoy empeora una situación horrible para las familias de inmigrantes en todas partes”.

La orden ejecutiva firmada por Trump el miércoles anula inmediatamente la política de separación de padres y sus hijos pero permite una detención prolongada. También pide una modificación del Acuerdo Flores, el cual prohíbe la detención de niños por más de 20 días aunque estén con sus familias.

No obstante, se continuará permitiendo el encierro de familias enteras mientras prosigue su caso en los tribunales criminales o de inmigración y autoriza el uso de instalaciones militares para alojar a las familias si es necesario.

Salas dijo que CHIRLA rechaza la criminalización de los inmigrantes y la creación de campos de concentración familiar.

“No deberíamos permitir que este presidente y el Partido Republicano nos lleven de regreso a los tiempos oscuros, cuando las acciones desacertadas de unos pocos estropearon el alma de nuestra nación”, recalcó Salas.

Actitud inhumana

Mientras tanto la Coalición de Clérigos y Laicos Unidos por una Justicia Económica (CLUE) dijo no creer en las palabras de Trump, quien solo se enfoca en buscar formas de poder financiar su muro fronterizo.

“Nada de lo que hemos visto, que haga o diga Trump, muestra que él tenga ninguna consideración para los inmigrantes”, dijo Teresa Borden, portavoz con CLUE.

Por su parte, la supervisora Hilda Solís calificó la orden del presidente como el simulacro de un reality show al intentar legalizar el encarcelamiento a largo plazo o por tiempo indefinido.

“Esta Administración continúa usando niños traumatizados como peones para promover la agenda antiinmigrante del presidente”, dijo.

“Esta orden ejecutiva simplemente perpetúa el enfoque antifamiliar e inhumano de esta Casa Blanca para los inmigrantes y la reforma migratoria”, agregó Solís en un comunicado.

“La Administración también ha dejado claro que no tienen planes de reunir de inmediato a los más de 2,300 niños que ya han sido separados de sus padres”.

El secretario de Estado, Álex Padilla, señaló que la orden ejecutiva firmada por Trump, “no hace nada para abordar la detención injusta de las familias que buscan refugio en EEUU tras huir de la violencia, amenazas, asesinatos y secuestros en sus países de origen”.

“En vez de ello, permite la detención indefinida y no se enfoca en reunir a las familias separadas”, agregó en un comunicado y pidió a los estadounidenses mantenerse alerta.

No hay que tener miedo

Mientras tanto el abogado de inmigración Alex Gálvez dijo que esta orden ejecutiva fue la respuesta indirecta del Presidente para admitir que cometió un error al separar a las familias.

“El presidente ya ha castigado con la anulación del TPS, de DACA, de la discreción de la fiscalía para inmigrantes, con los permisos de trabajo, alivios discrecionales y asilos para personas que sufren violencia doméstica y de pandillas”, dijo Gálvez. “Pero cuando él llegó a lo más sagrado que es atacar un niño, él sabía que iba a perder esta pelea”.

Gálvez dijo a las personas que tengan familiares menores de edad en centros de detención, no teman en reclamarlos.

“Al hacer esto están ayudando al gobierno con hospedaje y alimento… Si reclaman a un niño que vino solo, el juez nunca pregunta por el estatus migratorio del familiar”.