¿Las autoridades pueden revisar mi carro?

Qué hacer cuando la policía te detiene y pide que abras la cajuela de tu auto

A nadie le agrada ser detenido por las autoridades. Ya sea porque cometimos una infracción o porque simplemente pasamos por un punto de control, o “check point”, todos estamos expuestos a que esto ocurra alguna vez. En ciertos casos, las autoridades piden al conductor que abra el baúl, o que les permita revisar el carro.

¿Cuáles son nuestros derechos y cómo debemos actuar en estos casos?

Generalmente, la policía necesita tener una orden de registro para revisar tu vehículo o tu hogar. Pero en bajo ciertas circunstancias, la policía puede argumentar que tiene una “causa probable” para hacerlo y revisar tu propiedad, incluso sin tener permiso para hacerlo. Se califica como causa probable a ciertos factores o evidencia que pueden hacer creer que estás involucrado en una actividad criminal.

Violaciones de tráfico menores, como una luz rota o una registración vencida, entre otras, no cuentan como causas probables.

Causas probables

Estas son algunas de los factores considerados como causas probables para revisar tu vehículo sin una orden de registro.

  1. La evidencia está a la vista. Por ejemplo, si llevas una botella de alcohol abierta en el asiento del auto.
  2.  El conductor le da su consentimiento al oficial para que abra y revise su baúl.
  3.  La policía puede revisar el auto sin permiso en medio de un arresto, o si por ejemplo el oficial fue testigo de una transacción ilegal o contrabando.
  4. Si el auto fue confiscado.

¿Cómo actuar?

Si la policía te pide que detengas tu auto, hazte a un lado de la ruta, apaga el vehículo y pon tus manos sobre el volante. Nunca es buena idea ser hostil con la policía porque probablemente pueda perjudicarte. Sigue sus instrucciones.

Recuerda que todo lo que digas puede ser utilizado en tu contra. Si el policía trata de hacerte admitir una infracción preguntándote, por ejemplo, “¿Sabes que ibas más rápido del límite legal, o que te falta una luz?”, puedes simplemente decir que no lo sabías. La quinta enmienda de la Constitución te protege de auto-incriminarte.

Si existe una causa probable real y el policía te pide que te bajes del vehículo, deja aclarado que, si bien no te resistes, no estás de acuerdo con que revise tu propiedad.

No te sientas obligado ni te dejes intimidar. Muchas veces, el oficial le pregunta al conductor si puede revisar el vehículo y hay quienes creen que, al no tener nada que ocultar, deben permitírselo. Por ley, no estás obligado a consentir la búsqueda, aunque seas inocente y no tengas nada que esconder. Si en cambio, la policía revisa tu carro sin tu consentimiento, tu abogado puede presentar una moción para suprimir cualquier evidencia en la corte y los cargos pueden ser desestimados.

En caso de que te detengan, recuerda permanecer callado y pide hablar con un abogado. Todo lo que digas, podrá y será usado en tu contra.