Fieles católicos se unen para reconocer a los inmigrantes

El arzobispo de Los Ángeles pide un compromiso bipartidista por los soñadores y no separar familias
Fieles católicos se unen para reconocer a los inmigrantes
El arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez encabezó una caminata-peregrinación por los inmigrantes de la placita Olvera a la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión).

Por quinto año consecutivo, decenas de católicos llevaron a cabo una caminata-peregrinación que comenzó el viernes en la iglesia de Santiago de Compostela en el condado de Orange y culminó este domingo en la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles en el centro de Los Ángeles para pedir por los inmigrantes, en especial por los soñadores y los niños separados de sus padres al cruzar la frontera.

Loading the player...

“Estamos muy preocupados por los niños separados de sus familias y haciendo todo lo posible porque esto termine. Queremos que se encuentre una solución”, dijo el arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez quien encabezó la caminata desde la Placita Olvera hasta la Catedral.

“Estamos rezando mucho por todos los niños y sus familias. Los acompañamos en esta situación tan difícil, y esperamos que se unan muy pronto”, reiteró.

El sacerdote quien presidió una misa por los inmigrantes, hizo ver que la separación de las familias es un dolor muy grande para la Iglesia, porque el plan de Dios son las familias.

Remarcó que también están luchando por los gobernantes y los legisladores para que entiendan las necesidades del pueblo y abran sus corazones y acepten que los Estados Unidos es un país de inmigrantes.

Todos somos inmigrantes. La realidad es que los inmigrantes han traído muchas bendiciones a este país”, indicó.

Y llamó a rezar mucho por una reforma migratoria que facilite el movimiento de las personas. “Vamos a trabajar para que nuestro gobierno, tanto la administración del presidente como el Congreso, encuentren una solución realista para el movimiento migratorio de personas”, destacó.

El arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez oró por una reforma compasiva para los inmigrantes y los soñadores. (Araceli Martínez/La Opinión).
El arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez oró por una reforma compasiva para los inmigrantes y los soñadores. (Araceli Martínez/La Opinión).

Oración por los soñadores

Después de que los líderes de la Cámara de Representantes tomaron la decisión de no permitir un debate sobre el acta USA, el arzobispo llamó a los legisladores a aprobar una legislación que proteja a los soñadores.

“Estamos cerca de un compromiso bipartidista que no hemos tenido en muchos años”, dijo el arzobispo Gómez.

“Es tiempo de que el Congreso termine su trabajo. Sería inconcebible permitir que pasara otro año sin encontrar una solución compasiva para estos jóvenes que no han hecho nada malo y solo quiere hacer su contribución al sueño americano”, destacó.

El arzobispo junto a los obispos católicos del país anunció en abril, su apoyo al “Acta Uniendo y Asegurando a Estados Unidos de 2017” (H.R. 4796), una de las cuatro propuestas de ley para reemplazar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que protege a los soñadores de la deportación y les proporciona un permiso para trabajar.

El presidente Donald Trump terminó el programa DACA en septiembre de 2017, aunque su decisión ha sido desafiada en los tribunales.

A Paulina, su parálisis cerebral no le ha impedido convertirse en una activista que lucha cada día por los beneficiados de DACA como ella y por una reforma migratoria. (Araceli Martínez/La Opinión).
A Paulina, su parálisis cerebral no le ha impedido convertirse en una activista que lucha cada día por los beneficiados de DACA como ella y por una reforma migratoria. (Araceli Martínez/La Opinión).

Tiempo de alzar las voces

Paulina, una joven soñadora beneficiaria de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) quien sufre de parálisis cerebral, participó en la misa de reconocimiento de todos los inmigrantes y contó su historia.

Es muy alarmante lo que está pasando con los soñadores y la comunidad inmigrante que está siendo separada en la frontera. Sabemos que nuestra comunidad ha luchado por varios años contra las injusticia. Es importante alzar la voz y decir que no está bien lo que está sucediendo”, dijo.

Paulina de 26 años, graduada de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) expresó que acudió a la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles para dar gracias por estar en los Estados Unidos desde que tenía seis años.

“Pero también para pedir que se les ablande el corazón a los legisladores y hagan una reforma migratoria que nos acoja a todos”, señaló.

A pesar de que su futuro es incierto debido a que no se sabe que pasara con el DACA, Paulina se prepara para hacer una maestría.

Fieles de los condados de Orange, Ventura y Los Ángeles hicieron una caminata por cuatro días por los inmigrantes. (Araceli Martínez/La Opinión).
Fieles de los condados de Orange, Ventura y Los Ángeles hicieron una caminata por cuatro días por los inmigrantes. (Araceli Martínez/La Opinión).

Novena por los inmigrantes

Durante nueve días previos a la misa de este domingo, las parroquias de los condados de Ventura, Santa Bárbara y Los Ángeles participaron en una novena de oración y reflexión que comenzó el 15 de junio enfocada en los inmigrantes, refugiados, víctimas de tráfico humano y jóvenes DACA.

El jueves, 21 de junio, un grupo de fieles católicos del condado de Orange comenzó una caminata-peregrinación de cuatro días que comprendió 60 millas, en honor de los inmigrantes que han sido impactados con el deteriorado sistema de migración.

La peregrinación fue llamada “Siempre Adelante”en honor de San Junípero Serra ya que los peregrinos siguieron la misma ruta que emprendió el santo en su camino para fundar las primeras nueve misiones en California.

Los fieles fueron invitados a escribir sus peticiones para la Virgen de Guadalupe en la pintura sobre el sueño americano llamada “La Eucaristía” del artista Lalo García. Las peticiones serán presentadas por el obispo García en la Basílica de la Virgen de Guadalupe de la ciudad de México el 7 de julio.