FEMA niega que damnificados por “María” vayan a ser desalojados al finalizar ayuda de vivienda

Foto: Ricardo Arduengo / Getty Images

WASHINGTON – Las autoridades de la Administración federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) negaron este jueves las acusaciones de que más de mil familias puertorriqueñas damnificadas por el huracán “María” vayan a ser desalojadas de hoteles en EEUU cuando termine un programa de vivienda temporal el próximo sábado.

FEMA anunció que el próximo sábado pondrá fin al programa de “Asistencia de Albergue Temporal” (TSA, en inglés), con el que ayudó durante diez meses a miles de personas afectadas por los huracanes “Harvey”, “Irma” y “María” el año pasado.

El programa, de carácter temporal, tenía el objetivo de servir como un “puente” hacia alternativas de vivienda más duraderas. FEMA invirtió al menos $432 millones en el alojamiento temporal de damnificados, además de que otorgó subsidios a más de 25,000 familias mientras buscaban soluciones permanentes, según la agencia.

Consultado hoy por este diario, Juan A. Rosado Reynes, portavoz de FEMA para Puerto Rico, rechazó categóricamente las críticas de demócratas y activistas de que el gobierno federal le está dando la espalda a los damnificados.

“Los sobrevivientes no están siendo desalojados. Ellos pueden permanecer en los hoteles donde se encuentran, si hay disponibilidad (de habitaciones), pero después del plazo del 30 de junio, FEMA ya no les pagará más su alojamiento en esos hoteles”, explicó Rosado Reynes.

“Sin embargo, para continuar ayudando a los sobrevivientes, un equipo de trabajadores sociales de FEMA ha estado ofreciendo ayuda, caso por caso, a familias que están en el programa TSA”, afirmó.

En comparación con la emergencia desatada por los huracanes “Katrina” en 2005  y “Sandy” en 2012, esos programas de ayuda de vivienda temporal se mantuvieron en pie entre 18 y 24 meses.

Tanto demócratas como activistas de la comunidad boricua han sonado las alarmas de que del total de familias desplazadas en Estados Unidos, al menos 1,700 podrían afrontar orden de desalojo de los hoteles que les han dado cobijo. FEMA calcula que de esa cifra, 610 viven en Florida.

Hoy mismo, el senador demócrata por Florida, Bill Nelson, no logró “consenso unánime” para que el Senado procediera al voto de una legislación suya para extender el programa de asistencia de vivienda a centenares de familias desplazadas, que aún no pueden regresar a la isla por los daños causados por “Irma” y “María”.

Según las reglas parlamentarias, el Senado suele aprobar el “consenso unánime” a menos que surja la objeción de un miembro y, en esta ocasión, el senador republicano por Wisconsin, Ron Johnson, bloqueó el voto de la medida de Nelson.

De nada sirvió que Nelson explicara que la ayuda de FEMA es lo único que protege a familias que lo perdieron todo, muchas de las cuales no pueden encontrar trabajo ni vivienda a precios módicos, ni cómo pagarla.

“Hay mucha gente que está sufriendo ante las secuelas de dos huracanes que golpearon a Puerto Rico, la isla siguen en gran peligro, nuestros ciudadanos estadounidenses… no sólo por la lenta ayuda de FEMA, la falta de electricidad, que sigue afectando a partes de Puerto Rico y, por lo tanto, no hay empleos disponibles porque la economía ha sido perjudicada”, enfatizó Nelson.

El senador ya había enviado una carta al liderazgo republicano, incluyendo a Johnson, en la que pedía extender la ayuda.

Federico de Jesús, presidente y fundador de FDJ Solutions,  advirtió de que a partir del próximo 1 de julio, “más de 4,000 familias puertorriqueñas se van a quedar sin vivienda” porque FEMA se niega a extender la ayuda o activar otro programa similar, y el presidente Donald Trump debe ordenar una acción inmediata “para que evitar que estos ciudadanos estadounidenses se queden en la calle”.

El gobernador de Florida, Rick Scott, también puede presionar a Trump a que actúe porque “los más de millón de boricuas en Florida estarán pendientes”, aseguró de Jesús, co- fundador del grupo “BoricuActívate”.

Por su parte, la coalición “Abrazo Boricua”, en Florida también instó a Scott  a que emita una acción ejecutiva por las familias que emigraron al centro de Florida para reconstruir sus vidas.

“En la actualidad, ni Florida ni los gobiernos locales han aprobado o designado fondos para ayudar a las centenares de familias que huyen de Puerto Rico y se asientan en Florida”,  dijo el grupo, al calificar de “inadmisible” que todavía haya familias encerradas en hoteles y en riesgo de desalojo.

El proyecto de ley de Nelson, co-patrocinado por las senadoras Tammy Baldwin, Kamala Harris, Elizabeth Warren, Kirsten Gillibrand, y los senadores Ed Markey y Richard Blumenthal, propone extender la ayuda de subsidios de vivienda hasta febrero de 2019 para los afectados por los huracanes “Irma” y “María”.

Ambas cámaras del Congreso prevén iniciar mañana viernes un receso legislativo con motivo de las celebraciones de Independencia del 4 de julio la próxima semana.

Johnson replicó que el 97% de los que se inscribieron en el programa de vivienda ya logró hacer una “exitosa transición” hacía vivienda permanente, y el resto de las familias han recibido ayuda de FEMA para reconstruir sus casas, han encontrado vivienda “habitable”, o no califican para más ayuda.

El pasado 21 de junio, Warren y Markey enviaron sendas cartas al director de FEMA, Brock Long, y al titular del Departamento de Vivienda (HUD), Ben Carson, en las que también pidieron extender la ayuda a los damnificados.

Ayer, un grupo de 15 líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso hizo un esfuerzo similar para extender la ayuda, y en su carta acusaron a esas agencias de “haber abandonado” a los damnificados.

La carta, firmada por Warren, el congresista Darren Soto y el senador Bernie Sanders, entre otros, pintó un panorama sombrío para las víctimas, al indicar que muchas familias han pasado a ser indigentes y, conforme más personas regresen a la isla, la cifra irá en aumento.

La Administración Trump negó una solicitud similar que presentó en diciembre pasado el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló.

Además, de los $46,000 millones que el gobierno de San Juan solicitó a HUD para la reconstrucción de vivienda, la agencia sólo desembolsó “18,500 millones.

FEMA pagará el transporte aéreo y hasta $100 en gastos de facturación de equipaje para personas que quieran regresar a Puerto Rico, pero tienen plazo hasta el domingo para pedir esa ayuda en el teléfono 1-800-372-1705.