Mexicanos de L.A. votan en las elecciones de México por la vía postal

Quieren un cambio para que haya más oportunidades de trabajo y disminuya la desigualdad social
Mexicanos de L.A. votan en las elecciones de México por la vía postal
Saúl Ríos, Anabella Bastida, María Bastida y Leticia Zarazúa votaron desde Los ángeles en las elecciones presidenciales de México que se celebrarán este domingo 1 de julio. (Foto suministrada).

Este año, María Bastida votó por primera vez en las elecciones presidenciales mexicanas. Lo hizo desde Long Beach, donde vive desde hace 12 años cuando emigró de México a Estados Unidos.

“Tengo la doble ciudadanía, la mexicana y la estadounidense, y considero que es mi deber cívico votar en las elecciones de México”, afirma María Bastida de 27 años de edad.

Admite que le costó mucho trabajo decidirse por quién votar, pero al final optó por un candidato que representa un cambio.

“Venimos a Estados Unidos por la falta de oportunidades en México. Y yo espero que el próximo presidente de México haga algo para que haya más oportunidades para los que se gradúan de las universidades y mejores sueldos”, dice.

Como Bastida, miles de mexicanos que viven en Estados Unidos con mucha emoción ejercieron su derecho a votar en las elecciones para presidente de México vía postal, usando su credencial de elector. En esta elección, por primera vez, los mexicanos pudieron obtener su tarjeta de elector, requisito para poder votar, a través de los consulados de México en el mundo.

En 2006, cuando los mexicanos que radican fuera de México pudieron votar en los comicios presidenciales por primera vez, solo pudieron hacerlo quienes tenían una credencial emitida en México. Lo mismo ocurrió en la elección presidencial de 2012. Pero en esta elección, aunque los votantes se quejaron de un proceso complicado para registrarse y poder votar, al menos ya pudieron obtener su credencial en territorio extranjero.

Saúl Ríos, nacido en los Estados Unidos de padres mexicanos votó en los comicios presidenciales de México desde Los Ángeles. (foto suministrada)
Saúl Ríos, nacido en los Estados Unidos de padres mexicanos votó en los comicios presidenciales de México desde Los Ángeles. (foto suministrada)

Saúl Ríos de 27 años, votó por primera vez en unas elecciones mexicanas desde Los Ángeles. “Mandé mi boleta de elector por paquetería el 11 de junio”, dice.

A diferencia de María Bastida, Ríos nació en los Estados Unidos, pero es hijo de padres mexicanos. “Crecí yendo a México cada año y obtuve mi ciudadanía mexicana en 2015”, recuerda.

Decidió votar porque considera que México requiere un cambio. “México necesita oportunidades”, señala.

Anabella Bastida votó por primera vez en las elecciones presidenciales de México, desde Los Ángeles. (Foto suministrada)
Anabella Bastida votó por primera vez en las elecciones presidenciales de México, desde Los Ángeles. (Foto suministrada)

Anabella Bastida, quien también sufragó por primera vez, considera que fue una gran oportunidad, el ejercer el derecho al voto en las elecciones para la presidencia de México desde Estados Unidos.

Sin embargo, considera que el proceso de registro y votación fue todo un reto, desde obtener la credencial de elector hasta obtener la boleta. “Solicité la credencial dos veces hasta que finalmente pude obtenerla y activarla. Luego, al final tuve que perseguir mi boleta electoral en la compañía de paquetería porque como casi no estoy en mi casa, no me la podía dejar”, explica.

“Ahora lo que más deseo es que los votantes en México hagan una elección para presidente informada y tomemos la mejor decisión sobre quién pensamos es el mejor candidato para el país”, dice.

Gonzalo Farias quien votó por primera vez en una elección de México desde el exterior, confía que le gustaría que el proceso de registro de los mexicanos desde el exterior fuera más sencillo.

“Primero, que en una misma llamada telefónica cuando uno activa su credencial de elector, se  registre automáticamente para votar, y no tenga que volver a llamar o ir al Internet para registrarse en el padrón electoral. Y segundo, que en futuro podamos votar electrónicamente como ya se hace en muchos países”, comenta.

Farías dice que no pertenece a ningún partido, pero el votó por un cambio en México con la esperanza de que el nuevo presidente acabe con la corrupción y la impunidad, la inseguridad, reactive la economía y la educación, pero sobre todo haga algo para que ya no sigan creciendo los millones de pobres y miserables. “No es posible que en mi pueblo de 2,000 habitantes no haya medicinas ni material para limpiar el centro de salud”, dice.

Miguel Ángel Pérez Rodríguez, presidente del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) votó por primera vez desde el exterior, y viajó a México para ser observador del manejo del sufragio de los mexicanos que viven fuera del país. (foto suministrada).
Miguel Ángel Pérez Rodríguez, presidente del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) votó por primera vez desde el exterior, y viajó a México para ser observador del manejo del sufragio de los mexicanos que viven fuera del país. (foto suministrada).

Votantes y observadores

Miguel Ángel Pérez Rodríguez, presidente del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) no solo ejerció su voto por primera vez sino que viajó junto con un grupo de líderes de la comunidad mexicana de diferentes ciudades del país a la ciudad de México para participar como observador en la elección del domingo 1 de julio.

“Nos invitó Enrique Andrade del Instituto Federal Electoral (IFE). Vamos a estar en el Tec de Monterrey en Tlalpan para observar los votos de los mexicanos en el extranjero”, dice.

“Va a ser muy interesante porque estas elecciones son históricas. Todavía no creo que haya una verdadera democracia en México, pero esperamos que sea el inicio”, externa Pérez Rodríguez.

El líder de COFEM de 61 años, vive en los Estados Unidos desde hace 43 años. “Se necesitan gobernantes que realmente quieran México. Y yo espero que en el primer año de gobierno del próximo presidente, se reduzcan los grandes males de México, la desigualdad social y la inseguridad entre un 10 y 20%”, sostiene.

Considera que los mexicanos en el exterior no van a hacer la diferencia en los resultados, pero decidió participar con su voto porque está cansado de lo mismo. “Voté por el menos malo y porque le voy a dar el beneficio de la duda”, externa.

Los DACA también votan

Leticia Zarazúa, una joven beneficiada con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) votó por primera vez en los comicios presidenciales de México.

Espero que mi voto sea un granito de arena para que las cosas cambien en México. Y va por mis tíos y abuelitas que viven en México”, sostiene.

Zarazúa de 25 años fue traída por sus padres a Estados Unidos cuando tenía nueve años. “Mis padres vinieron por la falta de oportunidades en México y la inseguridad”, cuenta.

Dice que tuvo oportunidad de regresar a México en agosto del año pasado. “En ese viaje pude ver por mi misma la necesidad tan grande de trabajo que existe, lo caro que está todo y como a la gente no le alcanza. Todo eso me animó más a votar”, observa.

Esta joven convenció a sus padres para que se registrarán a votar. “Mi mamá y yo pudimos votar. Mi papá tuvo problemas para activar su credencial, pero aunque fue un poco difícil el proceso de registro para votar, valió la pena porque pudimos enviar nuestro voto”, dice contenta.

El deseo de los mexicanos que viven fuera de México es poder votar electrónicamente. (Araceli Martínez/La Opinión)

La burocracia 

Francisco Moreno no tiene duda de que en estos comicios, aunque hubo muchas irregularidades en el registro de votantes, la participación de los mexicanos que viven en Estados Unidos, va a superar los 100,000. “Por primera vez mucho jóvenes mexicanos o hijos de mexicanos están votando. Mi sueño es que cuando el voto sea electrónico, los mexicanos de este lado, podamos alcanzar el millón de votos”, externa.

Moreno dice que él se quedó sin votar a causa de la burocracia como se manejó el registro de votantes. “Yo saqué mi credencial de elector en 2016, pero me enojó eso de que había que volver a inscribirse para votar. Mi recomendación es que el voto postal es obsoleto, se tarda en llegar y se puede perder. Por lo tanto, el voto desde el exterior debe ser electrónico”, remarca.

No se podrá votar en consulados

El Consulado General de México emitió un comunicado para los ciudadanos mexicanos que radican o se encuentran en el extranjero, en el que aclaran que las embajadas y consulados de México no están facultados para recibir el voto durante la jornada electoral de este domingo 1 de julio.

“La única forma de emitir el voto desde el exterior fue exclusivamente por la vía postal, previo registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) mismo que concluyó el pasado 31 de marzo”.

Voto desde el extranjero

2006: 32,000 votos

2012: 40,714 votos. De esos, 29,539 fueron de EE UU

2018: Se anticipa que serán más de 100,000 votos

Fuente: INE