Consejero electoral de México quiere duplicar participación cívica de mexicanos en EEUU

La participación electoral de los mexicanos en el extranjero en comicios de México ha sido baja, pero las autoridades han reformado el proceso para incentivar su voto
Consejero electoral de México quiere duplicar participación cívica de mexicanos en EEUU
Consejero del Instituto Electoral de Ciudad de México (ICEM), Yuri Beltrán, alienta a los mexicanos en EEUU a votar en presidenciales. Foto: captada de página oficial.

WASHINGTON— Los mexicanos que residen en Estados Unidos sí pueden tener cada vez más un papel decisivo en los comicios presidenciales, y los cambios reglamentarios tienen la meta de aumentar su participación electoral a largo plazo, afirmó el consejero del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Yuri Beltrán.

En entrevista telefónica con este diario, Beltrán se congratuló de que la participación de los mexicanos en el exterior ha ido mejorando con el tiempo, especialmente tras los cambios reglamentarios puestos en marcha en 2014.

“Tengo la impresión de que en seis años, ya no vamos a tener que comunicarles sus derechos;  la gente ya va estar esperando el momento del voto en el extranjero”, vaticinó Beltrán, quien preside un comité del IECM a cargo de recabar el voto de ciudadanos de la Ciudad de México en el extranjero.

“Una vez inscritos, votar es verdaderamente fácil, porque sólo tenían que mandar sus votos por (el servicio de mensajería) UPS, y más fácil que eso, difícilmente. También queremos decirles que se han generado instituciones de altísima calidad en México, de ciudadanos, no de partidos políticos, con el ánimo de recobrar la confianza en los procesos políticos en México”, afirmó Beltrán.

El objetivo del ICEM, continuó el funcionario, es que “esta elección vaya abriendo rumbo para que la siguiente vez sean quizá el doble de mexicanos los que votan y luego unos poco más, y vayamos haciendo una comunidad política en el extranjero uy amplia”, enfatizó.

La idea es que el migrante mexicano sea parte de una “comunidad política en todo tiempo” y tenga una voz en el proceso electoral en México, dijo.

Beltrán está consciente del desánimo electoral que durante mucho tiempo ha imperado entre los mexicanos en el exterior –y en América Latina en general-, pero insistió en que el ICEM se toma “muy en serio el construir la confianza, porque es la base de un sistema electoral robusto que exista confianza”.

En los comicios de hoy domingo, además de la presidencia, los mexicanos también elegirán a 500 diputados federales, 128 senadores y miles de funcionarios locales.

Los votos emitidos en el extranjero están guardados en una bodega del Instituto Nacional Electoral, y serán contados en una transmisión en internet durante la noche por ciudadanos escogidos de forma aleatoria y en presencia de partidos políticos, y observadores electorales e internacionales.

El ICEM realiza trabajo de acercamiento en ciudades de EEUU con alta concentración de migrantes mexicanos, en conjunto con organizaciones sociales, empresariales, y medios de comunicación en español.

La página web “votochilango.mx”, por ejemplo,  ofrece información relevante sobre las elecciones, los debates y perfiles de candidatos.

Según Beltrán, las autoridades electorales han emitido 600,000 credenciales para votar en el extranjero, que además pueden ser utilizadas como cédulas de identificación con fotografía.

Del total de mexicanos inscritos en 100 países, entre el 90 y 95% de las credenciales fueron emitidas a mexicanos en Estados Unidos, y el resto fue distribuido a países como Canadá, España, Alemania y Francia.

Bajo los reglamentos actuales, las personas que reciben la credencial deben inscribirse para poder votar en cada ciclo electoral, y para el de este año, lo hicieron 180,000 personas. Esa cifra representa casi el triple del número de quienes se inscribieron para las presidenciales hace seis años.

“Siguen siendo cifras bajas, sin duda, pero es tres veces más grande que la de hace seis años y me parece que da cuenta de que estamos yendo en la dirección correcta”, observó Beltrán.