Así cuidaron el voto a favor de López Obrador

Más de 89 millones de mexicanos están convocados a las urnas a para elegir a su nuevo presidente
Así cuidaron el voto a favor de López Obrador
Gabriel García y parte del equipo de Cazamapaches en una de las casillas del municipio de Nezahualcoyotl.

NEZAHUALCOYOTL.- En cuanto arrancó la jornada electoral, un equipo de hombres y mujeres afiliados al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido que apuntaló a Andrés Manuel López Obrador camino a la presidencia de la República, se puso en alerta máxima en este municipio, el más poblado de México.

A la vuelta de sus oficinas en la colonia Evolución Maravillas alguien alertó sobre la existencia de una “casa amiga‘‘, es decir, un domicilio particular donde gente del alcalde Juan Hugo de la Rosa, quien busca la reelección, presuntamente repartía dinero  a cambio del voto.

Gabriel “Gerry“ García, uno de los organizadores de la brigada contra los mapaches (como se le llama a los operadores que pagan por el sufragio) se deslizó entre los árboles aledaños a la banqueta y tomó notas mentales de gente que entraba y salía presurosa.

“Ahí les están dando dinero‘‘, dijo. “Lo sabemos porque usan ese tipo de señales: en la elección pasada ponían carteles de fiestas infantiles y ahora estacionan vehículos con el logo del PRD (Partido de la Revolución Democrática)‘‘.

Gerry regresó a la oficina y contó al equipo de “cazamapaches“ lo que vio. Luego, uno de sus compañeros llamó  a la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales (Fepade) aunque no estaba seguros si les haría caso.

“En los últimos días, la Fepade sólo atendió a uno de cada 15 de nuestros reportes“, advirtó Gerry, abogado de 36 años mientras se subía otra vez a una camioneta en compañía de  tres jóvenes.

Todos iban dispuestos a documentar las artimañas del gobierno local para comprar o coaccionar el voto. Entre las más comunes, se encuentran mapaches frente a las casillas para presionar a quienes vendieron su voto  para que cumplan su parte.

Rodolfo Yeo, uno de los “cazamapaches‘‘ documentó desde las primeras horas de la jornada electoral la presencia de varios operadores políticos  merodeando la urna de la esquina de Indio Triste y Mixcoac en la sección 3641.

Presuntos cazamapaches merodean las casillas en Nezahualcoyotl
Presuntos cazamapaches se apostan frente las casillas de Ciudad Nezahualcóyotl.

Los mapaches tienen un método que llaman “carrusel‘‘:  las personas que venden su voto acuden muy temprano a la casilla para cambiar las boletas de votación que les dan ahí  por otras falsas que depositan en las urnas. Las reales son entregadas al mapache. Este tacha las boletas a favor del partido de su conveniencia y se la da otro votante que las deposita en las urnas y regrese las nuevas  sin marcar.

Para impedir esta práctica, la brigada cazamapaches organizó los rondines de persuasión en coches y a pie aún cuando su integridad física corría  riesgo: en Netzahualcoyotl la población se rasga las vestiduras por la política. Y más.

El miércoles pasado, el día del cierre de campañas,  militantes del PRI desenfundaron sus pistolas en pleno mitin político y mataron a un militante del PRD. Karla Olmos, una de las cazamapaches de Morena  guardó el video donde el hombre quedó tendido en un charco de sangre mientras otro herido se retorcía por el piso.

“Quisiéramos que algún día ya no tuviéramos que vigilar nada, que la gente fuera a votar y ya, sin trampas, pero ese día no ha llegado y por eso estamos aquí‘‘, detalló Gerry  en la oficina de Morena después de hacer uno de los tantos recorridos  antimapaches.

María Guadalupe Plata, una educadora de 48 años, presente en el lugar secundó opiniones.

Votantes en el municipio de Nezahualcoyotl.
Votantes en el municipio de Nezahualcoyotl.

“Queremos que de una vez por todas haya un cambio pacífico: yo espero que sea en la educación y en la salud, que no tengamos que pagar por esos servicios públicos o que no se nos condicionen a militar por algún partido para recibirlos“.

La jornada fue larga y la carga de trabajo contra los corruptores del voto se concentró más por la tarde: los cazamapaches recibieron reportes, registros de posibles delitos electores y cada vez llamaron a la Fepade. Cuando cerró la votación vigilaron que se contaran bien los votos y se plasmaran con fidelidad en el  acta de casilla y así concluyeron: “Que sea que sea lo que la mayoría de los mexicanos quiera‘‘.