Mitos y realidades sobre el cáncer de piel

Dermatóloga aclara las creencias erradas que tienen los latinos sobre esta peligrosa enfermedad
Mitos y realidades sobre el cáncer de piel
La mayoría de los casos del melanoma, el tercer tipo de cáncer de piel más mortal, son provocados por la exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol. 
Foto: Shutterstock

Los de piel oscura no desarrollan cáncer a la piel, su color los protege.  Esa es una de las tantas creencias erradas que se tienen en torno a este sigiloso mal.

La realidad es que el cáncer de piel no discrimina y el tener la piel más oscura no es un escudo confiable contra el cáncer.

“Cualquiera puede contraer cáncer de piel, sin importar el color de su piel”, aclara la Dra. Kelly Cha, especializada en dermatología y profesora asistente de dermatología en la facultad de Medicina de la Universidad de Michigan (UM).

El cáncer de piel es el  más común en los Estados Unidos. La mayoría de los casos del melanoma, el tercer tipo de cáncer de piel más mortal, son provocados por la exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol.

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), cada año, más de 68,000 estadounidenses reciben diagnósticos de melanoma y otros 48,000 son diagnosticados con la enfermedad de manera temprana.

“Los peligros de desarrollar cáncer a la piel pueden variar. Según un estudio de 2016, de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), las personas de raza negra tienen tasas más bajas de melanoma, pero son más propensas a ser diagnosticadas en una etapa posterior que las personas blancas y  tienen una tasa de supervivencia del 69% después de cinco años, en comparación con el 93% en los blancos”, resalta Cha.

Los hispanos y el cáncer a la piel

Y el panorama es igual de desalentador para los de habla hispana. Un reciente estudio reveló que los casos de cáncer de piel en los integrantes de esta comunidad han incrementado en un 20% en las últimas dos décadas.

El problema: los hispanos tienden a ser menos cuidadosos con sus hábitos de seguridad bajo el sol, basándose en la creencia que su piel de color más oscuro los va a proteger de este tipo de  cáncer, dice el Instituto Nacional del Cáncer (NCI). Y lo más lamentable es que como no acostumbran a realizarse las pruebas de detección del cáncer en la piel de forma regular, cuando se les diagnostica éste ya está en su etapa más avanzada y peligrosa.

“El cáncer de piel suele ser fácil de tratar y curar en sus primeras etapas. La detección temprana es realmente importante. Pero para detectarlo de forma temprana, los pacientes y sus proveedores de salud deben conocer las señales de advertencia. Una mancha que no encaja con las otras en el cuerpo, o una que está cambiando de apariencia, no sana, o está causando inquietud, necesita ser revisada”, alerta Cha.

Es por eso que todas las personas, más allá de tomar medidas preventivas, deben familiarizarse con las señales de advertencia del cáncer de piel, realizarse chequeos de piel y hacerse un examen anual con un dermatólogo o un médico de atención primaria.

La raza cuenta

En torno al este mal se tiene la creencia que ciertos grupos étnicos ven tasas más altas de ciertos tipos de cáncer de piel. Esto sí es cierto.

“Cualquiera puede contraer cáncer de piel, sin importar el color de su piel”, aclara la Dra. Kelly Cha,

“El carcinoma de células escamosas es el cáncer de piel más común en pacientes con tonos de piel más oscura  y, al igual que el melanoma, puede ocurrir más a menudo en lugares que no están expuestos al sol en esta población”, señala la dermatóloga. “Y el carcinoma de células basales, que casi siempre está relacionado con la exposición al sol, ocurre en áreas expuestas al sol y es el segundo cáncer de piel más común, ocurre con mayor frecuencia en individuos con tonos de piel más claros”.

Se ubica en las áreas menos pensadas

Otro falso mito que tienen las personas de piel oscura sobre esta clase de cáncer es que el melanoma ocurre en las áreas que quedan expuestas al sol.

“Cuando las personas con tonos de piel más oscuros tienen melanoma, es más probable que éste se encuentre en lugares como las plantas de los pies, las palmas de las manos y debajo de las uñas”, apunta la Dra. Cha. “Es importante estar consciente que el cáncer de piel puede ocurrir en cualquier parte de la superficie de la piel, en cualquier paciente. Los proveedores de salud deben verificar un punto preocupante sin importar dónde se encuentre”.

Y qué dicen sobre los protectores solares

De acuerdo con la experta, otro grave mito falso que escucha en muchos de sus pacientes de piel oscura es que los protectores solares no son necesarios a menos que sean propensos a las quemaduras solares.

“Pienso que esta falsa creencia puede estar fundamentada en el hecho de que la mayoría del marketing de protección solar parece apuntar a pacientes con piel clara. Y aunque, los dermatólogos intentamos enfatizar que los protectores solares y otras conductas de protección solar pueden ayudar a disminuir el riesgo de cánceres de piel en todos los pacientes, los de piel más oscuras pueden encontrar que estos productos son para los de piel clara”, resalta la experta.

Asimismo dice que “afortunadamente, la importancia [de encontrar mejores fórmulas] para los  productos protectores contra los rayos ultravioletas del sol que se adapten mejor a las personas con tonos de piel más oscuros está siendo reconocida y las empresas están ofreciendo mejores opciones”.

Medidas preventivas a tomar

Ahora que con las vacaciones de verano las familias ya empezaron a invadir las playas y toda área recreacional al aire libre, la Dra. Kelly Cha recuerda que toda persona, independientemente del tono de la piel, debe de tomar las siguientes medidas de prevención contra el cáncer de piel.

  • Disminuir lo más que se pueda la exposición directa a los rayos del sol.
  • Usar ropa protectora contra los rayos ultravioletas, sombreros de ala ancha, anteojos de sol.
  • Adoptar la costumbre, desde la infancia, de aplicarse a diario —antes de salir de casa, aún cuando el día este nublado—, un protector solar de amplio espectro, con SPF 30 o superior a este, aplicado con generosidad y frecuencia.
  • Aplicar correctamente los bloqueadores o protectores solares. Los del cuerpo se aplican al menos media hora antes de salir de casa y los que protegen labios y párpados de ojos con 45 minutos de anticipación. Y si el plan es estar todo el día bajo el sol, debe reaplicarse cada dos horas o con mayor frecuencia si se está nadando o sudando (en estos dos casos, debe usarse mejor un bloqueador solar a prueba de agua).