Colocan SIM en cigüeña para rastrearla, pero alguien la robó y ahora deberán pagar factura telefónica de $2,700

El animal pertenecía a una ONG polaca que quería saber más sobre el tema de la migración de estas aves, así que la dotó de dicha tecnología sin imaginarse que serían víctimas de los amantes de lo ajeno

La cigüeña blanca se llamaba Kajtka. Vivía en Polonia pero emigraba al continente africano, como el resto de sus congéneres. Para documentar su periplo de casi 6000 kilómetros, una ONG polaca, EkoLogiczna, le puso un rastreador en el lomo, con un GPS y una conexión de telefonía celular para que fuera enviando su posición a medida que el pájaro volaba.

Esto fue en abril de 2017, cuando voló al África; en febrero de este año emprendió el regreso y, en su camino, hizo una parada en Sudán. El 26 de abril de este año los científicos polacos recibieron el último contacto del ave.

No sabían qué pasaba hasta que el 7 de junio les llegó la factura de la compañía teléfonica que provee el servicio, por unos $,700 dólares, una cifra muchísimo mayor a la prevista. Cuando investigaron un poco más, encontraron que eran 20 horas de llamadas por teléfono.

Alguien vio a Kajtka en Sudán, notó que llevaba un dispositivo, lo abrió, se encontró con una tarjeta SIM… y la sacó y la puso en un teléfono normal.