Las mujeres son menos optimistas sobre su futuro laboral

Estudio revela que esta perspectiva puede estar fundamentada en las mayores posibilidades que tienen los hombres de ocupar las posiciones de liderazgo

Las mujeres son menos optimistas sobre su futuro laboral
Las féminas tendían a sentirse no tan optimistas como sus compañeros masculinos sobre su futuro laboral, por tener cargos de menos autoridad y control dentro de las empresas.
Foto: Shutterstock

La crisis financiera de 2008, el género, el estatus dentro de una empresa y el dominio de las habilidades de pensamiento crítico tienen un impacto mensurable en la perspectiva que los hombres y las mujeres profesionales tienen sobre el futuro que les depara en sus empleos.

Así lo revela un reciente estudio efectuado por Clutch, una empresa de investigación, calificaciones y reseñas, de tipo B2B (mercado de empresa a empresa), basada en Washington, DC, cuyo objetivo es conectar a los pequeños y medianos empresarios con lo mejor del mercado de la marketing, la publicidad, el diseño, el desarrollo empresarial, la consultoría y el software.

“Hicimos el estudio para aprender cómo factores como el cambio de roles de género, las oportunidades de empleo y desarrollo profesional afectan las perspectivas que tanto los hombres como las mujeres tienen sobre sus carrera profesional en sus lugares de trabajo en los próximos cinco años”, explica Michelle Delgado, vinculada a Clutch.

Tras los resultados —basados en preguntas que buscaban determinar el sentimiento de  correlacionado entre el género, la autoridad para la toma de decisiones y el optimismo— se encontró que tanto los propietarios y gerentes de las empresas tendían a tener mucha más confianza de su futuro laboral que los empleados.

Asimismo se descubrió algo bien relevante: los hombres eran significativamente más propensos a tener autoridad para tomar decisiones en comparación con las mujeres. Y, ante esto, las féminas tendían a sentirse no tan optimistas como sus compañeros masculinos sobre su futuro laboral, por tener cargos de menos autoridad y control dentro de las empresas.

“Es difícil decir exactamente por qué todavía no se da la paridad de género en los roles de liderazgo, pero investigaciones recientes de Harvard sugieren que podría estar en la discriminación y el prejuicio inconsciente, debido a que los trabajadores y gerentes de contrataciones pueden tener toda la intención de considerar por igual los candidatos masculinos y femeninos [para los cargos de liderazgo], pero pueden ser susceptibles a la vez de creer que, en promedio, los hombres se desempeñan mejor que las mujeres en algunas áreas laborales [independientemente de si esto es cierto]”, señala Delgado.

Es por esta tendencia que se sospecha que al tener los hombres una mayor oportunidad de obtener roles de liderazgo, estos pueden sentir una mayor sensación de posibilidad de seguridad laboral, autoridad y salarios más altos en comparación con las mujeres.

“En algunas organizaciones, las mujeres también pueden observar que la mayoría de los puestos de liderazgo son ocupados por hombres o que los hombres son promovidos con mayor frecuencia que ellas, algo que puede desalentarlas con el tiempo”, concluye Delgado.

Los hallazgos en cifras

Tras el análisis de los resultados de la encuesta, se encontró que:

  • Más de tres cuartas partes (76%) de los trabajadores se sienten optimistas sobre los próximos cinco años de sus carreras laborales, debido a la recuperación economía (en general) que se ha venido dando.
  • Uno de cada cinco (20%) trabajadores se siente preocupado por sus perspectivas en su futuro profesional.
  • Los trabajadores con más probabilidades de estar optimistas sobre sus carreras laborales en los próximos cinco años son los empresarios (94%) y gerentes (80%), en comparación con un menor porcentaje de empleados (70%).
  • Solo el 10% de los trabajadores considera que la política, como los cambios que se han dado en los roles de género, puede tener un impacto en sus oportunidades laborales futuras.
  • Más de una cuarta parte (27%) de las mujeres que trabajan se sienten preocupadas o neutrales en cuanto a lo que el futuro les depara en sus puestos laborales, en comparación con el 20% de los hombres.
  • Los hombres son significativamente más propensos a ocupar puestos de liderazgo (53%) en comparación con las mujeres (32%).
  • Tanto los trabajadores como los gerentes de contratación valoran las habilidades sociales, como la resolución de problemas y la adaptabilidad, más que las habilidades digitales o técnicas. Más de un tercio (40%) de los empleados clasifica las habilidades de pensamiento crítico más altamente, en comparación con solo el 14% que prioriza las habilidades digitales o técnicas.
  • Más de las tres cuartas partes de los trabajadores (76%) expresan optimismo al reflexionar sobre sus carreras y desarrollo profesional en los próximos cinco años.
  • Entre los trabajadores del conocimiento (definidos en el estudio como empleados a tiempo parcial o completo que pueden hacer su trabajo desde un escritorio), el optimismo supera los sentimientos de temor o ansiedad sobre el futuro.