¿Vivirá el PRI para su centenario?

Su regreso al poder duró solamente un sexenio y el costó político fue el peor de su historia

¿Vivirá el PRI para su centenario?
Foto: PRI

MEXICO.- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) aún no sabe qué será de su futuro. Es demasiado pronto para levantarse del knockout del pasado domingo y, tendido en la lona de la derrota que lo empujó hasta la tercera fuerza política en el país, clama por una tregua a la pregunta, ¿qué sigue?

“Por ahora estamos trabajando al interior, reflexionando y esperando los resultados oficiales de todas las elecciones‘‘, dijo a este diario César Castillejos, secretario de Comunicación Institucional del organismo político que este año cumple 89 años  con un acumulado de agravios que le pasó la factura el pasado domingo.

El Tricolor -como también se le conoce- perdió ocho de las nueve gubernaturas que estuvieron en juego, quedó como tercera fuerza en los congresos estatales y federales y su candidato presidencial, José Antonio Meade, sólo alcanzó 16% de las preferencias electorales muy atrás del porcentaje que obtuvo Francisco Labastida en el año 2000 cuando el panista Vicente Fox acabó con siete décadas de gobiernos priistas ininterrumpidos.

En aquella derrota sus enemigos lo daban por muerto. Luego, resucitó de entre sus cenizas por diversos factores como su capacidad de movilización para corromper el voto, de complacer a sus gobernadores sin pedirles cuentas, estabilidad económica y la inseguridad que desató el partido que le sucedió en el gobierno.

Tres sexenios después, analistas políticos observan que el panorama pinta diferente y su fuerza a futuro dependerá de otras estrategias pues el electorado envió ahora un claro mensaje: no tolerará más la impunidad de gobernantes como Javier y César Duarte, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández y otros 24 de sus filas perseguidos por corrupción, enriquecimiento ilícito, nexos con el crimen organizado…

“El PRI puede seguir vivo pero no va  a depender sólo de él, antes, tendrá que limpiar su nombre, aceptar sus derrotas y pedir perdón a la ciudadanía. Va a pasar por una gran crisis “, observó Erick López Barrón, politólogo Universidad Autónoma Metropolitana.

“Y aún reestructurando su principios, sacando a los elementos negativos, y portándose como aliado del nuevo gobierno, dependerá del papel que desempeñe el próximo presidente, Andrés Manuel Lopez Obrador y Morena.

“Si Morena al final del sexenio consigue cubrir las demandas y expectativas de la sociedad, ésta difícilmente va a querer regresar al PRI en muchos, muchos años‘‘.

Ahora mismo, en Yucatán, el Tricolor lucha por retener uno de sus últimos bastiones incondicionales. Pelea  con el PAN voto a voto en cada planilla, una dinámica que se ha vuelto una constante pues no logra ganar con amplias ventajas. El año pasado se fue hasta tribunales en Coahuila y sólo ahí logró retener el estado.

“Los priistas tienen que  reconocer de qué manera han perdido credibilidad y el daño que han hecho al país y aún así  va a ser difícil‘‘, dijo René Torres Ruíz, miembro del departamento de Ciencias Sociales y políticas de la Universidad Iberoamericana.