Activistas piden que se enjuicie a policías involucrados en tiroteos fatales

Quieren que renuncie la fiscal del condado de Los Ángeles
Activistas piden que se enjuicie a policías involucrados en tiroteos fatales
Docenas de personas se reunieron el martes para pedir la renuncia de la fiscal del condado de Los Ángeles, Jackie Lacey. (Suministrada)

Ha pasado poco más de un año desde que Eric Rivera muriera a manos de la policía en Wilmington, al sur de Los Ángeles, por supuestamente estar armado. Sin embargo, tras su muerte el 6 de junio de 2017 solamente se recuperó un arma de juguete en el lugar del tiroteo fatal.

Su madre Valerie Rivera y su familia desde entonces piden justicia.

“Eric iba caminando en la calle con una pistola de agua color verde neón. Una pistola de agua, no de balas”, dijo ayer la madre, indignada de que los agentes que dispararon contra su hijo no recibieron cargos. “Los agentes vieron a mi hijo y se le abalanzaron”.

Dos agentes le dispararon 11 veces al hombre de 20 años. Siete balas lo impactaron en la espalda y pierna y el disparo mortal fue en su cabeza, relató la madre.

En abril, la Comisión de la Policía de Los Ángeles determinó que los agentes involucrados en el tiroteo fatal actuaron bajo las políticas de la agencia del orden ya que cuando Eric se volteó a ellos con un arma de juguetes creyeron que la pistola era real.

Pero Eric no solamente fue abatido a disparos sino también fue arrollado por la patrulla, ya que los agentes al bajar rápidamente del vehículo olvidaron poner el freno, dijo Rivera.

“Y lo tuvieron así por horas debajo de la patrulla…Pasaron como tres horas para que lo taparan”, dijo Valerie. “Tuvo que venir una grúa para levantar la patrulla. Eric estaba ahí abajo”.

Eric Rivera fue muerto a tiros por agentes de la policía de Los Ángeles en Wilmington en el 2017 y su familia pide justicia. (Suministrada)

Protesta

Por docenas de casos similares al de Eric, donde las personas mueren a manos de agentes de policía y los agentes son liberados de cualquier cargo, un grupo de activistas nuevamente se plantó el martes frente al Salón de Justicia, donde  están las oficinas del fiscal y Sheriff del condado de Los Ángeles, para exigir justicia para sus seres queridos.

La manifestación titulada “The Farse of July” (La Farsa de Julio) atrajo a decenas de participantes que dicen que la justicia policial es un sistema opresivo colonial que niega a las víctimas y sus familias “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

Melina Abdullah, representante del grupo Black Lives Matter en Los Ángeles y participante de la manifestación, dijo que por los pasados ocho meses han protestado frente a la oficina de la fiscal Jackie Lacey para pedir que presente cargos ante los agentes “asesinos”.

Hasta el momento Lacey se ha negado a enjuiciar a todo agente involucrado en tiroteos, dijeron activistas.

Por esta razón, la demostración tenía un mensaje claro; que la fiscal del condado renuncie a su cargo ya que no representa a la comunidad.

“En los pasados cinco años se han reportado al menos 400 tiroteos que involucran a policías en las calles o custodios”, dijo Abdullah. “Alrededor del 70% de esos casos involucran a agentes en tiroteos que debieran ser revisados por Lacey y ella se ha negado a presentar cargos”.

Son casos como el de Brendon Glenn en 2015 y Ezell Ford en2014. Ambos hombres eran afroamericanos y murieron a manos de agentes de la Policía de Los Ángeles (LAPD).

Abdullah aseguró que en todo este tiempo la fiscal ni siquiera ha aceptado reunirse con los familiares desconcertados y miembros de la comunidad para escuchar sus preocupaciones.

La coalición de manifestantes incluía varios familiares de individuos muertos por la policía.

Abdullah dijo que la coalición no se detendrá hasta que se haga justicia por estas muertes, la mayoría de ellas  personas de color.

“Creemos que la fiscal del distrito tiene un acuerdo con la Comisión de la Policía de Los Ángeles. Ella decide si presentar cargos o no a los agentes y todas las veces ha optado por no hacerlo”, aseguró la activista.

Valerie Rivera ha pasado meses pidiendo justicia por la muerte de su hijo Eric a manos de la policía. (Suministrada)

Rivera dijo que apenas el lunes tuvo la oportunidad de ver el video de los últimos minutos de la vida de su hijo. Sin poder comentar mucho acerca del video en detalles, relató que la policía dejó pasar demasiado tiempo para revelarle las imágenes.

“Estoy enojada, estoy frustrada. Los comisionados del LAPD no pueden levantarse y hacer algo. Esto fue un homicidio culposo”, expresó.

Alrededor de la web