LA dice: ‘Sa, sa, sa… salsa’

A pesar del intenso calor, decenas de parejas cantaron y bailaron en el Festival de la Salsa en Pershing Square; el baile continúa este domingo
LA dice: ‘Sa, sa, sa… salsa’
Danielle Magnus le marca el ritmo de baile a su pareja, el salvadoreño Osar Rieken. / fotos: Jorge Luis Macías.

Numerosas parejas de diversos países del mundo: El Salvador, Estados Unidos, México, Perú, Puerto Rico, Venezuela, Jamaica, Corea del Sur, Japón, entre otros, desafiaron este sábado la intensa ola de calor que azota el Sur de California, con baile.

Bajo una temperatura de 103 grados Fahrenheit le dieron rienda suelta al cuerpo para bailar salsa por varias horas en Pershing Square, durante el Tercer Festival Anual Latino de Salsa Los Ángeles 2018.

“Me encantan el ritmo y los sonidos de la salsa”, dijo Sherry Diane, una mujer texana, pareja de Noé Luevanos. “Creo que para poder bailar bien tienes que sentir la música en el alma, y yo la siento. La salsa no es solamente para los latinos, sino para todo el mundo”.

Linda Da Silva junto a su pareja Anthony García demuestran frente a la orquesta sus pasos de salsa. / Foto: Jorge Luis Macías

En el cemento y el pasto de la plaza Pershing Square, ubicada en el corazón de la ciudad de Los Ángeles, la idea de la mazatleca Emiliana Güereca volvió a hacerse realidad.

Originalmente el festival lo organizaba en Chicago, pero al mudarse a la urbe angelina, decidió compartir lo aprendido con autoridades del Departamento de Parques y Recreaciones.

“El objetivo no es solo que las parejas salgan a comer, sino que se tomen unas margaritas y bailen”, dijo Güereca a La Opinión. “El año pasado tuvimos 20,000 personas y este año queremos hacer lo mismo”. El festival concluye hoy domingo.

Aunque con el paso de los años el ritmo de la salsa se convirtió en un distintivo cultural de Puerto Rico, las raíces del pegajoso género bailable se remontan a la exquisitez de la música afrocubana: rumba, guaracha, son y timbal, aunque se extendió de manera prolífica a otros países como Colombia, México y Venezuela.

Varias parejas aprenden a dar sus primeros pasos de salsa, gracias a las clases rápidas por parte de Cristian Oviedo (c).

Por ello, no fue extraña la presentación de apertura del festival con el grupo Talla Xtra, que dirige el afamado maestro cubano, Rigoberto López, reconocido internacionalmente por su aporte musical y profesional en diversas giras a la guarachera de Cuba, la finada Celia Cruz.

El músico, de 53 años de edad, tocó con los célebres Adalberto Álvarez y su Son y la agrupación musical Dan Den, fundada por Juan Carlos Alfonso en 1988, que alcanzó gran popularidad en toda Cuba y el mundo.

¡Dale ahí, tumbao!, ¡Wow que chévere! fueron las primeras frases de bienvenida al festival, por parte de Rachel López, flautista cubana e hija de Rigoberto, quien añadió: “El ritmo que traigo pa’ti es azúcar, azuquita pa’ti”, y puso a todo mundo a bailar.

“Canto a La Habana” (Son), “Yo no sé mañana” (Salsa),”Oye cómo va” (Cha Cha Chá), Quimbara, Quimbara (Guaguancó), “Bailando” (Timba), “Ya te olvidé” (Romántica), “Felices los Cuatro” (Salsa/Reggaetón), “Malanga” (Salsa) fueron las canciones interpretadas por Talla Xtra.

“Yo pienso que cada país le ha puesto un poco de su propia sazón a la salsa cubana”, comentó Carlos Figueroa, de Arequipa, Perú, quien bailó con su pareja japonesa, Ranko Fukuda.

El festival estuvo cargado de música, ritmo y sabor. / Foto: Jorge Luis Macías

“De pequeño me llevaron a vivir a El Callao [un distrito de la capital], que es nuestra meca de la salsa”.

Figueroa calificó que el ritmo de la salsa “es una explosión de felicidad”.

Pero ¿A quién se le ocurre bailar este ritmo tan sensual y que exige gran esfuerzo físico, en medio de una temperatura superior a los 100 grados? ¡Solo al loco salsero!”, respondió.

“A muchos japoneses nos encanta la salsa; yo aprendí a bailar hace nueve años” dijo Fukuda, de 42 años, quien trabaja en una organización sin fines de lucro. “Es un ritmo muy sensual que hace que te muevas”.

Sin embargo, entre todos los salseros había muchos que buscaban información para ir a unas clases y, quizás, “pescar” novia mediante el baile.

En el evento hubo orquesta por horas. / Foto: Jorge Luis Macías.

“Yo tengo dos pies izquierdos y no sé bailar salsa”, dijo el peruano Pablo Flores, administrador de propiedades, de 40 años.

“Mis padres me trajeron a los tres años a Estados Unidos y crecí con amigos a quienes solo les gustaba el Hip Hop, pero cuando vi bailar salsa a las chicas, me gustó; a como dé lugar, tengo que aprender a bailar”.

Danielle Magnus:
“Me gusta la conexión con la gente; cuando bailas salsa ni siquiera tienes que platicar con tu pareja para que te siga el ritmo”.

El festival continúa hoy domingo
en Pershing Square, ubicado en la cuadra 532 S. Olive St. Los Angeles, California 90013, de 12:00 p.m. a 8:00 p.m.