La Migra entrega otra ‘tarjeta roja’

Entrenador de un equipo de futbol de niños es deportado tras acudir a su audiencia en San Bernardino

A pesar de los esfuerzos de la comunidad, las autoridades migratorias deportaron hoy martes al entrenador de futbol Ubaldo Muñoz −fundador del club deportivo U de G− que hoy entrena a más de 240 niños en el área de San Bernardino.

El hombre, conocido como ‘Baldo’ y considerado por varios niños y jóvenes como un segundo padre, acudió temprano este martes a su audiencia en el edificio federal del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de San Bernardino.

Al lugar también llegaron decenas de niños y adultos con pancartas con un solo frente común: evitar su deportación.

No obstante, los esfuerzos fueron en vano. A pesar de que Muñoz era el único sustento para sus cinco hijos, todos nacidos en Estados Unidos, y haber argumentado buen carácter moral, no pudo convencer al juez de que no representa ninguna amenaza para la seguridad nacional.

Ubaldo Muñoz (c) llegó temprano a a su audiencia junto a su abogado. / fotos: Alejandro Cano.

“Estoy consciente de lo que pueda pasar y pues por mí no hay problema, como sea me las arreglo allá en México… Mis hijos son los que más me preocupan. Ellos nacieron aquí, aquí deben estar y yo debo estar con ellos”, comentó Muñoz a La Opinión el pasado 30 de junio durante una manifestación en las inmediaciones de la prisión federal de Victorville.

Para Blanca Olivares López, organizadora de la manifestación para evitar su deportación, la decisión del juez migratorio es “cruel” e “inhumana” y deja ahora a decenas de niños sin su entrenador favorito. “Un hombre que dedicaba su tiempo libre para enseñar disciplina”, indicó.

“No hay palabras para agradecer a la comunidad todo el apoyo demostrado. Aún no me cae el veinte, todavía no creo que haya sido deportado… Teníamos la esperanza de que por alguna razón le permitieran permanecer en el país pero no fue así”, comentó Olivares López, cuyos niños usualmente juegan en contra del equipo de Muñoz.

“Pero hoy todos pertenecimos al mismo equipo. No es posible que la Administración [de Trump] deporte a hombres buenos como él. Se supone que solo deportarían a peligrosos criminales. Y él no es un peligro para el país”.

La madre de familia añadió que los equipos que Muñoz fundó ofrecían a los niños y jóvenes actividades que de otra manera no podrían practicar debido a la falta de recursos; además dijo que a través del deporte las vidas de los pequeños están por buen camino.

“El deporte los mantiene alejados de las drogas y los malos pasos. Las autoridades deberían deportar a los criminales, no a personas como ‘Baldo’”, dijo López.

“240 niños se quedan sin un mentor”, se leía en el letrero de otro pequeño. / Foto: Alejandro Cano.

Salidas a México

‘Baldo’ arribó a Estados Unidos en 1996 desde su natal Jalisco, México. Cuatro años más tarde tuvo que salir del país de emergencia debido a que su mamá se encontraba grave de salud.

Al intentar ingresar nuevamente al país con una tarjeta de residencia de otra persona, Muñoz fue detenido y eventualmente deportado.

Años después, Muñoz reingresó al país en calidad de indocumentado y pensó solo volver a México después de obtener sus documentos legales. Sin embargo, debido a la enfermedad de sus suegros, tuvo que volver a Guadalajara.

Cuando intentó reingresar al país, fue detenido y deportado por segunda ocasión.

Obligado por las responsabilidades paternas,Muñóz reingresó a EEUU y vivió por años en las sombras, tal y como millones de personas lo hacen en la actualidad, hasta que en 2014 volvió a ser detenido por agentes migratorios.

“No iban por mí, incluso me dijeron que estuve en el lugar equivocado”, comentó Muñoz durante la manifestación en Victorville.

Russell Jáuregui, abogado defensor de Muñoz, dijo a La Opinión que en 2015 se pudo detener su deportación por razones humanitarias y tras demostrar que su permanencia el país beneficiaba a su comunidad.

Por ello, tenía la esperanza de que el juez fallara a su favor aunque temía que las políticas actuales no le favorecieran. Y así fue.

“Bajo las nuevas políticas su deportación anterior lo hizo prioridad para ser removido del país. Por esta razón, su deportación anterior fue reinstalada y por eso fue removido del país. Muñoz es víctima de la administración de Trump porque en el pasado su deportación anterior no era prioridad, hoy sí lo fue”, dijo Jáuregui.

Según Felipe Reynoso, entrenador de futbol de un equipo del club U de G, las riendas del mismo pasarán eventualmente a manos de Silvia Anzaldo.

Agregó sentirse desilusionado del sistema que le arrebató un padre a cinco hijos biológicos y a decenas que ven en Muñoz un ejemplo a seguir. “Nosotros iremos a verlo a Tijuana y a apoyarlo con lo que necesite… Ojalá primero Dios pueda reunirse con su familia”, señaló Reynoso.

Ángel Reynoso, de 13 años de edad,

“Me siento triste porque ‘Baldo’ siempre fue bueno, nos apoyaba mucho y siempre nos daba consejos. Espero que regrese pronto”.