Convicto por causar accidente conduciendo ebrio es arrestado nuevamente por caso similar en Santa Ana

El último accidente ha dejado seis heridos, incluido él mismo
Convicto por causar accidente conduciendo ebrio es arrestado nuevamente por caso similar en Santa Ana
Garret James McKinnon vuelve a la cárcel.
Foto: Archivo

La historia se repite. Un hombre arrestado en 2013 por conducir ebrio y llevar a la policía a una persecución está nuevamente entre rejas por provocar un accidente supuestamente conduciendo ebrio en el condado de Orange que dejó seis heridos.

Garret James McKinnon recibió una orden de arresto por violación de libertad condicional después de presuntamente causar un accidente el 23 de junio cerca de la intersección de Flower Street y Warner Avenue en Santa Ana.

La policía de Santa Ana dijo que el sospechoso no se detuvo en un semáforo en rojo y se estrelló contra otros cuatro vehículos, lo que resultó en seis personas heridas, incluido él mismo. Así, el copiloto en el SUV negro del sospechoso sufrió lesiones graves, incluida una fractura de columna vertebral. Un pasajero en otro vehículo involucrado sufrió varias fracturas de vértebras y hemorragia interna en su hígado.

Tras el choque, el sospechoso fue contactado por oficiales mientras se arrastraba fuera del vehículo volcado. Se sentó brevemente en la acera, como le pidieron los oficiales, antes de salir corriendo. Tras una breve persecución, el hombre fue detenido e identificado como McKinnon.

Los investigadores de colisión del Departamento de Policía de Santa Ana trabajaron para asegurarse una muestra de sangre de McKinnon, creyendo que estaba bajo la influencia del alcohol mientras conducía. La orden fue cumplida y la sangre, junto con los registros médicos de McKinnon, fueron confiscadas como evidencia. Con la asistencia del Fiscal de Distrito del Condado de Orange, se presentaron varios cargos y se emitió una orden de arresto contra McKinnon por conducir ebrio, resistirse al arresto, conducir con una licencia revocada y más.

En 2013, la licencia de McKinnon fue revocada, y fue sentenciado a cinco años en una prisión estatal por conducir ebrio y evadir a la policía en un accidente de persecución, también ocurrió en la ciudad de Santa Ana.